04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL FUNDADOR DE LA CONOCIDA MARCA DE BEBIDAS FALLECIÓ HACE UNAS SEMANAS A CAUSA DE UN CÁNCER DE PÁNCREAS

Mark Mateschitz: El futuro en el aire de los 25.000 millones de Red Bull

/ Dietrich Mateschitz y su hijo Mark.
El joven de apenas 30 años es el discreto hijo del empresario más rico de Austria, Dietrich 'Didi' Mateschitz, que fundó la marca de bebidas en los años ochenta de la mano de un empresario tailandés. La herencia y sucesión millonaria depende ahora, en parte, de la posición que tome la familia asiática, cuyo primogénito lleva una década huido de la justicia por un homicidio. Por ello, se prevé que sea Mark el sucesor en la empresa.

El pasado 23 de octubre fallecía el legendario jefe de la empresa Red Bull, Dietrich 'Didi' Mateschitz, víctima de una cáncer de páncreas. Surgía entonces la gran pregunta de quién sería el heredero de la marca más importante de bebidas energéticas. Podría ser su hijo, un empresario tailandés o quizá otro empresario sin rostro conocido. A día de hoy, parece que el favorito podría ser su hijo, Mark. 

En Austria, su país natal, siempre se ha considerado a Mark como el futuro sucesor en Red Bull, quien ha recibido una fortuna valorada en 25.000 millones de euros. Sin embargo, las cosas pueden variar. La decisión sobre el sucesor no depende solamente de la voluntad de Didi Mateschitz sino también de una poderosa familia tailandesa que está involucrada en la empresa y cuya fortuna se cree que supera los 26.000 millones de euros, lo que la convierte en la segunda familia más rica del país asiático según Forbes. 

De Gerhardter a Mateschitz

Mark es el único hijo del empresario austriaco y su infancia y juventud han estado ligadas a la discreción, entre otras cosas, porque creció con el apellido de su madre. Sin embargo, tras terminar los estudios de Administración de Empresas decidió utilizar el apellido de su progenitor y comenzó a trabajar en puestos de responsabilidad en la rama de actividad de las empresas de Red Bull.

Las fotos y entrevistas que hay sobre él son muy escasas y algunas informaciones que se conocen son por terceros, como las que hicieron algunos de sus compañeros de clase en el periódico austriaco Kurier: “Es brillante, con muchos intereses y deportista”. 

Desde principios de este año Mark forma parte del consejo de la Fundación Red Bull Wings for Life, cuya directora es su madre, Anita Gerhardter. Desde hace cuatro años también es el director general de la empresa Thalheimer Heilwasser GmbH, dedicada a los refrescos, aguas y cervezas y hace aproximadamente un año se convirtió en jefe de la empresa de gestión Mark Mateschitz Beteilingungs GmbH, con sede en Salzburgo. Mateschitz posee, además, el 34% de Taurea, otra compañía que controla propiedades del imperio de Red Bull. 

De momento, Mark no se ha pronunciado sobre su futuro en la empresa y es que esa decisión también depende de la familia tailandesa Yoovidhya, su propietaria mayoritaria, y del empresario Chalerm Yoovidhya. Cuando se creó Red Bull en la década de los ochenta, el 49% del negocio fue para Materschitz y el otro 49% para Yoovidhya, el inventor de la bebida energética. El 2% que quedaba fue para su primogénito que, tras el fallecimiento de su padre en 2012, pasó a tener el 51% de las acciones, lo que le da ahora el poder mayoritario. 

La otra familia de la empresa

Yoovidhya cuenta ahora con 72 años y desde hace diez años su heredero, Vorayuth, es considerado fugitivo de la policía internacional y está en busca y captura por un homicidio a un agente. Los hechos sucedieron en septiembre de 2012, cuando el joven tenía 27 años. 

equipo_red_bull-bangkok-enfoques_246236818_46359492_1706x960.jpg

Imagen del accidente.

Vorayuth se encontraba bajo los efectos de las drogas y el alcohol cuando atropelló con su Ferrari gris al sargento Wichien Klanprasert. El agente, de servicio, conducía una moto cuando Vorayuth le golpeó, saliendo disparado de la moto y siendo arrastrado por el Ferrari 100 metros. Falleció el acto.

Ante el accidente, el joven Yoovidhya huyó y desde entonces es buscado por la Interpol. Su padre indemnizó a la familia del fallecido con 100.000 dólares. 

La historia de la bebida energética más famosa del mundo 

Eran los años 80 cuando Didi Mateschitz llegó a Tailandia y en un establecimiento pidió al camarero una bebida que consiguiera quitarle el cansancio del viaje. En ese momento comenzaría la historia de esta bebida energética de éxito. Le sirvieron una copa de Krating Daeng, lo que traducido al español sería “búfalo rojo de agua”, una bebida que utilizaban los camioneros para mantenerse despiertos durante sus viajes. A Mateschitz se le pasó el cansancio y fue entonces cuando se le ocurrió la idea de convertirlo en una marca. En una de sus entrevistas explicó: “Esto podría ser algo bueno para Europa, donde hay tantos ejecutivos estresados y tantos jóvenes hambrientos de diversión”. 

a85ac6cf4ba7486aee0911733c5d7a30

La bebida, junto a su famoso eslogan.

Tras obtener la licencia para producirla en Austria, renunció en 1984 a su cargo en la empresa Blendax, donde trabajaba. Con los ahorros que tenía comenzó a llevar a cabo la idea que había tenido en Bangkok y fundó la empresa Red Bull GmbH junto a dos socios tailandeses. La mejor oportunidad les llegó de la mano de un amigo publicista, el creador de su famoso eslogan: “Red Bull te da alas”. Las primeras latas comenzaron a venderse en 1987 y las cuotas de crecimiento alcanzaron el 200% al año.

Su éxito ha ido creciendo año tras año y cabe preguntarse si, tras el fallecimiento del visionario de la bebida energética, se producirán grandes cambios en la empresa o seguirán cosechando éxito, una pregunta que todavía no tiene respuesta.

COMPARTIR: