02 de marzo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este fondo de inversión, mayor del mundo, es además primer accionista de Repsol, segundo de Iberdrola y controla el gaseoducto entre España y Argelia

El fondo americano BlackRock 'invade' Naturgy como segundo accionista mientras La Moncloa mira hacia otro lado

El Cierre Digital en
/ Reynés
El fondo norteamericano BlackRock se ha convertido en un accionista incómodo para Telefónica, donde mantiene una posición bajista. El mayor fondo de inversión del mundo se ha posicionado como el segundo accionista de Naturgy tras comprar GIP. La compañía estadounidense también es segundo accionista de Iberdrola y primero de Repsol, además de tener intereses en Grifols. Mientras tanto, La Moncloa mira hacia otro lado.

El fondo estadounidense BlackRock ha cultivado fama de serenidad, que le ha valido para situarse al frente de las principales empresas de energía españolas sin que en La Moncloa se enciendan las luces rojas por ello.

El mayor fondo de inversión del mundo, con unos activos que superan los 10 billones de dólares y unos beneficios de más de 5.500 millones de dólares en 2023, acaba de convertirse en el segundo accionista de Naturgy tras comprar por 12.500 millones el fondo Global Infrastructure Partners (GIP), que posee el 20% de la gasista española.

Con esta operación, BlackRock se convierte en el segundo accionista de la cotizada y mantendrá sus posiciones en Repsol, donde es primer accionista, y en Iberdrola, donde también ejercen como segunda fuerza interna.

"No se inmiscuyen en la gestión"

Fuentes de Naturgy desmienten que haya inquietud sobre el aumento de poder interno de BlackRock pese a que ambas compañías, con el plácet de La Moncloa, comparten el 49% de capital del gaseoducto que une a España y Argelia, Megdaz.

"Tener a BlackRock en el accionariado otorga prestigio porque invierten en compañías que creen prósperas y nunca se inmiscuyen en la gestión empresarial", explican fuentes de la gasista, que recuerdan que este fondo de inversión nunca exige colocar a sus peones en los consejos de administración de las compañías.

BlackRock, accionista de Telefónica o Grifols

GIP tenía a personas de su confianza en el Consejo de Administración de Naturgy y BlackRock, posiblemente por tener información más que por influir en la gestión empresarial, los mantendrá de cara al futuro.

BlackRock. 

Y también parece mantenerlos en Telefónica a pesar de la guerra pública que mantienen abierta contra José María Álvarez-Pallete, al que afearon su remuneración de 2022 y al que torpedean mediante posiciones bajistas, y en Grifols, de la que poseen el 4% pese al derrumbe bursátil que han sufrido tras la publicación del informe de Gotham City.

El sueño de Reynés

El presidente ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynés, sigue apostando por compatibilizar su cargo como presidente y consejero delegado de la primera gasista española y tercera eléctrica española. El directivo desoye las recomendaciones de la OCDE, la UE y el BCE, que pretenden que los presidentes con labores ejecutivas sean cosa del pasado (para mantener una prudencial distancia entre las labores representativas y las dirigentes).

Naturgy es una de las seis empresas del Ibex35 que cuentan con un presidente ejecutivo que ni siquiera tiene consejero delegado. Su primer accionista, Criteria Caixa, o el cuarto, IFM, avalan el cómodo trono de Reynés, que solo aceptó cederlo ante La Moncloa si el Gobierno avalaba que la compañía llevase a cabo su 'Proyecto Géminis' para escindir la empresa en dos partes.

Cabe recordar que la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, torpedeó el 'Proyecto Géminis' asegurando que era contraria a operaciones corporativas "que pongan en riesgo los objetivos estratégicos que se había planteado la propia compañía".

Historial de pulsos con La Moncloa

Naturgy se ha convertido en una de las empresas más 'antipáticas' para La Moncloa, ya que la vicepresidenta tercera Teresa Ribera ha evitado que Naturgy se escinda en dos sociedades: una con sus activos más intervenidos y otra, con los liberalizados, tal y como pretendía su presidente Reynés y parecía aceptar el PP.

Cabe recordar que el Gobierno también impulsó hace dos años un decreto-ley contra Endesa, Naturgy e Iberdrola para mitigar que la escalada de precios del gas natural repercutiese en favor de los mercados de la electricidad y el gas natural (y contra la ciudadanía).

La aprobación del Real Decreto-ley (RDL) 17/2021, de 14 de septiembre, introdujo una minoración del exceso de retribución que determinadas instalaciones estaban percibiendo como consecuencia de la internalización en el precio de la electricidad del alza del gas. Y acabó en guerra con Endesa, Naturgy, Iberdrola o Repsol.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, amenazó con paralizar sus inversiones en España y denunció la presunta "inseguridad jurídica" que sufre el país. Y hace unas semanas anduvo por la misma senda el presidente de Repsol, Josu Jon Imaz.

Naturgy crece en USA

Naturgy también es noticia porque continúa creciendo en EEUU con el inicio de la construcción del proyecto Grimes, su segunda gran instalación fotovoltaica en el país.

Esta nueva planta de generación renovable, ubicada en el Estado de Texas, contará con una potencia de 210 MW capaz de generar electricidad libre de emisiones suficiente para abastecer a 140.000 hogares aproximadamente.

Este proyecto conllevará una inversión superior a los 285 millones de euros y tendrá un impacto significativo en la actividad económica de la zona con la creación de un promedio de 200 puestos de trabajo durante la ejecución de las obras, que alcanzarán picos de alrededor de 500 trabajadores en los momentos de mayor actividad.

La instalación contará con 515.000 módulos fotovoltaicos repartidos en una superficie de 649 hectáreas. Su puesta en operación está prevista para el año 2025. 

COMPARTIR: