20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hace cuatro meses una sociedad inversora se hizo con más del 50 por ciento del edificio en el barrio de Salamanca por cuatro millones de euros

Comerciantes y vecinos plantan cara al cierre definitivo del madrileño Mercado de Torrijos

Mercado Torrijos
Mercado Torrijos
A expensas de lo que decida la justicia, comerciantes y vecinos del antiguo mercado madrileño de Torrijos están emprendiendo todo tipo de acciones para evitar su desaparición, tras la compra de más de un 50% por una sociedad inversora cuyos planes para la popular galería pasan por convertirla en un gimnasio.

Los puestos que permanecen abiertos en el centenario mercado de Torrijos situado en pleno distrito de Salamanca, que no sobrepasan la docena, se sienten muy presionados ante el que podría ser el cierre definitivo de esta castiza galería de alimentación. Tal es la preocupación por su futuro, que han emprendido una intensa campaña en redes sociales y medios de comunicación (#salvemostorrijos) con el fin de mantenerlo en pie. Ahora están a la espera de que se haga justicia, tras haber solicitado la paralización de la venta del edificio junto con la imposición de medidas cautelares.

Y es que algunos de esos comerciantes no ha querido vender su parte a Socimi Numulae  que, el pasado mes de octubre, se hacía con el 52,1% del Mercado por algo más de 4 millones de euros. Otros, en cambio, se sintieron atemorizados y no dudaron en desposeerse de su establecimiento.

Esta entidad especializada en retail, propietaria, entre otras, de la aseguradora La Fe, cerró el pasado mes de octubre la compra de 23 participaciones de la empresa Torrijos Plaza XXI, propietaria del Mercado de Torrijos de Madrid, por 4,1 millones de euros. Además de la compra de dichas participaciones, llegó, incluso a compromisos con otros ocho propietarios «para la adquisición de 8 participaciones adicionales, equivalentes a un 18,18% del capital social.

Desde que se supo la intención de la Socimi de adquirir una participación mayoritaria, la operación ha mantenido enfrentados a los propietarios de esos puestos, miembros como accionistas de Torrijos Plaza XXI, que es la sociedad propietaria del mercado con 45 accionistas.

Algunos de los comerciantes que se han resistido a la venta de su negocio no dudan en denunciar la presión a la que están expuestos a diario con amenazas y acciones, como por ejemplo, el envío de burofax para que desistan de seguir en sus locales. Aseguran, además, que dicha Sociedad de inversión maniobró ilegalmente y que ahora les amenazan con echarles.

Varios lavados de cara

Se trata de uno de los mercados más antiguos de la capital, ubicado en pleno distrito de Salamanca, entre las calles de General Díaz Porlier 8 y Hermosilla 82, fue construido en 1932 y completamente reformado entre 2006 y 2011, cuando se convertía en un mercado de vanguardia pero sin perder su aire tradicional.

El mercado Torrijos tras su remodelación

Llegó a tener hasta 60 puestos, en la actualidad, la mayoría de los 13 que permanecen abiertos están regentados por los descendientes de los propietarios que desde mediados del siglo XX se dedicaron a la venta de fruta, carne y pescado en esta galería de Madrid que puede tener los días contados para ser transformado, probablemente, en un gimnasio.

Excluido del Plan Estratégico del Ayuntamiento 

Pese a su antigüedad y popularidad, ni siquiera figura entre los mercados con especial protección por parte del Ayuntamiento de Madrid en su actual plan estratégico para los mercados tradicionales.

Sí figuran en cambio otros como los de  Vallehermoso, Tirso de Molina, San Fernando, Puente de Vallecas, Santa María de la Cabeza, Argüelles, La Paz, Cebada, Ibiza y Guzmán el Bueno.

 

COMPARTIR: