25 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este año estará marcado por la recesión, aunque se prevé que España progrese más que el resto de países de la Unión Europea

Previsiones económicas para 2024: Un ligero crecimiento del PIB con una ‘desaceleración’ general

El Cierre Digital en Previsión económica en España para el 2024
Previsión económica en España para el 2024
Tras un 2023 marcado por la inflación y la inquietud política en España, el 2024 viene con un ligero crecimiento y una desaceleración general del mercado, según informes de la OCDE. Este crecimiento será superior al del resto de Europa, sin embargo, el organismo rebajó la previsión inicial del Gobierno, que la sitúa en torno al 2%. Por otra parte, la deriva económica de nuestro país se verá afectada por los resultados de alguna de las 80 elecciones que se celebran en todo el mundo en 2024.

Tras un año marcado de nuevo por la inflación y las secuelas económicas de los conflictos internacionales tanto entre Rusia y Ucrania como entre Israel y Hamás, la OCDE avanzó que, en 2024, la economía española experimentará un crecimiento del 1,4% y acelerará al 2% al año siguiente. Estas previsiones son más bajas que las estimaciones iniciales de la organización y también inferiores a las expectativas del Gobierno español, que espera un crecimiento del PIB del 2%. A pesar de ello, la OCDE señaló en su informe que España liderará el crecimiento en la zona euro, por encima de países como Alemania o Francia.

Por otra parte, el organismo también señala que el crecimiento se está desacelerando, pero “seguirá siendo sólido”. Y advierte sobre la necesidad de realizar ajustes presupuestarios para controlar la deuda. La implementación de políticas monetarias y fiscales restrictivas afectará al consumo privado y público, y se prevé que la demanda exterior apoyará menos el crecimiento debido a la creciente inflación que acecha al panorama internacional en general, con unos efectos notables en nuestro país.

Aunque España experimentó un crecimiento del 2,4% este 2023, la tasa más alta de la zona euro, la organización observa una ralentización en el crecimiento económico español. El aumento del Producto Interior Bruto en el tercer trimestre de este año fue del 0,3%, y los indicadores de confianza empresarial y de los consumidores han sido débiles desde la primavera, tal y como señala el organismo en su informe. Además, las encuestas de actividad empresarial muestran un menor dinamismo. Paralelamente, la Comisión Europea también ha reducido sus previsiones para España en 2024, situándolas en el 1,7%.

16408714892661

Fotografía del Palacio de la Bolsa de Madrid

Según expone el informe de la OCDE, las exportaciones e importaciones han disminuido en los últimos trimestres debido a la reducción de la actividad en los principales socios comerciales de España. Los precios siguen siendo altos y se espera que la inflación aumente en la primera mitad de 2024, para luego disminuir en la última parte del año y en 2025.

En nuestro país, la inflación aumentó del 2,1% en julio de 2023 al 3,5% en octubre, debido sobre todo al aumento de los precios de la energía. La OCDE prevé que el déficit disminuya al 3,2% en 2024 y un poco menos el año siguiente, y advierte sobre la necesidad de una consolidación fiscal más fuerte y sostenida para reducir la deuda.

A pesar de que la desaceleración marcará el futuro próximo de la economía española, las previsiones sitúan a España a la cabeza de la zona euro, ya que se espera un crecimiento inferior al 1% para socios como Francia o Alemania en 2024. En 2025, España también superará a sus socios con un aumento del 1,2%, en comparación con el 2% de España.

Algunos ‘movimientos’ que hay que vigilar

En 2024 se llevarán a cabo aproximadamente 80 elecciones nacionales en más de 75 países de todo el mundo. Este año será extraordinario en términos de actividad electoral y es poco probable que se repita hasta el año 2048.

Estas elecciones afectarán a una población de alrededor de 4.200 millones de personas en todo el mundo —de las cuales alrededor de 2.000 millones están llamadas a votar— y tendrán un impacto significativo en países importantes como Estados Unidos, India, Rusia y la Unión Europea. También se esperan elecciones en América Latina, donde como ya informó elcierredigital.com, la izquierda tiene la mayoría de Gobiernos

Los nuevos gobiernos que se formen este 2024 serán trascendentales en la economía mundial, pues aún en el aire está una posible votación en Ucrania y un poco probable acuerdo de paz, que podría tomar forma en el próximo año si la tensión en el frente no aumenta aún más tras el fracaso de la contraofensiva ucraniana, que ha sido calificada por expertos consultados por medios internacionales como ineficaz y muy sangrienta.

De igual manera, en Estados Unidos se disputan la presidencia dos baluartes de la política internacional, con visiones muy distintas, que a su vez también pueden influir en el futuro del conflicto armado en Ucrania, por lo que podríamos ser testigos de nuevos bloqueos económicos y sanciones.

Por otra parte, en el escenario económico, se esperan grandes movimientos en mercados volátiles como el de las criptomonedas. Este 2024 se presenta como un año de inicio de “carrera alcista” en ‘criptos’ como Bitcoin y Ethereum, que podrían regresar o incluso superar los valores clave de los 60.000 dólares en el caso de Bitcoin y los 5.000 en el caso de Ethereum. 

Este hecho no sería del todo reseñable si no tuviéramos en cuenta el hecho de que 2024 puede ser el año en que los grandes fondos de inversión se ‘tiren de cabeza’ al mercado de las criptomonedas. Por si fuera poco, en los próximos meses —aunque se especula que podría ser en las primeras semanas de enero— está previsto que se apruebe el ETF de Bitcoin.

77f1f026f33a20c6034bef8f35ea43dc

Fotografía de bróker financiero operando

Los ETF —o Fondos Negociables en Bolsa— son herramientas de inversión que se compran y venden en mercados de valores tradicionales, como Nasdaq o NYSE, de manera similar a las acciones de una empresa. Estos fondos tienen como objetivo seguir el precio de los activos que los componen en una unidad de valor. Esta unidad puede estar formada por diversos tipos de bienes, como bonos, acciones u otros valores, o solo uno, como es el caso del SPDR Gold Shares, el ETF respaldado por oro más grande del mundo. Con la inclusión de activos digitales en el mercado financiero, Bitcoin y otras criptomonedas también pueden formar parte de un ETF.

En otras palabras, es muy probable que Bitcoin acabe entrando en las principales bolsas de valores americanas, por lo que ‘entrarán en el juego’ nuevos actores, como fondos de inversión y grandes bancos, lo que posiblemente depare una volatilidad altísima en estos mercados que probablemente experimenten cambios de precio abismales en cuestión de meses. 

Es por este motivo que habrá que vigilar de cerca estos acontecimientos, tanto los resultados de los principales comicios internacionales como la acción de los bancos ante la entrada de un nuevo jugador, que ‘amenaza’ con cambiar la percepción del sistema financiero mundial.

COMPARTIR: