27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los presupuestos del 2021 un calvario para Sánchez

Este pasado jueves 12 de noviembre se ha llevado a cabo la segunda jornada del debate sobre el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021 en el Congreso de los Diputados y, como se esperaba, el Gobierno ha recibido el apoyo necesario para superar esta primera fase de tramitación.

Este es un primer paso de un largo camino. No se trata solo de aprobar los presupuestos, algo que parece muy probable dado los apoyos conseguidos en este primer trámite, sino de que se cumplan sus premisas, incluso en Europa no se creen el cuadro macroeconómico del gobierno y es desde allí donde se vigilará y controlará los mismos, más cuando están comprometidas paquetes de ayuda vitales para nuestra economía y cuya entrega está sujeta a la justificación y cumplimiento de diferentes objetivos.

Dudas tanto en ingresos como en los gastos

Aunque los escenarios macroeconómicos varían con enorme rapidez (solo hay que ver el cambio de previsiones tras el anuncio del éxito de las pruebas en la vacuna de Pfizer), lo que si parece claro es que quedan muchos meses duros para sectores básicos de nuestra economía como es el turismo y la restauración.

En este contexto el planteamiento del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se centra en utilizar los 140.000 millones del supuesto rescate europeo a España (que como hemos dicho está sujeto a cumplir una serie de medidas) para crear 800.000 empleos en 3 años, si tenemos en cuenta que España ha perdido 1.074.000 empleos en estos meses seguiríamos en una recuperación de empleo negativa, que difícilmente se podrá compensar vía subidas impositivas, lo contrario, pueden lastrar la recuperación en variables como el consumo y la inversión.

Más allá de las tan nombradas subidas del IRPF a las rentas más altas, hay muchas subidas que afectan a todos por igual, y por tanto más a las bajas, como ocurre la subida del diésel y otras indirectas también graves sobre variables como el ahorro como ocurre con la eliminación de la deducción de los planes de pensiones.

Todo con una elevación del gasto que puede llevar a que el Déficit Público supere según muchos analistas el 110% del PIB, niveles de Deuda que solo se vieron en lo más profundo de la pasada crisis financiera en países rescatados como Grecia.

Dudas desde el propio Banco de España

Desde el propio Banco de España también se ha puesto en duda los datos manejados como ha señalado su gobernador, Pablo Hernández de Cos, que ha destacado la "fragilidad" del sistema económico y afirmado que hubiera sido preferible retrasar la introducción" de alguna de las subidas impositivas incluidas en el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado.

Para el Banco de España la recuperación económica en curso “aún presenta evidentes síntomas de fragilidad y se encuentra sometida a considerables riesgos a la baja que no aconsejan un aumento generalizado de la presión fiscal en estos momentos".

Para Hernández de Cos existe un “riesgo sobre la previsión de ingresos públicos el año próximo” este “estaría sesgado a la baja fundamentalmente como consecuencia de las posibles desviaciones sobre la previsión de crecimiento del PIB en el cuadro macroeconómico para 2021".

Pero no solo eso, también ha criticado la política de gastos a la que habría que prestar atención a la calidad de la gestión de los fondos europeos, de manera que se seleccionen proyectos que generen potencial de crecimiento para la economía y que no generen aumentos a largo plazo del gasto.

Queda claro que más allá del trámite de aprobar unos presupuestos, está el cumplirlos, y para casi todos, parece imposible.

COMPARTIR: