01 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La multinacional vasca probará un autobús de hidrógeno que circulará los próximos días por las calles de París

El Grupo CAF intenta eclipsar las protestas navarras con una campaña mediática en Francia

/ Autobús de CAF
El Parlamento de Navarra ha instado al Grupo CAF que devuelva los 7 millones de euros públicos que recibió por montar una empresa de autobuses que ha acabado deslocalizada en Polonia. La multinacional vasca, que ha aplazado por tres meses el cierre de Trenasa, lanzará un autobús de hidrógeno.

Todos los grupos presentes en la comisión de la Consejería de Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra han votado a favor de que el Grupo CAF devuelva las ayudas que recibió de la Comunidad Foral en 2016. 

Cabe recordar que CAF ha decidido cerrar una planta dedicada a la fabricación de trenes en Castejón (Navarra), Trenasa, mientras negocia la compra de una fábrica homóloga a la navarra que se encuentra en Alsacia (Francia).

Lluvia de millones

CAF se embolsó hace tres años alrededor de 7 millones de euros en ayudas públicas de Navarra para poner en marcha una compañía dedicada a la fabricación de autobuses, Vectia, que compartía nave con Trenasa. 

Pero la multinacional vasca adquirió unos meses después una empresa polaca especializada en autobuses, Solaris, que acabó digiriendo a Vectia. CAF deslocalizó los autobuses para sorpresa del Gobierno de Navarra, que se convirtió en accionista de una empresa con sede en Polonia. 

Y ahora CAF quiere dejar sin fábrica de trenes a Navarra con la compra de una empresa francesa que cubrirá el hueco que dejará Trenasa, que tiene a 110 trabajadores. CAF parece desoír las protestas y cultiva su imagen en Francia probando un autobús con hidrógeno que circulará por las calles de París.

Los trabajadores de Trenasa plantan cara a CAF

El Grupo CAF, que al menos ha aplazado el cierre de Trenasa por tres meses, parece decidida echar a 110 trabajadores. La plantilla se está rebelando en los últimos días y ha acometido varias acciones de protesta. 

Comisiones Obreras protesta porque CAF "se está mostrando inflexible, poco dialogante y cerrada, y muy lejos de la pretendida actitud que su presidente (Andrés Arizkorreta) escenifica en los foros empresariales".

El digital navarro e-Ribera.com recoge que CAF aduce pérdidas en Trenasa cuando esta filial ha sido arrastrada a ellas mediante la inversión de 12 millones de euros en una planta de pruebas que se construyó en Corella. 

"CAF, que está ofreciendo 32 días de indemnización por año trabajado, aduce unos supuestos números rojos en Castejón que podrían ser 'virtuales' al estar relacionados directamente con la millonaria inversión de Trenasa en el centro de pruebas corellano", añaden. 

Candados y muñecos ardiendo

Las protestas sindicales de la plantilla de Trenasa se ha intensificado en los últimos días mediante la convocatoria de una huelga general indefinida que se decidió tras el bloqueo de los trabajadores a la salida de mercancías desde Navarra hasta Bruselas. 

Algunos trabajadores de Trenasa colocaron candados a la entrada de la planta castejonera y este pasado sábado fueron arropados por 400 personas en una concentración convocada en Castejón que acabó con algunos empleados dando fuego al muñeco que representaba al directivo de CAF Josu Imaz. 

"Fuertes"

El presidente del Comité de Empresa de Trenasa, Miguel Ángel Molina, aseguró que están "fuertes a pesar de que llevamos un mes así y ha sido muy duro. Vamos a echar el resto, a poner todo de nuestro parte y espero que los grupos políticos, que son los únicos que podemos contar para revertir esta situación, nos echen una mano y esa mano llegue antes de que concluyan las negociaciones del expediente".

Molina, tal y como recoge ETB, recordó ayer que Gobierno de Navarra bajo la batuta industrial de Manu Ayerdi inyectó siete millones de euros en una empresa 'hermana' de Trenasa que finalmente se deslocalizó a Polonia. 

Protestas contra el cierre de Trenasa en Castejón (Navarra).

"Con el consentimiento de la consejería de Desarrollo Económico y Empresarial de Navarra, se llevaron esos siete millones de euros a Polonia dejando así a Trenasa sin esa carga de trabajo de un producto tan innovador y con tanto futuro", aseguró. 

Seis trabajadores de Trenasa duermen cada noche en el salón de plenos del Ayuntamiento de Castejón para protestar contra un cierre que está despertando la indignación de la ciudadanía navarra, convertida por arte de birlibirloque en 'accionista' de una planta polaca. Al menos estos obreros han celebrado que CAF aplaza el cierre. Veremos cuánto tiempo dura la alegría 'en casa del pobre'...

COMPARTIR: