21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El expresidente de Argentaria falleció ayer a los 73 años de edad tras más de siete de batalla contra el ELA, una enfermedad degenerativa

Vida y milagros de Francisco Luzón, el 'banquero del PSOE' que acabó decepcionado con Emilio Botín

/ Francisco Luzón. Foto: Fundación F. Luzón
Francisco Luzón falleció ayer tras haberse convertido en símbolo de la lucha contra la ELA. El histórico banquero se convirtió en elemento clave de la modernización financiera impuesta por el Gobierno de Felipe González a finales de los ochenta. Sus desavenencias finales con Emilio Botín supusieron el final de su trayectoria en el sector.

Francisco Luzón falleció ayer a la edad de 73 años tras haber batallado durante más de 7 contra la ELA (esclerosis lateral amiotrófica). El histórico banquero conquense se dedicó a luchar contra esta enfermedad degenerativa mediante la creación de la Fundación Luzón Unidos contra la ELA, que fue el proyecto en el que invirtió parte de los 65 millones que ingresó por jubilación en el Santander. 

El fin de su trayectoria profesional, sucedido en 2013, fue el punto y final de su relación con el banquero Emilio Botín, que según explicó le acabó "decepcionando". Cabe recordar que el 52% de la millonaria indemnización fue a parar a Hacienda, ya que Luzón nunca fue proclive a la elusión fiscal. 

El chico pobre que llegó a ser el banquero de confianza del PSOE

Francisco Luzón nació en un entorno hostil: un poblado conquense del que salió a los cinco años para vivir en un barrio de aluvión en Barakaldo. Sus esfuerzos por el estudio le granjearon una beca que le permitió licenciarse en Ciencias empresariales y económicas en la Universidad Pública del País Vasco. 

Tras protagonizar una trayectoria meteórica en el Banco Vizcaya, que acabaría fusionándose con el Banco Bilbao, Luzón fue elegido por el ministro socialista Carlos Solchaga para relevar a Miguel Boyer al frente del Banco Exterior de España entre 1988 y 1996. 

En los primeros noventa ayudó a modernizar la banca y reflotó el banco estatal Argentaria, estando a punto de convertirse en capitán del barco del BBVA si José María Aznar no hubiera decidido que Francisco González, más amigo y más conservador ideológicamente, iba a ocupar el puesto. 

Luzón durante un homenaje que le realizaron en su pueblo natal conquense, El Cañavete. Foto: Captura de Youtube. 

Posteriormente trabajó en el Santander de la mano de su amigo Emilio Botín. Luzón batalló en favor de la expansión por Lationamérica del primer banco de España, pero su trayectoria profesional se precipitó cuando el banquero decidió echarle tras culparle de maniobrar para relevar a su mano derecha Alfredo Sáenz.

Conciencia de clase

"Soy heredero de la cultura del esfuerzo y la disciplina, he crecido en barrios obreros, no soy hijo de Neguri, no me he criado en los salones de la oligarquía financiera vasca, aunque la vida y una labor brillante me habrían de colocar en el mismo lado de la mesa", le contó a Voz Pópuli. 

Al mismo medio le contó su decepción al comprobar que algunos de sus amigos no le ayudaron cuando creó la Fundación: "Escribí a Inditex, a la Fundación Amancio Ortega. La respuesta fue no. Escribí también a Carlos Slim. Nunca respondió a mi carta. Me dirigí a Ana Patricia Botín (...) Una gran decepción. ¡El que había sido mi banco durante quince años!". 

Las condolencias se sucedieron en el día de ayer y el presidente del Gobierno Pedro Sánchez explicó su pesar vía Twitter: "Su lucha y compromiso con la mejora de las condiciones de vida de los pacientes con ELA y sus familiares marcaron los últimos años del exbanquero, Francisco Luzón. Gracias por tu gran labor, tu ejemplo y valentía. Nos dejas un importante legado. Mi cariño para sus seres queridos". 

COMPARTIR: