17 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

ENRIQUE MARTÍNEZ FIGURA COMO AUTÓNOMO EN LA ENTIDAD DE ANA PATRICIA BOTÍN Y SEGÚN AFIRMA: "MIS ACTOS NO INCUMPLEN NINGUNA CLÁUSULA DEL CONTRATO"

El Banco Santander cierra la agencia en Almoradí tras nombrar a su dueño concejal de VOX: "Lo que han hecho es ilegal"

El Cierre Digital en La sucursal del Banco Santander de la localidad alicantina de Almoradí, cerrada.
La sucursal del Banco Santander de la localidad alicantina de Almoradí, cerrada.
Enrique Martínez poseía una agencia del Banco Santander donde figuraba como agente Santander, es decir, como autónomo. Sin embargo, cuando el Banco Santander se enteró de que figuraba en la lista de candidatos de Vox al Ayuntamiento de Almoradí (Alicante) le enviaron una notificación. En esta notificación el banco establecía que tenía que elegir, pero Enrique no hizo caso porque "no incumplía ninguna cláusula". Finalmente el 20 de junio le bloquearon la línea y se llevaron el dinero.

El pasado 17 de junio varios actores políticos del Ayuntamiento de Almoradí (Alicante) tomaron posesión de sus cargos tras los resultados de las elecciones. Entre ellos se encontraba Enrique Martínez, investido como concejal de VOX en la oposición. En los momentos previos a las elecciones, cuando el partido de Santiago Abascal anunció la lista de candidatos al Ayuntamiento, Enrique recibió una notificación del Banco Santander, ya que poseía una agencia de la entidad en Almoradí.

Tal y como ha podido saber elcierredigital.com en una conversación con Enrique Martínez, en esa notificación se exponía que el ahora concejal de VOX no podía continuar gestionando la agencia del Banco Santander si salía elegido en las elecciones, que tenía que optar por una de las dos ocupaciones. Pero Enrique siguió adelante en su candidatura: “Yo no incumplía ninguna cláusula del contrato, porque revisé todo con mis abogados y en ningún caso se me exigía tal cosa”, explica.

Vox Almoradí se preocupa por la situación de la Policía Local

Enrique Martínez, agente del Banco Santander.

Antes de formar parte del Ayuntamiento, Enrique trabajaba como agente del Santander, lo que significa que era un autónomo afiliado al banco que preside Ana Patricia Botín, pero era él quien gestionaba su negocio, que ya tenía más de dos años. De esta forma, Enrique llevaba su propio negocio mediante el desarrollo de una cartera de clientes cedida por el Banco Santander, empresa a la que representa para vender sus servicios financieros.

El 27 de abril el Banco Santander admitió que no existía ninguna cláusula que indicara esta incompatibilidad, pero que de acuerdo con el Código de Conducta la vinculación de Enrique con un partido político "podría dañar la imagen del banco".

23133_ana_patricia

Ana Patricia Botín, presidenta del Banco Santander.

Ante este argumento, el concejal de VOX ha respondido a este diario que “no hay ningún conflicto de intereses entre ser concejal y revisar la economía de la Policía Local o la limpieza de un pueblo. Prácticamente, el Ayuntamiento ni es cliente del Banco Santander. Soy un concejal normal de la oposición, no el gobernador del Banco de España”.

El cierre de la sucursal por "motivos ideológicos"


Enrique Martínez firmó el acta de concesiones el 17 de junio y asegura que “en cuanto tomé posesión me dijeron que ya me 'habían avisado'. El 20 de junio vinieron a la sucursal, bloquearon la línea y se llevaron el dinero. Además, nos bloquearon los ordenadores. Les dejé que se llevaran lo que quisieran porque sé que no he hecho nada malo y que lo que hacen no es legal. Ahora la oficina se ha cerrado y los clientes se han quedado sin oficina en Almoradí. Abrirán otra oficina, pero este local es mío, no suyo, porque soy yo el que paga todo”. 

Hemos procedido a denunciar porque lo que han hecho no es legal, pero sé que va para largo. Conozco cómo funciona esto y sé que realmente no hay ningún problema. Conozco a concejales del Partido Popular que han sido empleados y agentes del Banco Santander y nunca ha habido ningún problema”, añade el concejal de VOX.

Comunicación a los vecinos sobre la situación de la Agencia Santander que gestionaba Enrique Martínez.

“Me siento nervioso y cabreado, principalmente porque tengo tres empleadas que he tenido que mandar a su casa. Pero por otro lado me siento muy tranquilo porque no he cometido ninguna irregularidad y los clientes del pueblo estaban contentos conmigo. Nadie da crédito, porque es algo muy surrealista. Yo solo soy concejal para ayudar y para que el pueblo funcione mejor, pero eso no tiene ningún conflicto de intereses ni discrimino a nadie”, concluye Enrique Martínez.

Fuentes cercanas a lo ocurrido señalan a elcierredigital.com que “esta decisión incumple claramente el artículo 14 de la Constitución, que señala que los españoles son iguales ante la ley sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Lo que ha ocurrido es muy triste porque han cerrado la sucursal por motivos ideológicos. Han dejado sin servicio a todos los usuarios y a todos los clientes del Banco Santander en el pueblo de Almoradí”.

El caso ya está en los juzgados al tratarse de un allanamiento, cerrándose un negocio sin justificación aparente. Asimismo, Enrique denuncia que ha sufrido “coacciones” y que espera que la justicia resuelva lo ocurrido a su favor. El Ayuntamiento de Almoradí confirma a este diario que la sucursal del Banco Santander en la localidad ha sido cerrada.

COMPARTIR: