02 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La multinacional vasca logra la adjudicación por la empresa Montpellier Méditerranée Métropole para fabricar 60 tranvías por 200 millones de euros

El Grupo CAF enfría su idea de lanzar una OPA sobre Talgo tras lograr un megacontrato en Francia

/ Grupo CAF
El Grupo CAF ha logrado un megacontrato de 200 millones de euros en Francia, lo que le servirá para cabalgar la inflación. La multinacional vasca ha enfriado la posibilidad de lanzar una OPA sobre Talgo tras presentar unos beneficios de 89 millones de euros. Cabe recordar que esta compañía ha logrado otro contrato de 500 millones en Israel.

Al Grupo CAF no le afecta el contexto geopolítico, tal y como le ocurre a su competidor Almstom por la guerra de Ucrania. Pero la inflación y la subida del precio de las materias primas hace que los mercados estén castigando con fuerza a la multinacional vasca.

Algunas voces sostenían que esta compañía iba a lanzar una OPA sobre Talgo, contra la que protagoniza una carrera para realizar trenes que circulen por vías impulsadas por hidrógeno. Pero ahora esta absorción o fusión entre ambas compañías, castigadas duramente por los mercados, parece esfumarse.

CAF atenúa sus nervios tras presentar unos beneficios de 89 millones de euros en 2021 al construir 1.200 coches ferroviarios y casi 1.500 autobuses (54 de ellos de hidrógeno). Esta empresa, con sede en Beasain, también ha recibido una alegría desde Francia después de que la empresa pública Montpellier Méditerranée Métropole le haya contratado el suministro de 60 tranvías, con la opción de 17, por 200 millones de euros.

Más de 500 millones de euros gracias a un contrato en Israel

El Grupo CAF, con apoyo de su socio Shapir, ha conseguido este año la adjudicación de un proyecto de tren ligero en la capital económica del controvertido Estado de Israel, Tel Aviv. Cada compañía facturará más de 500 millones de euros.

El proyecto, explica CAF, pertenece al ambicioso plan para la metrópoli israelí y abarca el diseño, construcción, financiación y mantenimiento durante un periodo de 25 años de esta línea del sistema de tren ligero de la ciudad. El volumen aproximado de la inversión supera los 1.015 millones de euros.

La nueva línea, añade la multinacional guipuzcoana, tendrá una longitud de 27 kilómetros a lo largo de los que se distribuirán las 45 estaciones planificadas, así como un depósito donde se llevarán a cabo los trabajos de mantenimiento de la flota de vehículos.

525 millones de euros

El contrato, además de la propia construcción de la línea, incluye el diseño y suministro de 98 nuevos tranvías Urbos de piso bajo, que estarán compuestos por 5 módulos cada uno en sus casi 35 metros de longitud, contemplando además la opción de una futura ampliación de 32 unidades adicionales. Así mismo, el consorcio seleccionado completará su alcance en el proyecto con el suministro de los sistemas de señalización, energía y comunicaciones, así como con el mantenimiento de la línea durante 25 años.

Grupo CAF. 

El importe aproximado de la parte del proyecto correspondiente al Grupo CAF supera los 525 millones de euros y abarca tanto el diseño y fabricación de las nuevas unidades, como el suministro de los sistemas de señalización, energía y comunicaciones, y la integración del proyecto. A todo ello, se añade la participación al 50% en la sociedad SPV, que gestionará la actividad de mantenimiento de la línea que previsiblemente estará operativa en 2027.

Polémica

CAF ya ganó en 2019 la licitación para construir y ampliar líneas de tren ligero en la ciudad de Jerusalén para enfado del colectivo propalestino BDS Movement, que aseguró que la compañía vasca fue seleccionada "por el Ministerio de Finanzas israelí para llevar a cabo la expansión de la red de tren que conecta las colonias ilegales en territorio palestino ocupado, conocido como el tren ligero de Jerusalén (JLR)".

Y explicó que "los asentamientos israelíes se consideran un crimen de guerra bajo el estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional. Además, Shapir que está en el consorcio con CAF para expandir la JLR, está listado en la base de datos de la ONU de empresas que son cómplices con los asentamientos ilegales de Israel".

Enfado sindical

ELA o LAB están que trinan con los 'pelotazos' de CAF en Israel y medios como Naiz denuncian que se lucren "bajo autoridades de ocupación responsables del diseño de la misma, que expropian o expulsan a los habitantes palestinos de su territorio y que promueven la transferencia de población ocupante a territorios ocupados, y sabiendo que CAF es agente necesario para la movilidad del ocupante, la empresa ha intentado obviar su responsabilidad".

Santiago González Vallejo, del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe, dice que CAF ha intentado limpiarse la imagen mediante la "redacción de un informe por parte de un 'catedrático' de Derecho Marítimo, amigo del peneuvista Urkullu", presidente de Euskadi.

 

COMPARTIR: