22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Otros sectores como la aviación, el turismo, hoteles, teatros y agencias de viajes serán beneficiados por la extensión de las ayudas

El Gobierno discrimina a restaurantes y comercios y no prolongará sus ERTE´s

Camareros de un restaurante.
Camareros de un restaurante.
La negociación entre Gobierno, empresarios y sindicatos sobre una posible cuarta extensión de los ERTE parece estar enquistándose. En los últimos días, varios ministros han defendido que estas ayudas se mantengan disponibles solo para los sectores más afectados por la crisis sanitaria, dejando sin esta protección actividades como la restauración.

El coronavirus lleva meses azotando con fuerza la economía de nuestro país. En este sentido, el tema de los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) constituye un problema especialmente peliagudo. El gobierno de Pedro Sánchez se encuentra inmerso en una complejísima negociación de una potencial cuarta prórroga de los ERTE con empresarios y sindicatos. Según las últimas informaciones, estos últimos habrían encontrado un importante apoyo a sus reivindicaciones en la figura de Yolanda Díaz, ministra de Trabajo.

Y es que, en los últimos días, otros ministros del ejecutivo español, como María Reyes Maroto, Nadia Calviño o José Luis Escrivá se han pronunciado a favor de limitar las ayudas únicamente a aquellos sectores más damnificados por la crisis sanitaria. En concreto, aviación, hoteles, teatro y agencias de viajes, según fuentes cercanas a este medio. El resto, como es el caso de restauración y comercio, quedarían fuera del paraguas gubernamental a partir del próximo 30 de septiembre.

En este sentido, elcierredigital.com se ha puesto en contacto con Alfonso Robledo, presidente de Restauración Mallorca CAEB, con el objetivo de que aporte su visión sobre este conflicto. Robledo se muestra pesimista con el transcurso de la negociación, pues, según sus palabras esta “se está rompiendo todo” puesto que, según su criterio, "el Gobierno solo quiere salvar a los grandes”.

Además, muestra su preocupación por el negocio de la restauración, que, de no beneficiarse de una prórroga de los ERTE, quedaría en una situación muy complicada: “si esto acaba sucediendo, nos vamos a pique, sería la ruina total de nuestro sector, mientras Europa lamentablemente calla y no actúa ”, afirma el presidente de Restauración Mallorca CAEB,. Del mismo modo, incide en que sectores cercanos al de la restauración, como el comercio, también dejarían de percibir las ayudas del gobierno, por lo que perderían también su retroalimentación.

Alfonso Robledo.

Por todo esto, Robledo, prevé un futuro poco esperanzador: “si las empresas no están funcionando y encima se ven obligadas a pagar a la gente de los ERTE acabarán por quebrar y los trabajadores irán a la calle, probablemente sin haber cobrado, porque las compañías no tendrán dinero para indemnizaciones”.

A esto, añade “si nuestra situación ya era límite, esto es la puntilla. No se puede permitir”. Desde su punto de vista, la única solución posible es “seguir como hasta ahora” en lo relativo a los ERTE y que estos se prorroguen “de septiembre a diciembre”. De hecho, en el caso de Mallorca, Robledo sostiene que, en su condición de zona turística, la extensión de los ERTE debería alargarse “hasta marzo”.

En cualquier caso, cabe destacar que esta posible diligencia por parte del gobierno de Sánchez dejaría en una situación muy incierta a más de medio millón de trabajadores, lo que generaría una notable polémica laboral. Asimismo, hay que tener en cuenta que en muchos casos las empresas pueden despedir, sin necesidad de devolver las ayudas recibidas hasta la fecha, a los trabajadores que se han beneficiado de los ERTE, en tanto que ya han pasado seis meses desde la aplicación de esta medida.

Como ya se ha mencionado, entre los ministros hay división de posturas sobre el abordaje de la cuestión, algo que no sucede entre sus alter ego de las patronales y sindicatos, además de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), que defienden que un sesgo por sectores en la implementación de los ERTE dejaría a numerosas empresas, ya de por sí muy perjudicadas, sin posibilidad de percibir ayudas de ningún tipo. 

COMPARTIR: