18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los trabajadores de La Coruña y Puertollano comienzan movilizaciones, mientras la compañía alega "causas productivas derivadas de la pandemia"

Repsol presenta un ERTE para 830 empleados mientras anuncia beneficios de 648 millones

Repsol ha anunciado un ERTE en sus plantas de Puertollano y A Coruña que afectará a un total de 830 trabajadores. La compañía ha explicado que la medida responde a “causas de producción” y a la crisis derivada de la pandemia. Una decisión que tiene lugar a pesar de los resultados de la petrolera que, después de un año de pérdidas, obtuvo en el primer trimestre beneficios por valor de 648 millones de euros. Los empleados de ambas plantas ya han puesto en marcha movilizaciones de protesta.

Después de un año de pérdidas históricas, Repsol vuelve a arrojar beneficios en el primer trimestre de 2021, con un resultado de 648 millones de euros. Sin embargo, parece que la cifra positiva no es suficiente para la compañía que, casi a la vez que anunciaba sus rendimientos, planteaba a sus trabajadores un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), aduciendo para ello “causas productivas”.

En concreto, los empleados de la factoría de Repsol de Puertollano, en Ciudad Real, tendrán que hacer frente a un ERTE que afectará a 618 personas, el 60 por ciento de la plantilla. Según ha informado la compañía en un comunicado, tendrá una duración de seis meses y "distinto grado de aplicación”. De hecho, la petrolera ha decidido parar las unidades de Destilación y las plantas asociadas del Complejo Industrial, aunque mantienen su actividad habitual las áreas de Lubricantes, Química Básica y Química Derivada, estas últimas con una parada programada en el mes de mayo que continúa con el calendario previsto. Un ERTE al que debe sumársele el ya anunciado en la refinería de A Coruña, que afectará a un máximo de 212 personas, el 31 por ciento del total de empleados.

Complejo Repsol en Puertollano.

Sobre los motivos, Repsol sostiene que la crisis derivada de la pandemia “ha provocado una contracción del consumo de petróleo inédita, con la mayor caída de la demanda global de la historia, tanto de hidrocarburos como de algunos de sus productos derivados, como el coque”.

Cabe destacar que el crudo Brent estaba en quince dólares por barril hace doce meses, en el momento de máximo confinamiento a nivel mundial. Sin embargo, ahora su precio se sitúa por encima de los 60 euros, un aumento que ha permitido a Repsol revaluar sus “stocks” y obtener una importante mejora a nivel de beneficio neto. De hecho, las ganancias netas fueron de 471 millones de euros durante los tres primeros meses del año, un 5,4% por encima del periodo equivalente de 2020 y que, además, han superado las previsiones de los analistas de la compañía, que se situaban entre 359 millones y 365 millones de euros.

Desde la firma excusan que "se trata de una situación sostenida en el tiempo que mantiene unos consumos de combustibles para la movilidad muy inferiores a los esperados". A esta situación coyuntural, explican, se suma otra estructural "que consiste en la incertidumbre generada por la transición energética, que va a exigir importantes proyectos e inversiones en los próximos años para que la refinería alcance los objetivos de transformación y descarbonización contemplados por Repsol".

Protestas de los trabajadores

Este jueves se comunicó la intención de iniciar el procedimiento de ERTE a los representantes de los trabajadores, que tendrán que designar a los miembros de la comisión negociadora y a las autoridades locales y autonómicas.

Mientras, unos cien trabajadores de la refinería de Repsol en A Coruña cortaron la AC-415 a modo de protesta y cerca de 300 trabajadores de Puertollano, la carretera CR-503 que da acceso al complejo petroquímico. De cara a los próximos días se esperan nuevas movilizaciones.

COMPARTIR: