27 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La multinacional asturiana fue rescatada con 120 millones de dinero público y su consejero delegado la ha puesto en manos de millonarios mexicanos

Moncloa inquieta con Jaime Argüelles por blindar su sueldo de 500.000 euros y despedir a 180 trabajadores en Duro Felguera

El Cierre Digital en Discurso de Jaime Argüelles durante la Junta Extraordinaria de Duro Felguera/ Fuente: Youtube.
Discurso de Jaime Argüelles durante la Junta Extraordinaria de Duro Felguera/ Fuente: Youtube.
Jaime Argüelles se ha blindado su sueldo en Duro Felguera con 500.000 euros al año, a pesar de que la multinacional asturiana de la metalurgia prometía acometer recortes tras ser rescatada con 120 millones de dinero público. Sin embargo, el consejero delegado ha aplicado la tijera entre los trabajadores, a los que ha reducido el 10% de gasto en sueldo tras despedir a más de 180 empleados, y ha favorecido la entrada de empresarios mexicanos en Duro Felguera.

La gestión de Jaime Argüelles al frente de Duro Felguera está provocando una fuerte cefalea en La Moncloa, atónita tras comprobar que el directivo (un gijonés de 53 años) se ha blindado su sueldo millonario de 500.000 euros al año, tras prometer austeridad a cuenta de los 120 millones de euros públicos con los que la SEPI rescató a la multinacional asturiana

La histórica compañía metalúrgica de Duro Felguera comenzó hace 165 años su existencia en Asturias, sin embargo falló hace dos décadas a la hora de acometer la reconversión industrial a la que empujaban los tiempos. Tras arrastrar más de 90 millones de euros de deuda y gracias a su generación de empleo en Asturias recibió 40 millones de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que le otorgó una primera línea de avales por valor de 80 millones de euros. 

Escándalo

"Sin ningún escrúpulo", según indican fuentes sindicales, los directivos de la multinacional asturiana se elevaron el sueldo mientras el de los empleados de la compañía se hundían en un 9,92 por ciento, tal y como recoge el informe del ejercicio de 2022 remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que obra en poder de elcierredigital.com

La cúpula de Duro Felguera se embolsó 893.000 euros, en vez de los 783.000 euros de 2021, de la mano de su consejero delegado Jaime Argüelles, que además "se ha blindado el millonario sueldo en caso de ser despedido", según estas fuentes. El directivo sería indemnizado con un sueldo equivalente a año y medio de lo que actualmente percibe. 

cnmv

La comentada cláusula de Jaime Argüelles en un informe de la CNMV.

"Se contempla, además, una indemnización por no competencia a la terminación del contrato, para que se abstenga, de forma directa o indirecta, a llevar a cabo actividades que sean competencia de las actividades efectivamente desarrolladas en la sociedad", señala la polémica cláusula que ha causado indignación entre los trabajadores de Duro Felguera. 

Argüelles ganó en 2021 ni más ni menos que 501.000 euros (435.000 euros de base, otros 40.000 euros fijos y 26.000 euros en "otros conceptos" sin especificar). Este sueldo ha enfadado al Gobierno, ya que su antecesor en el cargo, José María Orihuela, fue fuertemente criticado por embolsarse 'solo' la cantidad 435.000 euros en 2020. 

El nuevo consejero delegado de Duro Felguera, Jaime Argüelles, además, ha naufragado en su primer curso completo de 2022, ya que los resultados de la compañía asturiano se desplomaron más de un 75 por ciento hasta obtener beneficios de 5,5 millones de euros. 

Vida y milagros de Argüelles

Argüelles Álvarez está actualmente recibiendo fuertes críticas por sus decisiones salariales a pesar de la fragilidad de Duro Felguera, que podría quebrar si pierde un pleito por el cual Hacienda le reclama 183 millones de euros. 

La Moncloa pidió hace dos años una renovación en la cúpula de Duro Felguera y dio luz verde al fichaje de este directivo que dirigió entre 2013 y 2018 la gallega ENCE, focalizada en la generación de celulosa y energía renovable con biomasa, y posteriormente lideró la chilena Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones. 

La gestión de Argüelles ahora inquieta al Gobierno de Pedro Sánchez, que ha visto con suspicacia que el actual consejero delegado de la multinacional asturiana haya puesto la alfombra a la entrada de los dos socios inversores mexicanos que de facto ya controlan Duro Felguera, Grupo Prodi y Mota-Engil. 

Ambas compañías aztecas lideraron la ampliación de capital de la siderúrgica que otorgó 90 millones de euros a la compañía asturiana. "Los inversores aportarán solidez financiera, sinergias de negocio y comerciales que generen la confianza necesaria al mercado financiero y a los clientes", señaló el actual consejero delegado de Duro Felguera Jaime Argüelles. 

Eso sí, Argüelles recordó que estas operaciones pueden ser bloqueadas por la SEPI, que cuando inyectó 120 millones de euros se reservó una cláusula a través de la cual podía pedir su salida, y recuperar su dinero, si no estaba de acuerdo con los cambios accionariales en Duro Felguera. Algo que ha sembrado todavía hoy la polémica.

Jaime Argüelles durante una Junta General Extraordinaria de Duro Felguera.

"Debemos recibir todas las autorizaciones, pero somos muy positivos porque esta operación es buena para todos. Nuestro compromiso es la devolución de la deuda pública que nos han prestado. Los accionistas se verán beneficiados con el crecimiento de la compañía y con su mayor valor. Los empleados y clientes también", señaló el consejero delegado ante las críticas de los trabajadores por los recortes y los despidos que sufren. 

Una caja de polémicas

Duro Felguera ha dado que hablar en los últimos años por los infinitos movimientos de acercamiento para su control por parte del magnate mediático asturiano Blas Herrero, conocido como 'El lechero', que recibió un portazo de La Moncloa cuando, en plena pandemia, prometió invertir apenas 8 millones de euros "...si el Gobierno ponía otros 200 millones de euros". 

El grupo empresarial con sede en Gijón también ha visto ensombrecida su gestión porque varios de sus exdirectivos llevan años siendo investigados por supuestamente haber otorgado mordidas al exviceministro de Energía de Venezuela hasta 2006, Nervis Villalobos, y a su mujer, Milagros Coromoto Torres.

El Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) detectó "indicios de criminalidad" a través de la inversión en chalets de lujo en Madrid y coches de alta gama después de que Duro Felguera recibiese un contrato de la compañía Electricidad de Caracas (filial de Corpoelec) para construir una central de ciclo combinado por más de 1.500 millones de euros, según indican fuentes sindicales a elcierredigital.com.

Ahora es la figura de Jaime Argüelles, consejero delegado de la multinacional asturiana, la que provoca seria inquietud en Moncloa por su millonario sueldo blindado y por su alto 'modus vivendi' del que "no se priva públicamente y del que hace gala con notoriedad", según sus cercanos.