22 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La multinacional, radicada en Beasain (Guipuzkoa), se ha hecho con una planta en el país galo de 700 empleados por 75 millones de euros

Grupo CAF coge aire: Bate récord, consolida su filial en Navarra y compra una fábrica en Francia

/ Grupo CAF
El Grupo CAF ha comprado a su rival Alstom, una fábrica sita en Francia de 700 empleados, por valor de 75 millones de euros. La multinacional vasca acaba de batir récord de ventas y ha anunciado que no cierra su filial de Navarra.

El negocio del Grupo CAF va a ritmo de AVE en 2021. Y es que la multinacional vasca ha cerrado los nueve primeros meses del año con más de 2.000 millones facturados, más de 3.000 apalabrados en ventas (lo que supone su récord) y 57 'kilos' en beneficios.

Estos números le han facilitado la compra de una planta de 700 empleados de su rival Alstom en Francia por 75 millones de euros. La multinacional con sede en Beasain (Gipuzkoa) consolida su segunda posición en el país galo en materia de fabricación de trenes y material ferroviario.

Las normas comunitarias fuerzan la operación

Esta planta, sita en la localidad francesa de Reichshoffen (Alsacia), ha sido vendida por Alstom por 'obligación', ya que las normas comunitarias en favor de la competencia obligaban a la compañía gala a desprenderse de algunas industrias para hacerse con la canadiense Bombardier.

El Grupo CAF también ha anunciado que mantendrá el trabajo en su filial navarra Trenasa, que no cerrará a finales del presente año (tal y como temían sus 55 trabajadores) y que contará con carga de trabajo para 2022 y 2023 tras haberle sido derivado un encargo del montaje de alrededor de 105 vagones propiedad de la Administración Autónoma de Transportes Parisinos.

Un trabajo en Jerusalén pone a CAF en el foco

La multinacional con sede en Beasain también está siendo criticada por los sindicatos por firmar un contrato para realizar un tren ligero en una ciudad que es objeto de disputa entre Israel y Palestina: Jerusalén.

Grupo CAF. 

El colectivo BDS Movement recuerda que "en agosto del 2019, un consorcio de empresas liderado por la empresa vasca de ferrocarriles CAF y la empresa constructora israelí Shapir fue seleccionado por el Ministerio de Finanzas israelí para llevar a cabo la expansión de la red de tren que conecta las colonias ilegales en territorio palestino ocupado, conocido como el tren ligero de Jerusalén (JLR)".

Y explica que "los asentamientos israelíes se consideran un crimen de guerra bajo el estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional. Además, Shapir que está en el consorcio con CAF para expandir la JLR, está listado en la base de datos de la ONU de empresas que son cómplices con los asentamientos ilegales de Israel".

Quejas por la postura del Grupo CAF en Jerusalén

Esta misma semana Fayrouz Sharqawi, activista del grupo Grassroots Al Quds, cargaba en la prensa de Euskadi y Navarra contra este trabajo: "Es legítimo preocuparte sobre tu propia existencia, de tu comunidad y de tu familia, pero también es importante que aquellas personas que trabajen en esa empresa o que dependen de ella -con sus prácticas y participación actual en Palestina- sean conscientes de que esto está sucediendo a expensas de la población palestina, de su sustento y de sus familias".

"Creo que nosotras, las comunidades del mundo, debemos apoyarnos los unos a los otros. Necesitamos utilizar nuestro poder para poner fin a la explotación de gente con fines lucrativos. Podemos responsabilizar a CAF y eso debe hacerse", añade.

COMPARTIR: