16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

¿Puedo cambiar las bujías del coche yo mismo?

Cambiar la bujía del coche puede ser toda una odisea cuando no sabemos dónde tocar ni la manera en la que tenemos que hacerlo. Si bien en una primera instancia no resulta algo sencillo, con los conocimientos adecuados podremos saltarnos el paso de ir taller o llamar a un mecánico particular para que nos ayude.

Existen reparaciones de nuestro vehículo que no necesariamente requieren de mano profesional aunque sí de alguien que sepa lo que está haciendo. Esto, que es algo que nos beneficia cuando no contamos con demasiado presupuesto, también se puede hacer con esta pieza que, además, es imprescindible para el funcionamiento del motor.

¿Qué es la bujía de un coche?

Conocemos como bujía al engranaje que hace posible la marcha del vehículo. El dispositivo, aislado del resto de componentes, da una pequeña chispa gracias a la electricidad de alto voltaje que llega hasta el interior de la cámara de combustión en la que se encuentra alojada esta pieza.

Fabricadas con materiales muy distintos (cobre, níquel, iridio o platino) utilizan la cerámica como aislante y protectora de la bujía para que ésta pueda funcionar correctamente incluso cuando el coche va a una elevada velocidad. Hoy, con más tecnología que nunca, nos encontramos con modelos complicados de estropear aunque siempre es importante que las revisemos cada cierto tiempo.

¿Qué herramientas necesito para hacer un cambio de bujía?

Antes de pensar en la manera de cambiar una bujía, lo primero que debemos tener claro es el kit de herramientas que vamos a utilizar. Con mecanismos sencillos, en ocasiones sabemos que queremos hacerlo con nuestras propias manos pero no identificamos esos elementos que nos ayudarán en la tarea.

A fin de que puedas hacer tus tareas de reparación de forma ordenada, hemos elaborado un listado con esas compañeras de trabajo que no deben faltar en tu caja de herramientas porque sin ellas, la actividad no quedará completa. A continuación, para que las tengas siempre en mente:

  • Extensión de llave de tubo
  • Toma de bujía
  • Trinquete toma de llave
  • Adaptador de articulación de llave (solo si es preciso)
  • Llave de torsión
  • Herramienta de separación de bujías
  • Ventilador vacío y/o de aire comprimido
  • Trapo limpio (toallas de papel si no tuviésemos)

La lista, así leída sin más, parece larga y pesada pero, si la observas más de cerca te darás cuenta de que todos los elementos son sencillos de encontrar. Al margen, es importante recordar que para la tarea necesitarás de un espacio de trabajo plano para que la entrada del vehículo sea sencilla.

Pasos para cambiar la bujía del coche, ¡tú también puedes hacerlo!

Los problemas en las bujías se resuelven cambiando este accesorio del coche por otro que esté en condiciones o sea nuevo. Los pasos, que en principio pueden ser complejos, los han hecho cantidad de personas con conceptos básicos de arreglos para el coche así que tú también podrás hacerlo.

Retirar las bujías

El primer paso para este mecanismo es retirar las bujías que no funcionan. Desconectando el terminal negativo de la batería, quitamos las cubiertas y soplamos con la idea de limpiar y evitar que la mugre caiga en el motor. Retira las fundas (ambas a la vez) y después quita el elemento para mirar si hay rotos, daños o acumulación de materiales extraños que no hayamos visto.

Inspección de la bujía

Aunque todas las bujías se oscurecen con los años y el uso normal del coche, es importante saber diferenciar esta suciedad de los restos de carbón, aceite o gasolina porque son los que nos pueden estropear el vehículo. Limpiando con cuidado con un trapo, en el caso de que haya pequeñas partículas, sacaremos todo lo que sobra.

Instalación de las nuevas bujías

Las bujías modernas cuentan con un espacio preestablecido de fábrica pero, para que te quedes más tranquilo, puedes enroscar a mano en el motor cada una de ellas. Una vez que hemos hecho esto, solo tenemos que poner el tapón para que quede bien sujeto y cerrado. Colocando las botas del enchufe, ya solo nos queda conectar la batería.

Como vemos, cambiar las bujías del coche no es un proceso tan complicado siempre y cuando sepamos los pasos que hay que dar, las herramientas que tenemos que utilizar o el mecanismo a seguir con cada pieza. Con cantidad de instrucciones en Internet, además, hoy resulta más sencillo que nunca ponerse con ello.

Apartado fundamental para que el motor arranque, recomendamos que se revisen sus sistemas de vez en cuando. En el taller, cuando vamos a nuestra cita anual (cada seis meses para los ejemplares más viejos) o por cualquier otro fallo que haya tenido el vehículo, podemos comentar que, además, nos las revisen.

Ideal para que aprendas cosas nuevas, cambiar las bujías puede ser tu primera experiencia con el interior de tu coche, esa que te haga verlo de otra manera y con la que establezcas una relación mucho más directa y a favor. Si otros ya lo hacen con sus propias manos, ¿por qué no te pones tú a ello?

COMPARTIR: