21 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"Novecento" y "El Último Emperador" son otras de sus grandes obras maestras

Muere Bernardo Bertolucci, el último provocador del cine italiano que triunfó con su obra "El Último Tango en Paris"

La mítica escena de sodomización con mantequilla de
La mítica escena de sodomización con mantequilla de "El último tango en París"
El mítico cineasta italiano Bernardo Bertolucci falleció este lunes a los 77 años víctima de un cáncer. Durante años estuvo alejado de la primera línea del cine, un arte en el que destacó como un gran provocador. "El último tango en París" o "Soñadores" escandalizaron al público y enamoraron a parte de la crítica.

Bernardo Bertolucci fue el último cineasta italiano que de verdad tuvo presencia internacional. Se puso tras las cámaras justo cuando la gran etapa del neorrealismo y las comedias italianas empezaba a llegar a su fin. Fellini, Visconti o Antonioni aún estrenarían algún clásico, pero ya están en el inicio del fin de su carrera. Bertolucci llegó como una mirada joven, el retratista de una época de cambios. La sombra de mayo del 68 presidía su cine. Una etapa de ilusiones que pronto cristalizarían en nada.

Nacido en Parma en 1940, era hijo del poeta Attilio Bertolucci y la profesora Ninetta Giovanardi. En sus inicios fue íntimo amigo y discípulo de Pier Paolo Pasolini, el más radical en lo estético y lo político de los grandes del cinema italiano. Empezó su carrera con un libro muy de la época, In cerca del mistero con el que ganó el Premio Viareggio.  A pesar del éxito, no volvería a escribir y se centraría en el mundo del cine.

El cineasta Bernardo Bertolucci

Fue con su quinta película, La estrategia de la araña (1970), con la que empezó a triunfar. Fue su siguiente film, El último tango en París el que lo catapultó a la inmortalidad. En nuestro país a la película se la recuerda más por sus enfrentamientos con la censura y el éxodo de españolitos que visitaban Francia solo para verla. Durante años, en España se asoció la obra de Bertolucci con la pornografía. Cuando finalmente, en 1978, llegó a las carteleras nacionales muchos se llevarían un disgusto. Más allá de la escena de sodomía entre Marlon Brando y María Schneider usando mantequilla como lubricante, el fil era una reflexión sobre la soledad y el individualismo hacia el que, ya entonces, se encaminaba la sociedad occidental.

Su siguiente obra, Novecento (1976), un fresco histórico sobre la Italia de principios del siglo XX. De nuevo el escándalo se asoció a su creación. Los desnudos masculinos de Gerard Depardieu y Robert de Niro fueran censurados en muchos países y, de nuevo, se hablaba más de sexo que de la calidad de la cinta. Sin duda, los setenta fue la década más erotizada del cine a nivel internacional y eso le benefició. A partir de entonces, su carrera no volvería a ser lo mismo. Sus crudas historias no tenían cabida en el mercada internacional, cada vez más conservador.

La polémica escena de Robert de Niro y Gerard Depardieu en "Novecento"

Una obra de encargo, El último emperador (1987), fue su único éxito en años. Con el obtuvo el Oscar a mejor director y a la mejor película. El hito fue histórico ya que era la primera vez que conseguía el máximo premio una cinta no estadounidense. La película tiene tantos fans como detractores. Se trata de un filme preciosista de cuidada fotografía y puesta en escena. Ideal para los que disfrutan del cine cuando de verdad es séptimo arte.

Del Bertolucci posterior pocos títulos destacan, a pesar de la buena taquilla de El pequeño Buda (1993).  Pero fue, Soñadores (2003), la última de sus creaciones en conseguir éxito internacional. La historia de un menoise a trois entre dos hermanos y un joven estudiante americano en pleno París del mayo del 68 tenía un aire de última provocación. Un retrato entre nostálgico y amargo de una época de ilusiones que se quedaron en nada. El último testimonio cinematográfico del aquel mítico mayo, contado además por uno de sus supervivientes. Bertolucci volvía al sexo real en sus películas en un contexto mucho más represivo. En Estados Unidos fue censurada y en Inglaterra se estrenó en circuitos X. “¿Pero qué coño le ha pasado al mundo en estos treinta años?” exclamó el director.

El menoise a trois con incesto incluido de "Soñadores"

En 2007 obtuvo el León de Oro a la carrera de La Mostra de Venecia y, en 2011, la Palma de Oro de Honor del festival de Cannes. Reconocimiento de un industria cinematográfica que lo había relegado al papel de un viejo escandalizador al que le dejaban ya poco margen de maniobra.

COMPARTIR: