29 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las 2 mejores videntes y tarotistas buenas en España

Asegura Candela Ferrer que la duda es la peor tortura, pero que te den falsas esperanzas nunca puede ser bueno. Lo cierto es que hay personas que muestran baja tolerancia a la incertidumbre, y reaccionan de forma negativa ante eventos o acontecimientos que no preveían o se presentan como poco claros.

Tenemos diferentes grados de tolerancia a la incertidumbre, pero, en general, la duda nos incomoda. La mayoría de las personas necesitan tener el control para poder planear, para asegurarse de que van a tener cubiertas todas sus necesidades y, por lo tanto, serán felices.

Quizás por eso el tarot sigue teniendo tanto éxito en la actualidad, porque ofrece las respuestas que, de otro modo, no se pueden encontrar. Entre las modalidades que han tomado fuerza en los últimos años está el tarot telefónico, cuya principal ventaja es que no hay que salir de casa para acogerse a un servicio que, además, es ininterrumpido. Se pueden obtener respuestas a cualquier hora y, dependiendo de la profesionalidad de quien esté al otro lado, de manera rápida, concisa y confidencial.

Candela Ferrer, la cuarta generación de tarotistas

El tarot teléfonico ha supuesto un antes y un después en la vida de las tarotistas y sus clientes. “Mi madre, mi abuela y mi bisabuela no sé qué hubieran pensado si hace 20 años les hubieran dicho que yo pasaría las consultas de videncia por teléfono”, asegura Candela Ferrer. Explica que ellas estaban acostumbradas a recibir a sus clientes en la calidez de su hogar, en bata y con un café sobre una mesa de camilla. No solo era el acierto, también era ese trato cercano el que hacía que personas de los alrededores, incluso de otras provincias, se acercaran a despejar dudas personales. 

Aquellos eran otros tiempos en los que no existía Internet y las videntes eran conocidas, sobre todo, por el boca a boca. Pero las cosas han cambiado, la tecnología se ha puesto al servicio de todos los sectores y ahora los clientes valoran esa intimidad. No tienen que desplazarse a ningún sitio, no se arriesgan a ser vistos ni tienen que salir de su zona de confort, lo que les hace sentir comodidad.

El teléfono trajo ventajas al sector, pero también lo hizo Internet. Se ha presentado como un escaparate en el que las tarotistas comparten sus cartas de presentación, en concreto a través de páginas webs donde explican todos los pormenores de sus servicios. Entre otra información relevante, muestran el precio: 1,21 euros por minuto desde red fija y 1,57 euros desde red móvil, información que se amplía detalladamente en las condiciones legales para que el cliente sienta que no hay trampa ni cartón. Resulta, además, una buena manera de combatir el intrusismo. 

Pero, al margen de las tecnologías y del uso que se les dé, ¿qué hace falta para ser una buena tarotista? Candela Ferrer habla del don, y asegura que no se puede ser una buena tarotista sin serlo de nacimiento. Hay que conocer también las herramientas, claro, desde el tarot a las runas y cualquier otra mancia, pero la videncia natural siempre es necesaria. Hay cosas que las cartas no dicen, hay percepciones que no muestran, pero una buena vidente las debe saber captar.

Mayka Solano, la guía hacia la decisión correcta

La vidente sin cartas, tarotista y médium Mayka Solano también está considerada entre los pesos pesados de la adivinación en España. Comparte una cualidad clave con otras tarotistas conocidas, como la mencionada Candela Ferrer, y es que asegura poseer el don de nacimiento.

A pesar de ello, ni ella ni ninguna tarotista que se considere seria quiere erigirse como psicóloga. Su tarea, según explican, es ofrecer respuestas para ayudar a la persona a tomar una decisión correcta, tratando de adelantarse a los acontecimientos y advertir para que la otra persona pueda estar preparada y actúe en consecuencia.

Solano tampoco pretende ser una charlatana, pues quiere alejarse de las que ella considera falsas videntes y que son, en realidad, personas sin escrúpulos que quieren aprovecharse de la desesperación de los demás. En el mejor de los casos le sacarán el dinero, dice, pero en el peor jugarán con sus sentimientos ofreciendo falsas esperanzas. “Mi mayor propaganda como vidente real recomendada es el boca a boca, y la reputación hoy en día se la gana una a base de aciertos y clientes que hablan de ti, aunque de entrada aquello que les digas no les guste”, asegura la vidente.

Con todo, ¿cómo puede un cliente discernir entre quien quieren aprovecharse y quien quiere ayudar? Como indica Solano, las respuestas han de ser claras y directas, sin rodeos y basarse en el corto plazo, para que así las predicciones sean fácilmente comprobables. Los aciertos han de alcanzar una cantidad significativa, el 95% o más y, por supuesto, se debe garantizar la confidencialidad. Es lo que se debe exigir a las modernas brujas del siglo XXI, las que han sabido usar las nuevas tecnologías para seguir dando respuestas.

COMPARTIR: