18 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Alimentación sana en Agosto con productos de temporada (II): Las verduras

En la publicación anterior me centré en los beneficios de las frutas de temporada, y este post lo dedicaré a las verduras del mes de agosto. También veremos algunos trucos y consejos.

Ahora mismo estamos en plena temporada de lechuga, remolacha, pepino, ajo, zanahoria, rábanos, cebolla, calabacines y calabazas.

Los tomates y las judías verdes son de temporada tardía, según el clima de la zona. Al igual que tenemos temporada tardía, hay otros productos de huerta en temporada temprana, como por ejemplo, son las espinacas. 

Verduras de agosto

 

Lechuga. – Hortaliza muy beneficiosa para nuestro organismo tiene efectos diuréticos, está indicada en casos de cistitis, cálculos renales e hipertensión. Tiene poder analgésico y alivia las palpitaciones, también controla los problemas de insomnio. Es saciante, por lo que está indicada para personas que están a dieta, ya que tiene muy pocas calorías. Asimismo, pesar de tener alto contenido en agua, también tiene alto valor nutritivo, rica en fósforo, hierro y magnesio. Contiene vitaminas del grupo A y C.

Remolacha. – Es muy aconsejada en casos de anemia, por su alto contenido en hierro -incluso más que las espinacas-, es muy rica en azúcares, vitaminas C y B, potasio y caroteno, lo cual nos ayudará a obtener un bonito bronceado, al igual que la zanahoria. Su jugo nos contribuye a mantener un rendimiento físico mucho mejor que cualquier bebida energética y se puede consumir en combinación con diversas frutas. No nos limitemos a añadirla en las ensaladas.

Pepino. – Buen aliado -quizás el mejor- para mantener nuestro peso ideal por su gran contenido en agua. Entre las vitaminas que contiene destacan las del grupo B. También posee ácido fólico, vitamina C , calcio , hierro, magnesio , fósforo, potasio y zinc. Por sus ricas propiedades, recomienda su consumo la Organización Mundial de la Salud.

 

Un batido de pepino con manzana o agua de pepino con limón, es ideal para combatir el cansancio o las cefaleas tensionales. Es un anti-inflamatorio natural. Mejora la salud digestiva y protege nuestro corazón . Además, tiene gran cantidad de usos para mejorar y regenerar la piel aplicado de forma externa. 

 

El pepino, ideal para adelgazar

 


Ajo. – ¿Sabías que en la antigua Grecia ya era recetado para combatir diversas enfermedades?. Combate las infecciones, es un potente anti-inflamatorio, también aumenta las defensas y mejora la circulación sanguínea, previene la arteriosclerosis y la hipertensión, disminuye el exceso de grasas en sangre, alivia el dolor, es un expectorante eficaz por lo que está indicado en problemas del aparato respiratorio y es diurético. El ajo es nuestro mejor aliado para preparar la base de un buen sofrito, al igual que ocurre con la cebolla; también podemos hacer un aceite de ajo para aliñar nuestras ensaladas , potenciar sabores y cocinar.
  
Zanahoria. – Está científicamente demostrado que ingerir zanahoria reduce los niveles de colesterol y triglicéridos. También puede revertir la anemia ferropénica. Protege la vista y la piel. Es rica en antioxidantes, lo cual que la convierte en un eficaz neutralizador de radicales libres, protegiendo las membranas de las células e impidiendo que se altere su material genético. La mejor forma de consumirla, para disfrutar de todas las propiedades beneficiosas que posee, es cruda.

 

Cebolla. – Estimula el apetito y regula las funciones del estómago, es diurética y depurativa. Es extraordinaria para todas las afecciones respiratorias, cuando tenemos tos, catarro, gripe, bronquitis, etc. Es rica en minerales y vitaminas (A, B, C y E). Otra de sus magníficas propiedades es que nos ayuda a combatir la caspa y la caída del cabello. Y, sobre todo, es admisible en la elaboración de multitud de platos. En la receta de hoy la utilizaremos de un modo diferente, manteniéndola cortada y sumergida en zumo de limón con un puñado de sal, durante una o dos horas; así conseguiremos una cebolla con un sabor distinto y nos dará un toque crujiente y refrescante para la ensalada, o para elaborar cualquier otro plato en que queráis añadirla como condimento o aderezo.

Calabacín. – Contiene vitaminas A y C, previene el envejecimiento, protege nuestro sistema inmunológico, por su alto contenido en magnesio, mantiene en buenas condiciones nuestros dientes, huesos y glóbulos rojos. Su contenido, también, en potasio ayuda a nuestros músculos y sistema nervioso. Posee un ligero efecto laxante. Lo podemos incluir en sofritos, al igual que la cebolla; también, podemos preparar una bechamel de calabacín, para que ésta sea más ligera e introducirlo en varias recetas solo llevará tres cucharadas de aceite. En el próximo post daré la receta.

Calabaza. – Rica en agua y baja en calorías. Es ideal para diabéticos, ya que regula el azúcar en sangre. También tiene propiedades diuréticas, por lo que nos ayuda a mantener el riñón en perfectas condiciones. Gracias a su contenido en betacarotenos actúa en la prevención del cáncer de pulmón, colon, próstata, estómago y útero. La calabaza no solo se consume en Halloween.


Tomate. – En teoría es una fruta, pero bueno, ¿hay algún vegetal más saludable que el tomate?. El tomate alcaliniza la sangre, lo cual es beneficioso para todo el organismo. Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y, en general, problemas cardiovasculares. Purifica y desintoxica el hígado. Rico en minerales y vitaminas (A, C y K) nos refresca y aporta agua biológica muy beneficiosa. Al igual que el calabacín tiene un ligero efecto laxante.


Pocos vegetales hay tan saludables como los tomates
 

Judía verde. – Facilita la eliminación de líquidos y combate la hipertensión. Resulta especialmente beneficiosa para personas que sufren de artritis, gota, piedras en la vesícula, cálculos renales, etc. Ademá posee vitaminas A, C y K que nos ayuda a mantener nuestros  huesos sanos y fuertes, también es un preventivo eficaz en enfermedades degenerativas. Buen aliado para incluir en nuestra dieta. Imprescindible.

 

Algunas Recetas

Ensalada de verano al centro para toda la familia, muy sencilla de hacer y, además, esta riquísima.

Para 4 personas, necesitaremos:

  • dos pepinos.

  • un pimiento verde o rojo, al gusto.

  • tres tomates.

  • un cogollo de lechuga.

  • cebolla picada, reposada en baño de limón y sal durante una o dos horas en el frigorífico, como ya expliqué antes.

  • 300g de arroz blanco cocido, también, se puede sustituir por la misma cantidad de lentejas o garbanzos cocidos.

  • para la vinagreta, cuatro cucharadas de aceite de oliva tipo virgen extra, dos cucharadas de vinagre de módena o crema de vinagre, orégano, perejil picado y sal.

Una receta sencilla para aprovechar las propiedades de las verduras
 

Preparación: Cortar los pepinos y tomates en forma de dados y echar en un bol junto con la cebolla, previamente bañada, picar el pimiento en trocitos del tamaño de una lenteja y añadir troceada la lechuga junto a las legumbres o el arroz previamente lavado y escurrido. Finalizar con la vinagreta al gusto.

Acordaros de tener siempre presente en vuestra alimentación diaria las verduras, tanto en la comida como en la cena. Se pueden introducir de muchas formas. En la anterior receta, en concreto, van todos los ingredientes en crudo.

Por último, debéis tener presente siempre que todas las verduras de deben de lavar correctamente y extremando la higiene en su elaboración.

COMPARTIR: