29 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Consejos de Paloma Lafuente para detectar la estafa en amarres de amor

Los amarres de amor son poderosos hechizos de magia blanca que se hacen de forma personalizada para resolver cuestiones sentimentales de todo tipo. Con ellos se pueden obtener resultados consolidados y que duren incluso para siempre, de ahí que tengan tanta demanda en todo el mundo.

Estos rituales de amor se practican desde los propios inicios del esoterismo pero es ahora, con la proliferación de internet, cuando más populares se han hecho.

Esto tiene una doble lectura. Por un lado, un mayor número de personas puede beneficiarse de todas las ventajas de estos conjuros. Pero, por otro, ha aumentado la cantidad de falsos profesionales que se dedican a estafar a clientes que no conocen a fondo cómo funcionan estos hechizos.

La estafa siempre ha sido un caballo de batalla en el mundo del esoterismo porque no son pocos los que se aprovechan de las creencias de la gente para obtener un beneficio con malas prácticas. Eso genera un grave perjuicio entre los usuarios pero también en el propio sector, ya que crea un gran desprestigio entre los verdaderos profesionales.

Para luchar contra la estafa en los amarres de amor y en el esoterismo, una de las videntes más prestigiosas a nivel internacional, Paloma Lafuente, nos enseña cómo detectar posibles fraudes en este campo. Conozcamos cuáles son sus consejos para poder hacer amarres de amor con resultados sorprendentes y evitar a quienes no tienen experiencia en este tipo de conjuros.

Buscar información sobre ese vidente

Lo primero que nos cuenta Paloma Lafuente sobre los amarres de amor es que, para llevarlos a cabo de manera efectiva, es necesaria la ayuda de un profesional esotérico contrastado.

Los amarres de amor se pueden hacer en casa, pero no de forma casera. Para poder hacer estos rituales hay que conocerlos a fondo, saber cómo funcionan, dominar la técnica y las variantes que existen y, por supuesto, contar con las habilidades innatas necesarias para realizarlos correctamente.

No todo el mundo cuenta con esas cualidades. Por eso, Paloma Lafuente nos recuerda la importancia de contactar con el profesional esotérico adecuado a la hora de hacer amarres de amor.

¿Cómo encontrarlo? Buscando toda la información posible sobre ese vidente. Para ello, lo recomendable es realizar una búsqueda en internet para visitar la página web oficial de esa persona. Así comprobaremos si es de fiar, cómo funciona su consulta y en qué consiste su servicio.

Seguidamente, tendremos que consultar testimonios y opiniones de clientes reales en redes sociales y foros esotéricos especializados, donde nos haremos una mejor idea sobre ese profesional a través de los comentarios de los usuarios.

De esta forma, tendremos todos los datos que necesitamos para contratar al profesional adecuado sin equivocarnos. Y evitaremos una posible estafa.

¡Cuidado con los rituales estándar!

Una forma sencilla de detectar a un falso vidente es comprobar qué tipo de amarres de amor realiza en su consulta. Si se trata de un ritual estándar, lo normal es que esa persona sea una farsante.

Los amarres de amor, como hemos definido al principio, son rituales esotéricos personalizados. Es la única manera de que esos conjuros sean realmente útiles para la persona que los lleva a cabo.

Esto quiere decir que ningún amarre de amor es igual a otro. Los ingredientes que se utilizan para un hechizo no serán iguales que los de otra pareja. E incluso es posible que, para una misma pareja, sea necesario un ritual completamente diferente en dos momentos temporales distintos.

¿Cómo diferenciar un ritual estándar de otro individualizado? Paloma Lafuente explica que, en los amarres de amor, siempre habrá algún ingrediente distintivo, un elemento que solamente pueda aportar la persona que realiza el ritual. En este caso, suele tratarse de ingredientes como fotografías o prendas de la persona amada, la que será objeto de nuestro conjuro.

Además, también hay otros ingredientes que son comunes cuando los objetivos del hechizo son similares, como pueden ser el hielo, el limón, las velas, el azúcar, la miel, la canela, etc.

Muchos falsos profesionales utilizan un mismo hechizo para todos sus clientes, sin distinciones. Y eso, además de ser un claro ejemplo de que se trata de una estafa, no tiene ninguna utilidad para los usuarios porque no se obtendrán los resultados deseados con el conjuro.

Los peligros de la magia negra

Paloma Lafuente advierte especialmente sobre los falsos esotéricos que ofrecen la magia negra para sus amarres de amor. Para empezar, son dos cosas incompatibles porque los amarres de amor son rituales de magia blanca, por su propia definición.

Pero, además, resulta que ningún profesional esotérico de verdad se prestaría a realizar conjuros con magia negra de ningún tipo, ni amarres de amor ni de ninguna otra naturaleza.

La magia negra es muy peligrosa porque puede causar daños a terceras personas y ningún vidente profesional y de prestigio pondría en peligro a nadie.

En cambio, la magia blanca es inocua. Si funciona, se pueden obtener resultados espectaculares. Pero, en caso de que, por la razón que sea, alguien cometa un fallo al realizar un ritual, nadie saldrá perjudicado, ni la persona que realiza el conjuro ni la que es objeto del mismo. Y tampoco terceros.

Por eso, cuando un chamán o un vidente de otra categoría dice a sus clientes que puede lograr mejores resultados en sus amarres de amor con la magia negra, seguro que se trata de una estafa, porque los verdaderos profesionales no recurren a esto.

En todo caso, cuando hay que hacer un amarre de amor en sentido negativo, se hará con magia blanca, para conseguir objetivos como alejar a terceras personas que hacen daño a nuestra relación de pareja u olvidar un antiguo amor del pasado del que no conseguimos despegarnos del todo.

Sin tarot, el hechizo fracasa

Un signo muy evidente que nos ayuda a identificar una estafa en los amarres de amor es el uso del tarot. Quienes no tienen experiencia o no conocen el funcionamiento de este tipo de conjuros suelen saltarse este paso, pero es de las primeras cosas imprescindibles que hay que hacer para que un amarre de amor funcione.

Paloma Lafuente siempre empieza por aquí sus rituales, ya que es la única manera de que tengan éxito. ¿Por qué? Básicamente, porque en una sesión de cartomancia se puede obtener una gran cantidad de información relevante que nos ayuda a elegir el ritual más adecuado para cada caso y a enfocarlo de la manera más correcta.

Por una parte, la lectura de las cartas del tarot previa a la realización de un amarre de amor permite conocer en qué punto exacto se encuentra una relación entre dos personas.

Por otro lado, las cartas indican cuál es el destino que les espera, ya sea como pareja o por separado.

Con todos esos datos, el profesional esotérico que nos guía puede determinar cuál es el conjuro que cada persona necesita en cada momento y planificar los siguientes pasos a seguir para poder obtener los resultados deseados.

Paloma Lafuente nunca se salta esta fase. Programar una lectura del tarot es imprescindible para poder seguir con el resto del ritual.

Es más, el tarot estará presente hasta el final del proceso de nuestro amarre de amor porque es muy importante hacer un seguimiento del hechizo para comprobar que todos los pasos se han realizado correctamente y que, por tanto, se pueden esperar los resultados que se perseguían desde el principio.

Esto solamente puede conocerse a través de la cartomancia, ya que los efectos de un amarre de amor no se conocen de manera inmediata ni tampoco de la noche a la mañana, sino de manera progresiva. De esta forma, consultando el tarot, Paloma Lafuente puede saber si todo ha salido como se deseaba y si el conjuro ha sido exitoso.

Protege tu privacidad

Un consejo importante que da Paloma Lafuente es que, cuando hablamos de amarres de amor, protejamos nuestra privacidad. Para ella, la discreción es fundamental cuando atiende a sus clientes, sea cual sea su consulta, ya que generalmente acuden a su gabinete personas que le plantean problemas muy personales y que valoran especialmente sentirse seguras y en confianza.

Al vidente que nos ayude con nuestros amarres de amor tenemos que exigirle siempre la máxima privacidad. Y, si no es así, ese profesional no nos estará prestando el servicio que necesitamos.

Paloma Lafuente advierte que cada vez son más los falsos videntes que se dedican a conseguir información y fotografías íntimas de sus clientes, diciéndoles que van a usar esos datos y archivos para sus hechizos. Sin embargo, la realidad es que los utilizan como moneda de cambio, para engañar y extorsionar a esos usuarios, pidiéndoles dinero a cambio de no hacer pública esa información sensible.

Esto es un delito y carece de toda ética. Por eso, si un vidente nos presiona para que les demos fotografías o pone en riesgo la privacidad de nuestros datos personales, tenemos que tener claro que se trata de una estafa en amarres de amor.

En este sentido, para los estafadores es más fácil poner como excusa este tipo de hechizos para conseguir sus objetivos oscuros, ya que siempre harán falta ingredientes personalizados para hacer el conjuro y muchas personas no sospechan que pueda tratarse de un engaño o de una petición con dobles intenciones.

Para evitar situaciones tan desagradables como ésta, siempre debemos contar con un profesional sobre el que obtengamos referencias positivas en internet, como es el caso de Paloma Lafuente, de la que hay opiniones muy positivas en foros especializados, ya que siempre ofrece un trato personalizado a sus clientes y con la garantía de privacidad y máxima discreción que exigen cuando contratan sus servicios.

Las prisas son malas consejeras

¿Has leído algo sobre un vidente que ofrece resultados en 24 o 48 horas? ¿En tu buzón has encontrado la tarjeta de un chamán que garantiza resultados cien por cien efectivos? ¡No te fíes!

Quienes prometen rapidez o resultados exprés suelen ser estafadores. Los amarres de amor no dan resultados inmediatos y tampoco sus efectos pueden notarse de repente, sino de manera progresiva. Su objetivo no es conseguir efectos a corto plazo sino a largo y, en ocasiones, que duren incluso para siempre.

Por eso, las prisas solamente nos llevarán a equivocarnos. En los amarres de amor hay que ser pacientes. Así estaremos concentrados en todo momento para no desviarnos de nuestros objetivos. Y a tener la fe necesaria en el conjuro para que éste pueda funcionar.

Si somos pacientes, obtendremos resultados espectaculares. Pero fiarnos de videntes que prometen solucionarnos la vida en un abrir y cerrar de ojos no es lo más aconsejable. Es más, seguramente nos encontremos delante de un estafador sin saberlo.

No hacer pagos sospechosos

Otro modo de detectar una posible estafa en amarres de amor es fijarnos en si ese vidente cumple o no con las condiciones pactadas al inicio.

Es difícil poner precio a un amarre de amor pero los falsos videntes buscan dinero fácil a costa de la buena voluntad de las personas, por lo que intentan obtenerlo de muchas maneras: con pagos muy altos, con pequeñas cantidades que no se habían acordado, haciendo supuestos rituales extra sin consultar al cliente, etc.

Para Paloma Lafuente, la transparencia es muy importante en su forma de trabajar. Por eso, deja claro desde el primer momento cómo funciona su servicio. Y nunca realiza ningún conjuro que no haya sido consultado y aprobado por el cliente.

Si un profesional esotérico te da largas sobre las cantidades a pagar por su servicio o exige pagos sospechosos, lo más normal es que se trate de una estafa.

Por tanto, para evitar una estafa en amarres de amor, Paloma Lafuente aconseja que estemos muy atentos a todos los detalles y que nos fijemos especialmente en los puntos descritos a lo largo de este artículo. Sólo así conseguiremos detectar a tiempo a un farsante y evitar que nos engañe. Los amarres de amor están para ayudar a las personas, no para estafarlas.

COMPARTIR: