19 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cómo elegir el mejor compresor de aire para pintar

Explicamos los pasos a tener en cuenta a la hora de elegir un compresor de aire para realizar proyectos de pintura con profesionalidad y velocidad

Los trabajos relacionados con la pintura se caracterizan por requerir un nivel de ejecución muy preciso para que el acabado sea el correcto. Esta precisión, además, normalmente debe ir unida a unos plazos de tiempo muy ajustados, por lo que contar con las herramientas más adecuadas para llevar a cabo los proyectos es fundamental para conseguir el éxito.

Por ello y cuando tenemos un corto periodo de tiempo de ejecución a la hora de pintar, una de las mejores herramientas y máquinas que podemos utilizar para acelerar el trabajo es el compresor para pintar, un sistema que permite agilizar el trabajo de pintura manteniendo unos excelentes rendimientos en cuanto a la calidad del acabado.

Estas máquinas, de las que existen diferentes modelos en función de las necesidades del usuario, tienen unos sistemas cuyo funcionamiento consiste en que el aparato extrae el aire del ambiente para introducirlo en su cámara interna. Una vez realizado este proceso, el usuario puede utilizar este aire almacenado para dar velocidad a la pintura que saldrá pulverizada hacia el exterior.

Los diferentes tipos de compresores de pintura que existen responden a las necesidades que requiere cada proyecto. No obstante y antes de entrar en qué pasos seguir a la hora de elegir la mejor máquina, es recomendable que el usuario de este tipo de sistemas trabajen siempre con material de protección como guantes y mascarillas para evitar manchar la ropa e inhalar los gases propios de la pintura diluida.

Además, la pintura utilizada en este tipo de máquinas también tienen que cumplir una serie de recomendaciones para que el acabado sea el mejor. Por ello, los expertos aconsejan que la pintura tenga un grado de disolución mayor que el que tendría cuando se usa el rodillo o la brocha.

Qué aspectos a debemos tener en cuenta

La elección de un compresor de aire para pintura dependerá de las características del propio proyecto que vayamos a realizar. Con las necesidades claras, podremos elegir un modelo diferente en función de la potencia que necesitemos, si tenemos que mover el compresor de aire e incluso podemos tener en cuenta el ruido que queramos soportar a la hora de llevar a cabo un proyecto de pintura.

  • Pequeños trabajos domésticos. En función del tipo de proyecto elegiremos entre un tipo u otro. En el caso de querer hacer un trabajo doméstico y de pequeño tamaño, como pueda ser pintar un mueble, es más que probable que el uso de una pistola con compresor sea más que suficiente para llevar a cabo la tarea con eficacia. Existen diferentes modelos y con diferentes potencias, que suelen ir de los 400W a los 650 W, para ejecutar estos proyectos con todas las garantías y con unos precios muy razonables que empiezan desde los 36 euros.
  • Trabajos medianos. Para trabajos más exigentes, podemos comprar compresores de aire para pintura más grandes y con más potencia. En este caso, lo normal es utilizar un compresor con una potencia de unos 1.500 W y que lleve ruedas, ya que de este modo podremos mover el compresor con una mayor facilidad y sin cargar con su peso, que suele ser de unos 22 kilos aproximadamente.
  • Trabajos profesionales. Cuando el objetivo sea llevar a cabo un trabajo profesional y de gran envergadura, como puede ser pintar todas las paredes de una comunidad de vecinos, lo idóneo es utilizar al menos un compresor de aire con una potencia de 2.200 W. Con esta potencia y el uso de los accesorios adecuados es viable llevar a cabo el proyecto con todas las garantías de calidad para lograr la satisfacción de los clientes.

Qué pistola utilizar con los compresores de aire

Si bien es cierto que el compresor de aire es el “motor” que nos va a permitir trabajar a una mayor velocidad con un menor esfuerzo, no hay que descuidar los accesorios usados, ya que la correcta utilización de estos son los que van a permitir el mejor acabado. En cuanto a las pistolas de aire, lo adecuado es escoger una pistola que tenga una alta eficiencia de transferencia y un mínimo rebote, evitando salpicaduras.

Asimismo, otro aspecto a tener en cuenta es el de la limpieza, ya que es la parte más tediosa de su uso para evitar que se terminen estropeando. Por ello, es clave adquirir pistolas que puedan desmontarse de una manera sencilla para que todo este proceso de higiene sea más rápido. En este sentido, algunos modelos de pistola para pintar se pueden conectar con una manguera de agua directamente, lo que agiliza la limpieza de la misma.

Y, para terminar, también es importante que la pistola sea flexible desde el punto de vista de que tenga un peso adecuado para poder realizar nuestro trabajo con comodidad. Hay pistolas que son más económicas pero que, sin embargo, por el material utilizado y los accesorios necesarios hacen incómodo su uso, sobre todo cuando trabajamos en altura.

Tener en cuenta la salpicadura, la limpieza y la flexibilidad nos va a permitir dar con el mejor modelo de pintura para pintar con con un compresor de aire.

COMPARTIR: