28 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Rubén Pinar abrió la Puerta Grande por sexta vez consecutiva

Los toros de la Quinta eclipsaron a los toreros

Los toros lidiados ayer de La Quinta, bonitos y con trapío, con esas hechuras santacolomeñas tan vistosas y finas, tuvieron nobleza y mucha transmisión. Toros no excesivamente cornalones, pero astifinos y bien puestos, bien rematados y de líneas armoniosas. Se enfrentaron a una terna que no supo entenderlos o que no tenía capacidad de aprovechar su noble y encastada condición. Estuvo la corrida muy por encima de los toreros que, unos por falta de contratos, otros por no dar más de sí y algunos por inacción, dejaron en el aire de las cosas posibles. Sólo un cúmulo de hipótesis, no de realidades. No obstante, el aficionado, se divirtió. Cuando sale el toro bueno, no hace falta mucho más, aunque lo hubiéramos deseado.

La falta de experiencia de Andrés Palacios

Al manchego Andrés Palacios se le notó lo poco placeado que está. Su único contrato por vía de la sustitución de Jiménez Fortes, era éste. Le vi detalles de torero hondo y clásico, pero deslavazados e inconexos. Tuvo momentos de profunda inspiración pero sin continuidad, sin poder acoplarse a sus dos buenos oponentes, el primero manso y noble, dejándose hacer y el cuarto, un gran toro en todos los momentos de la lidia.

 

Natural de Andrés Palacios // Foto de Pilar Rodríguez Alfaro

Otra Puerta Grande para Rubén Pinar

Rubén Pinar, volvió a triunfar en nuestra plaza. Seis tardes seguidas vistiéndose de torero en Albacete y saliendo a hombros de los capitalistas por la puerta que da a Los Jardinillos. Otras veces lo ha merecido mucho más que hoy. Estuvo en tono menor, ante su buen primero, un precioso cárdeno franciscano, de franca embestida y con una notable dosis de casta antigua. Pinar anduvo al hilo y vació las embestidas para la estratosfera. Tuvo mérito en un cambio de manos despacioso y pinturero. Aunque intentó matar recibiendo, le salió una estocada, -casi bajonazo-, al encuentro.

 

Rubén Pinar en redondo // Foto de Pilar Rodríguez Alfaro

En el quinto, un animal de gran clase y muy encastado, tuvo que recurrir al oficio que posee y atesora. El bravo oponente, era tan enrazado y repetidor que hoy, muchos lo llamarían pegajoso o gazapón, como defecto, siendo que la función de un toro bravo es perseguir incansablemente la muleta, como lo hizo éste. Una virtud que tienen hoy día pocos toros y que es temida y aborrecida por la incomodidad que supone para los lidiadores: les hacen trabajar con mucha más intensidad. Anduvo Rubén aseado en dos series de redondos muy templados. Mató discretamente.

José Garrido, bien en el capote pero deslucido en la muleta

José Garrido, estuvo bien con el capote, tanto de hinojos como clavando las zapatillas y cargando la suerte. Con la muleta lo vi como un torero funcionario más, abusando del pico no, sólo utilizando el pico para sus dos faenas. Deslucido y aburriendo.

 

 

José Garrido en una media // Foto de Pilar Rodríguez Alfaro

 

FICHA DE LA CORRIDA

Plaza de Albacete. Domingo, 16 de septiembre de 2018. Novena de feria. Dos tercios de entrada. Toros de La Quinta, bien presentados , muy bonitos, aplaudidos todos de salida; muy nobles, con comportamientos distintos en ciertos detalles. El primero manseó con nobleza y dejándose hacer. El segundo fue un toro encastado que creó emoción. El tercero noble pero con la cara alta en todas sus embestidas. El cuarto, un gran toro, bravo y repetidor. El quinto con mucha clase, bravo y con picante, pedía el carné de torero en cada una de sus arrancadas, pegajoso, por su enorme bravura. El sexto, noble pero se agotó pronto.

Andrés Palacios, de negro y oro. Estocada corta, tendida y contraria (saludos). En el cuarto, cuatro pinchazos, y un descabello. Aviso (saludos).

Rubén Pinar, de azul pavo y oro. Estocada baja al encuentro (oreja y fuerte petición de la segunda). En el quinto, estocada atravesada y descabello (oreja). Salió por la puerta grande de Albacete por sexta vez consecutiva.

José Garrido, de verde botella y oro. Estocada tendida y desprendida (saludos). En el sexto, pinchazo y estocada (saludos).

 

 

COMPARTIR: