04 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Champiñones, níscalos o boletus son ricos en proteínas y con pocos hidratos de carbono

Los mejores consejos para disfrutar de setas y hongos, un alimento saludable y de temporada otoñal

Por lo general, las setas son un alimento muy saludable, que aporta pocas calorías (entre 25 Y 35 Kcal/100 g), gracias a su alto contenido en agua, aproximadamente entre el 80% y 90% de su peso, por lo que están aconsejadas en cualquier dieta de adelgazamiento.

Son ricas en proteínas de alto valor biológico, que las convierte en verdadera carne vegetal. Contiene pocos hidratos de carbono (4%),y su contenido en fibra es de un 2,5%, aproximadamente.

Su cantidad de grasas es escasa, entre un 0,2 al 0,5% dependiendo de la variedad de seta que se trate. Destaca el contenido en vitaminas del grupo B (B1, B2, B6), niacina y ácido fólico, y aportan cantidades interesantes de fósforo, potasio, hierro, cobre y cinc a nuestro organismo.

Durante muchos siglos, algunos tipos de setas (variedades como reishi, maitake y shiitake) han sido consideradas alimentos medicinales en Oriente, ya que cuentan con propiedades increíbles para la salud, como estimular el sistema inmune y mejorar la circulación sanguínea, destacando también su alto poder contra los efectos del envejecimiento, debido a la cantidad de antioxidantes que contienen.

A continuación te proponemos algunas de las mejores setas de la temporada, por su aroma, su sabor y su textura.

 Níscalos o rebollones

Hongo anaranjado de carne firme aunque quebradiza, tiene un sabor y olor único ligeramente afrutado.

Los níscalos son setas que aparecen principalmente en otoño recolectándose en los pinares que llenan la geografía española. Como en la mayoría de setas, los años lluviosos hacen que aparezcan en mayor cantidad.

 os níscalos son un alimento que contienen 1,60 gramos de proteínas, por cada 100 gramos, y no contienen grasas ni azúcares, aportando 23,80 calorías a la dieta.

 Tienen propiedades diuréticas, gracias al alto contenido de potasio, ayuda a disminuir la retención de líquidos en el organismo. También, posee fósforo, mineral requerido para la formación de los huesos, y que además ayuda a combatir el estrés.

 Por otra parte, contiene cobre y selenio; minerales que contribuyen al optimo mantenimiento de nuestro sistema inmunológico, cardiovascular y el sistema nervioso.

Generalmente se cocina a la plancha, con un chorrito de aceite, sal, ajo y perejil, también se emplea en guisos y estofados de carne.

 Champiñones

 Hay diferentes especies de champiñones, el champiñón común o champiñón de París (Agaricus bisporus) es el hongo comestible más consumido, se debe principalmente a la facilidad de cultivo que permite disponer de ellos a lo largo de todo el año y a un precio muy económico.

Son ricos en minerales como el selenio, magnesio, fósforo, yodo, calcio, zinc y potasio, vitaminas A, B1, B2, B3, B5, B9, C, D y E, proteína vegetal y fibra, bajo en grasas y sodio.

 Es un producto que sin duda debemos incluir en nuestra dieta. Además al tener muy pocas calorías (unas 30 kcal por cada 100 gramos) son muy convenientes para personas que quieren perder peso para adelgazar. Es un alimento con numerosas aplicaciones en la cocina. Bien lavados, se pueden utilizar crudos, combinados con otras verduras en ensaladas. Combinan bien con los huevos, igualmente se pueden utilizar para elaborar croquetas, canelones, o simplemente "al ajillo" están deliciosos.

 Es mejor consumirlos recién cogidos, para que no pierdan sus propiedades, no obstante, se pueden guardar en la nevera envueltos en un paño húmedo en el cajón de las verduras, de esta forma aguantan fácilmente cuatro o cinco días sin perder la calidad.

 Es importante tener en cuenta que los champiñones tienen una gran capacidad para absorber los olores de otros alimentos, por ello no debemos colocarlos en la nevera cerca de otros alimentos que tengan olores penetrantes como el pescado.

A la hora de lavarlos es mejor no utilizar agua, solo darles suavemente un par de pasadas con un paño húmedo, ya que pierden su aroma y sabor.

 Seta de cardo

Es una de las setas más apreciadas y consumidas en España. Nace de las raíces de los cardos muertos y es de gran calidad, sabrosa y carnosa. En cuanto a sus propiedades, es rica en proteínas, vitaminas y minerales y muy adecuada para dietas bajas en calorías, también es destacable su valiosa fuente de antioxidantes.

Pruébala salteada con unos daditos de jamón y ajetes tiernos troceados.

 Trufa negra

 La trufa, un hongo muy ligero y con abundantes minerales y vitaminas, tiene una carne consistente, firme y crujiente. Las trufas poseen propiedades alimentarias y medicinales similares al resto de las setas. Son alimentos muy ligeros, con mucha agua y pocas grasas e hidratos de carbono. Contienen cantidades bastante abundantes de minerales, especialmente potasio, fósforo y selenio. Las trufas, al igual que el resto de las setas, son ricas en vitaminas del grupo B, especialmente Vitamina B2 y Vitamina B3.

En definitiva es una joya gastronómica, se la conoce como el diamante negro, intenso aroma y sabor inconfundible, laminada o rallada, la puedes utilizar para aromatizar una crema, un puré de patata o unos huevos fritos.

 Boletus edulis

Es conocida comúnmente como boleto, seta calabaza, bolo, hongo pambazo, entre otros. De características nutricionales similares al resto de especies anteriores.

Es una de las especies mas apreciadas.

Siempre se debe consumir cocinada, ya que crudo es indigesto.

En cuanto al cocinado evita mezclarlos con condimentos y aceites fuertes, si no perderán su sabor tan delicioso.

 Trompeta de los muertos

Su nombre se debe a que la temporada en la que la podemos encontrar es en fechas próxímas a la fiesta de Todos los Santos.

Es una seta muy aromática y con un sabor muy profundo que recuerda al sabor de la trufa negra por eso algunos la llaman la “trufa de los pobres”.

 Es una seta perfecta para conservar porque no pierde sus cualidades. Para secarlas, forma con ellas unas guirnaldas con aguja e hilo y guárdalas en una habitación fresca y seca, como se suele hacer con las ñoras. Se puede hacer polvo de trompeta y usarlo como condimento para aromatizar cremas.

 Trucos de los hongos

 - Nunca se deben poner en remojo.

 - Limpiar con paño húmedo, no bajo el grifo.

- Coger con navaja, cortando el tronco a 1-2 dedos del suelo.

- Mejor cocinadas que crudas, pues cocinadas son más ligeras para hacer la digestión.

- Si las compramos hay que consumirlas rápido, y conservarlas en un lugar fresco y sin plásticos para no favorecer su fermentación.

- Si optas por congelarlas, siempre es mejor que estén previamente cocinadas.

- Para cocinarlas, y empieza siempre con el fuego fuerte, para “sellar” y evitar que suelten agua en exceso.

- Si puedes, cocina las setas enteras para potenciar su sabor y textura.

- Empieza a cocinarlas con el sombrero hacia abajo y sin condimentar.

- Añade la sal cuando les hallamos dado la vuelta, es el momento de que empiecen a soltar los jugos.

- El aliño siempre al final del cocinado.

COMPARTIR: