19 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La madrileña se mantuvo en escena más de medio siglo y estrenó a autores como Antonio Gala, Antonio Buero Vallejo o Fernando Fernán Gómez

Fallece a los 94 años Berta Riaza, una de las grandes actrices del teatro español

Berta Riaza.
Berta Riaza. / La actriz ha fallecido a los 94 años.
Ha fallecido en Madrid a los 94 la actriz Berta Riaza, uno de los grandes nombres de la interpretación teatral en España. La madrileña se mantuvo en escena más de medio siglo y estrenó a autores como Antonio Gala, Antonio Buero Vallejo o Fernando Fernán Gómez. Su gran asignatura pendiente fue el cine, donde llegó a rodar a las órdenes de Pedro Almodóvar en 'Entre tinieblas' (1983). También participó en la adaptación televisiva de Galdós 'Fortunata y Jacinta' junto a Ana Belén y Charo López.

La escena española vuelve a estar de luto. Esta madrugada se confirmaba el fallecimiento a los 94 años de Berta Riaza, uno de los nombres propios del teatro en nuestro país. Riaza estuvo en activo más de medio siglo, comenzando sobre las tablas a mediados de los años 40, en un momento en el que el teatro español vivía una etapa de cambios. 

Madrileña nacida en 1927 dio sus primeros pasos en el Teatro Nacional María Guerrero y estrenó textos fundamentales del teatro contemporáneo como Alberto, de José López RubioEn la ardiente oscuridad (1951), de Antonio Buero Vallejo, una obra que sorprendió en su momento por lo original de su planteamiento, una función que exploraba el mundo de los discapacitados visuales. 

Eran los años en los que Riaza se puso a las órdenes de directores como Luis Escobar, Luca de Tena o Alfredo Marquerie, nombres que renovaron el teatro español llenándolo de influencias del exterior y apostando por nuevos autores. 

En una secuencia de 'Entre tinieblas' (1983), entre Julieta Serrano y Manolo Zarzo. 

Berta Riaza fue reclamada por la escena española durante varias décadas y participó en algunos éxitos populares de público como, por ejemplo, Las cítaras colgadas de los árboles (1974), de Antonio Gala, junto a Concha Velasco y Jesús Puente, Las bicletas son para el verano (1982), de Fernando Fernán Gómez o Todos eran mis hijos (1988), de Arthur Miller, junto a Agustín González

Sus éxitos sobre las tablas la llevaron a los principales festivales de teatro de nuestro país empezando por el de Mérida, donde interpretó obras clásicas como La Orestíada o Edipo Rey. Especialmente celebrada fue su participación en el montaje de Las Troyanas, en 1994. Tres años después, la crítica alabó su unión en Madrid con Rafael Álvarez 'el Brujo' en el montaje de El avaro de Molière

El cine fue su gran asignatura pendiente. La actriz se puso por primera vez ante las cámaras en Diez fusiles esperan (1959), de José Luis Sáenz de Heredia. Desde entonces apenas hizo cine, aunque para los aficionados es especialmente recordada su intervención como Madre General en Entre tinieblas (1983), la tercera película que dirigió Pedro Almdóvar donde compartió créditos con habituales del cine del manchego como Carmen Maura, Marisa Paredes o Chus Lampreave

Donde sí fue una habitual fue en los espacios dramáticos de TVE, los recordados Estudio 1, donde incluso participó en la versión de éstos que se hizo en los 2000 interpretando Las amargas lágrimas de Petra von Kant (2001), sobre la película del cineasta germano Raine Werner Fassbinder, donde compartió créditos junto a Rosa María Sardá. Posiblemente su interpretación más famosa en la pequeña pantalla fue su participación en Fortunata y Jacinta (1980), una versión sobre la novela de Benito Pérez Galdós a las órdenes de Mario Camus y junto a Ana Belén, Mary Carrillo, Maribel Martín y Charo López

En 2003 Berta Riaza abandonó las tablas y se retiró de forma discreta. No fue muy amiga de conceder entrevistas y de aparecer en los medios por motivos alejados de su actividad laboral. 

COMPARTIR: