15 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es hora de renovar las habitaciones de los jóvenes de la casa

Es positivo cambiar cada tantos años las habitaciones de los hijos porque sus etapas son más cortas que las de los adultos. Los gustos y necesidades cambian, y su habitación también debería hacerlo porque es el espacio en el que pasan más tiempo. Estos cambios tampoco tienen que ser exagerados, pero sí bastante significativos si lo haces con poca frecuencia.

La idea de todo esto es que los hijos tengan un espacio propio con el que se sientan identificados. Van a querer un lugar acorde a su personalidad, su entorno social y las actividades que desempeñan con regularidad. Es importante que la habitación sea un espacio para desenvolverse, y no que se sienta como una caja en la que no cabe lo que quieren hacer.

La orientación adecuada

Si bien los hijos saben que les gustaría tener en sus cuartos, no siempre las decisiones son acertadas. El rol de los padres debe ser orientativo para asegurarse de que ellos estén tomando en cuenta todos los factores antes de decidir algo. Por ejemplo, es bueno asegurarse de que vayan a tener una silla cómoda si pasan mucho tiempo frente al ordenador.

Lo mismo pasa con todos los muebles que hay que comprar. Los colores y la distribución sí podrían ser dejados por completo a su criterio, aunque no está de más echarles una mano si parecen algo perdidos. Aquí es clave respetar los gustos de cada uno, y más bien ayudarlos a escoger algo con lo que vayan a estar conformes.

Por otro lado, está la funcionalidad de los muebles. Los hijos cuando son muy jóvenes tienden a tener una visión más reducida por la falta de experiencia. Es normal cometer errores, como no pensar en un área de estudio cuando están en etapa de aprendizaje, o simplemente querer tantos muebles que el espacio sea incómodo de usar.

Es aquí cuando viene bien presentar opciones factibles para que el mobiliario cubra todas sus necesidades del momento, y a mediano plazo. Hay que recordar que esta clase de compras consumen mucho dinero, por lo que es inviable estar cambiando la habitación cada vez que algo no le guste al chico o chica por no haberse detenido a pensarlo.

Las mejores opciones de mobiliario para jóvenes

Desde hace poco tiempo, hay una tendencia muy minimalista y completamente funcional que se adapta para casi cualquier caso. Se trata de comprar un solo mueble (o un conjunto de muebles) que cubre todas las necesidades básicas que podría tener un joven en su habitación.

A partir de esta base elegida por el joven entre varias, es cuando se vuelve más fácil decidir cómo personalizar la habitación. Ya no es tan necesario pensar en la funcionalidad porque todo ese aspecto está cubierto, y solo queda que el joven decida qué es lo que le gustaría, sin importar nada más que su percepción.

Las literas como la forma más práctica 

Hoy en día, comprar literas facilita el trabajo de tener que elegir el mobiliario. Lo bueno de ellas es que se aprovecha el espacio vertical, por lo que sirve muy bien para mantener la estancia ordenada. También es ideal en caso de que la habitación sea pequeña porque apenas ocupan más espacio que las camas convencionales.

La moda son las literas que tienen el colchón en la parte de arriba, mientras que abajo es un espacio de estudio con un escritorio integrado en el mueble. La separación de estas dos secciones es sumamente sencilla y ya viene hecha por el mobiliario, así que ni siquiera hay que pensar mucho en la distribución.

En algunos casos, la litera viene con un armario en uno de los lados. No es demasiado grande, pero sí lo suficientemente espacioso para una persona. Suelen ser bastante cómodos porque son espaciosos por dentro, y no ocupan un lugar demasiado grande dentro de la estancia.

Por supuesto, también hay literas con dos colchones. Son la opción ideal si la habitación es compartida. Estos juegos de cuartos suelen venir con un escritorio minimalista para colocar aparte, siguiendo la temática de ser óptimos en espacio útil y con una estética bonita y sencilla.

Consejos para comprar los muebles

No es algo demasiado complicado, pero es una elección que va a determinar la comodidad de tus hijos. No está nunca de más hacerlo con suficiente cuidado.

  • Llegar a acuerdos con el dueño de la habitación. Al final, los hijos son los que van a usarla, y les tiene que gustar a ellos y no a los padres, aunque esto no evita que los puedas ayudar.
  • Priorizar la calidad. La duración de los muebles está directamente relacionada con la calidad de los mismos. Es más fácil asegurarte este punto si haces las compras en el rey de las camas o tiendas similares, en lugar de comprar algo de dudosa procedencia.
  • Aprovechar el dinero. No es necesario gastar una fortuna para conseguir el mobiliario adecuado, pero sí está bien colocar un presupuesto un poco alto si implica que todo va a quedar como debería.

Con estos simples consejos, seguro que el resultado será una habitación que les guste a tus hijos, y en los que se van a sentir cómodos durante los próximos años.

COMPARTIR: