17 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El actor catalán se pone en la piel del padre de Felipe VI en la obra de Els Joglars 'El Rey que fue' que arrasa en el Teatro Infanta Isabel de Madrid

Ramón Fontserè, el otro Rey Emérito: "Un monarca debe tener unas normas y Juan Carlos I se las ha saltado"

El Cierre Digital en
/ Ramón Fontserè interpretando su papel del rey Emérito Juan Carlos I en la obra 'El rey que fue'.
La compañía de teatro privado más antigua de Europa, Els Joglars, vuelve para retratar la figura del Rey Emérito, Juan Carlos I, considerándola "material teatral muy importante para representar". La exitosa obra 'El Rey que fue' estará hasta el 31 de marzo en el Teatro Infanta Isabel de Madrid con el reconocido actor Ramón Fontserè entre su elenco. El actor catalán, encargado de representar al Emérito, cuenta para 'elcierredigital.com' los entresijos de su personaje y expone su análisis personal

Els Joglars, reconocida compañía española de teatro independiente, estrenaba el pasado 28 de febrero su nueva producción “El Rey que fue” en el Teatro Infanta Isabel de Madrid, donde estará hasta el 31 de marzo. La exitosa obra cuenta con Albert Boadella y Ramón Fontserè, que vuelven a trabajar junto al elenco de la compañía, en una representación que busca ofrecer un retrato del Rey Emérito Juan Carlos I en su exilio árabe.

Esta compañía de teatro privado, la más antigua de Europa, siempre ha reflejado la evolución política y social del país, realizando obras (desde su fundación en 1962) en las que representa a personajes como Jordi Pujol, Felipe González o dictadores como Franco, estando relacionadas con el poder en diferentes ámbitos.

Elcierredigital.com ha podido contactar con el actor español Ramón Fontserè, que interpreta en esta nueva obra al Rey Emérito y ha compartido su parecer sobre los "lados incómodos" del monarca: "Un rey, me imagino, debe tener unas normas, y él se las ha saltado". En su análisis del padre de Felipe VI también lo considera una persona de pensamiento "más cercano al antiguo régimen", por el "poder absoluto" y "privilegios", y siempre "mostrando una cierta admiración por Luis XIV de Francia".

En su conversación con elcierredigital.com, Fontserè comenta también su parecer sobre la libertad desde que se fundó la compañía hasta hoy; los tabús, qué busca el público, el por qué de representar al Emérito, y cómo concibe el término de lo “políticamente correcto.”

El actor Ramón Fontserè en su papel de Juan Carlos I.

La sinopsis que ofrece la obra por parte de la compañía es la siguiente: “Año 2023. El Golfo Pérsico. Un rey emérito, anciano y exiliado quiere sentir el sabor de su lejana y querida patria. Dispone una fiesta en un lujoso velero para degustar una deliciosa paella en alta mar. Periodistas, amigos, amigas, jeques y familiares están invitados ¿Qué puede salir mal?”. Y de esta manera promete ser una de las imperdibles del año.

Libertad y tabús

Uno de los temas que aborda la obra 'El Rey que fue' es la libertad tras la dictadura de Franco y la coronación de Juan Carlos I. Para el actor Ramón Fontserè, “en la época de los años 80 y 90, creo que había más libertad que ahora, porque al menos no había tanta presión como ahora. Eran unos años que se salía de la dictadura de Franco, y la gente necesitaba un tipo de teatro con ganas de cachondeo. Era habitual emitir programas de televisión como los que nosotros hacíamos esos años, como 'Orden especial' o 'Vaya día', y en la actualidad, muchos capítulos no se podrían emitir porque chocarían con los nuevos tabús que se han implantado."

Fontserè recalca que lo que el público busca con representaciones como 'El Rey que fue', es “ver la libertad y osadía del artista presentando sobre el escenario unos temas que pueden ser catárticos. La misión del teatro es presentar y revelar al público una realidad que no es la oficial, viendo así lo que realmente piensa, pero que, por mecanización, complejo o pereza, no se atreve a decir.”

A lo que también añade el pensamiento del comediógrafo griego, Aristófanes: “En el siglo IV a.C., desacralizaba a los dioses, a los políticos, a los gobernantes, porque es lo que a la gente le gusta del teatro, que sea un arte libre e higiénico de todos estos tabús y dogmas que nos imponen en distintas épocas.” Fontserè también piensa que “esto siempre ha sucedido y sucederá”, nombrando a diferentes artistas como son Aristófanes, Shakespeare, Molière, los actores de la Comunidad del Arte, y “seguirá como ha seguido hasta nuestros días. Siempre habrá unas cosas que sean como intocables. Este es el juego del artista y el poder.”

Esa libertad y osadía de la que habla el actor catalán es la que buscaba la compañía Els Joglars al contactar con teatros públicos de Madrid para representar su obra, la cual fue rechazada. Fontserè explica lo ocurrido desde su punto de vista: "Contactamos con ellos y nos dijeron que no, seguramente sea por ideología. Nosotros vamos al teatro privado que es la libertad absoluta, al cual acuden los espectadores para ver un espectáculo que les llama la atención, y nadie puede decir que con dinero público se puede hacer algo en contra de sus creencias o de su ideología". 

Representación del Emérito

Históricamente, la compañía Els Joglars, desde su fundación en 1962, ha representado a figuras relacionadas con el poder, como Jordi Pujol, Felipe González o dictadores como Franco. En esta ocasión representa al Rey emérito, Juan Carlos I.

Ramón Fontserè, encargado de darle vida a esta figura de relevancia nacional, considera a todos estos personajes del poder como “esenciales en la historia de España”. Refiriéndose al Rey Emérito, valora el dedicarle una obra de teatro por “su figura y su vida, desde niño hasta ahora, por ser una obra", y "una vida llena de contrastes, nos ha parecido que su vida es un material teatral muy importante para representar.”

Representación de "El Rey que fue"

En cuanto a su papel de interpretación de un personaje histórico como es el Juan Carlos I, considera que "no es difícil porque hay mucho material. A la hora de interpretar y absorber los impulsos rítmicos del personaje, tienes muchas referencias e imágenes. Quizá lo más difícil ha sido intentar plasmar esa parte íntima al espectador para que se pueda acercar a su lado íntimo, porque muchas veces solo lo vemos en situaciones protocolarias o oficiales y no en situaciones cotidianas. Esto quizás ha sido lo más complicado, pero viendo imágenes, reportajes y documentales, uno puede detectar o intuir por dónde irá su relación con la gente que le rodea, como un periodista, cocinero, empleado suyo, un jardinero, o con un capitán de yate, y por lo tanto, se puede intuir su reacción y relación con ellos."

Fontserè cuenta una anécdota que su amigo y compañero de la compañía, Albert Boadella, le comentó un día, destacando la importancia de representar esta figura: “Si Shakespeare hubiera existido en nuestros días, seguramente le hubiera dedicado un par de obras por encima de Otelo, de Hamlet o incluso de Ricardo III o de los Enriques, porque el material de su vida es muy teatral y pocas figuras tienen este peso tan importante dramáticamente.”

En su conversación con elcierredigital.com Fontserè también comparte su opinión más personal sobre Juan Carlos I, comentando: "Creo que es una persona que pasará a la historia como el hombre que trajo la democracia a este país. Ha tenido lados incómodos, pero será recordado como un hombre muy importante y esencial en la historia de España, que hizo pasar del poder absoluto de Franco a la democracia."

29184_t23_joglars_r_020

Representación de 'El rey que fue'.

Respecto a sus "lados incómodos", también apunta: "Un Rey debe tener unas normas, y él se las ha saltado. Es un rey a la antigua, es un soberano que está más cerca de Carlos III, Carlos V, Felipe V, Fernando VII, y más alejado de su hijo, el actual rey, que es un rey moderno. Es un hombre del antiguo régimen, y tiene esta cosa del poder absoluto que nosotros hemos marcado en el espectáculo, como por ejemplo una cierta admiración por Luis XIV de Francia, que era rey absoluto. Son hombres de una mentalidad relativa al régimen. Por lo tanto, ellos son los dominadores absolutos del poder, y aunque sea una democracia parlamentaria, ellos se acogen a esos privilegios y él es un hombre marcado por esto."

Si el Rey emérito acudiese a su representación, Fontserè cree que Don Juan Carlos se reiría a ratos sí y a ratos no: "No creo que se sintiera cómodo, pero en algunos pasajes de la obra incluso se reiría. En general no creo que le gustara", concluye el actor.

Políticamente correcto

 

El actor valora el emergente concepto de lo políticamente correcto, afirmando que “es una cosa que nos imponen unos señores, a los que nadie les ha pedido que nos impongan nada. Es decir, marcan unas pautas que muchas veces son absurdas o no tienen sentido común, ni tienen nada que ver con la realidad.” Ante ello, opina concluyendo que “por eso está el teatro, para reivindicar desde las tablas, la protesta contra estos dogmas. Es la forma más civilizada de contestar contra algo que no estás de acuerdo”.

COMPARTIR: