23 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras ser nombrada Miss Argentina protagonizó el primer desnudo femenino del cine de su país en 'El trueno sobre las hojas'

Fallece Isabel 'la Coca' Darli, el icono sexual de los 60 que revolucionó el cine de habla hispana

Isabel Sarli.
Isabel Sarli.
Su verdadero nombre era Hilda Isabel Gorrilda Sarli. Sin embargo, sería conocida como la Coca. De belleza exuberante fue uno de los íconos del cine argentino que se destacó en películas de alto contenido erótico. Falleció el martes 26 de junio a los 83 años. Una semana antes había ingresado en el Hospital Central de San Isidro de Buenos Aires por una fractura de cadera.

Nacida en Concordia, provincia de Entre Ríos, se convirtió en un icono pop al protagonizar películas como Carne, Fuego y  Fiebre, entre otras, dirigidas por su pareja, Armando Bó, el amor de su vida. Con 18 años fue elegida Miss Argentina y se introdujo en el ambiente artístico de Buenos Aires. Allí conoció a Armando Bo un cineasta casi 20 años mayor que ella. Juntos realizaron El trueno entre las hojas en 1956, un melodrama mediocre que habría pasado desapercibido si no fuera porque incluía el primer desnudo femenino de la historia del cine argentino.

A partir de ese momento, los productores entregaron dinero a la pareja para rodar todo tipo de películas siempre que contuvieran desnudos de la actriz. Armando Bo pudo desarrollar su gran faceta creativa como cineasta. Con ese salvoconducto Bo, se dedicó a dirigir el tipo de películas que a él le interesaban. Hubo de todo. Desde comedias con un toque camp que les convertiría en iconos pop como La señora del intendente a filmes con toques exotéricos como Embrujada.

En estos filmes la Coca compartía normalmente escenas de sexo con Víctor Bo, su hijastro en la vida real. El film más importante de la pareja fue Carne. Rodada en 1968, contenía un sucinto contenido político ya que hablaba del sindicato de trabajadores de la carne, uno de los sectores económicos más importantes de la Argentina de entonces. Una escena en concreto pasó a la historia. El personaje de Isabel es forzada por el patrón en uno de los camiones frigoríficos para almacenar las piezas de carne. El patrón la lanza contra uno de los animales muertos y relamiéndose dice: “carne sobre carne”. Años después, el artista Martín Sastre utilizó esto para realizar un vídeo criticando la deuda externa que la ONU quiere cobrar a Argentina.

En los años setenta, con la nueva censura imperante en su país, tuvieron que rodar sus siguientes creaciones en Brasil, Perú y Venezuela. Su última película fue La viuda descocada en 1980. Un año después Armando Bo fallecía e Isabel Sarli, decidió retirarse. Durante 25 años sólo había trabajado con él. Su única incursión lejos de su pareja fue Setenta veces siete en 1962 a las órdenes de Leopoldo Torre Nilsen, considerado uno de los mejores cineastas argentinos influenciado por la nouvelle vague francesa. En este filme compartió protagonismo con el español Paco Rabal.

Durante sus años de retiro creció el mito de Isabel Sarli. Una nueva generación de directores, escritores y periodistas la reivindicaban como icono pop más allá del erotismo. Como símbolo camp de los 60. También fue reivindicada por el público gay.

Isabel Sarli con John Waters. 

Tras unos años dedicada a la política en 1996 se puso de nuevo ante una cámara de cine para protagonizar La dama regresa de Jorge Polaco donde interpretaba un papel entre lo paródico y lo nostálgico que funcionó a nivel de taquilla y crítica. Desde entonces participó en varios shows televisivos, durante varias temporadas triunfó en el teatro con la revista Tetanic y puntualmente volvió al cine siendo su última aparición en Mis días con Gloria en 2010. Dos años más tarde se retiró de la vida pública.

Considera todo un icono del cine de habla hispana, John Waters, el rey del underground americano decía que era una de sus actrices favoritas y se encontraron en 2008. El estadounidense la describió de una forma magistral: “Sarli era el erotismo sin discurso. En Nueva York todos estaban debatiendo sobre los límites del sexo en pantalla y ella simplemente lo hizo de una forma casi naif”.

COMPARTIR: