01 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

PP y C's votaron a favor de cambiar el uso de estas clásicas salas del distrito de Salamanca de Madrid, mientras que Vox y PSOE lo hicieron en contra

Guerra contra los cines: Las salas Conde Duque en Madrid cierran para ser un supermercado ante el clamor de los vecinos contra el Ayuntamiento

Salas de Cine Conde-Duque.
Salas de Cine Conde-Duque.
Finalmente, las conocidas salas del cine Conde Duque, situado en la calle Goya de Madrid, cerrará sus puertas en el mes de junio para convertirse en un supermercado, según han denunciado los colectivos vecinales del distrito de Salamanca que han empezado a movilizarse contra el Ayuntamiento de la capital. Esto ha hecho que el consistorio se comprometa a reabrir nuevas salas en otra ubicación. Serían unos antiguos cines, también en ese distrito a partir de octubre, pero los vecinos no lo creen.

El desmantelamiento de las salas de cine en España es un hecho cada vez más notable. La sangría de cines históricos y conocidos por todo el territorio español es un hecho cierto. Míticas salas cimenatográficas se han convertido en centros comerciales, supermercados u hoteles de lujo con la permisividad de los poderes políticos, ajenos a la especulación patrimonial de sus ciudades. 

Y más en la capital de España, en la cuál se cambió arbitrariamente una norma que los protegía para poder pasar a ser pasto de los servicios terciarios, gracias al ayuntamiento popular de José María Álvarez del Manzano. Ahora, la presión vecinal en un barrio tan conservador como el distrito madrileño de Salamanca ha hecho reflexionar al ayuntamiento capitalino del PP, con Jose Luis Mártinez-Almeida a la cabeza.

Pero la solución encontrada por el Ayuntamiento de Madrid no convenec de manera especial a los propios vecinos. Este miércoles la Junta Municipal de este conocido distrito madrileño dio luz verde con el voto a favor de PP y Cs al cambio de uso del actual cine Conde Duque, donde se podrá instalar un supermercado.

Tanto PP como Ciudadanos han mantenido una posición conjunta que no satiface para nada a los vencinos, a los que prácticamente les han dejado sin su último cine. Esto ha molestado mucho a quienes normalmente sosn sus votantes en este madrileño distrito de Salamanca.

Ante las duras criticas recibidas y movilizaciones vecinales, el delegado de Desarrollo Urbano de la capital, Mariano Fuentes, de Ciudadanos, anunció en la comisión de su ramo que el Ayuntamiento ha negociado con los propietarios del edificio y con la distribuidora del cine, logrando un compromiso para mantener un cine en el distrito, aunque en una nueva ubicación.

El actual cine Conde Duque, que pasará a ser un supemenrcado, se mantendrá hasta el mes de junio en su actual emplazamiento “y a partir del mes de octubre si todo va bien se pueda abrir un nuevo cine en Salamanca”, explicó este edil.

El concejal ha explicado que se ha logrado “alargar el contrato de arrendamiento del cine Goya” y se tramitarán las licencias para que en octubre pueda abrir mediante inversión privada de la misma empresa que gestiona el actual Conde Duque "un multicine con entre 6 y 7  salas y muy cerquita de donde se encuentran a día de hoy”. Un hecho que no se creen los vecinos, como así han afirmado a elcierredigital.com.

Salas de cine Conde-Duque. 

Este nuevo cine se ubicaría en un suelo donde ya hubo salas previamente, una fórmula que permite agilizar su implantación, aunque Fuentes no ha desvelado la ubicación exacta.

Tanto Vox como el PSOE votaron en contra de cambiar el uso del actual cine Conde Duque durante la comisión de Desarrollo Urbano celebas esta semana y donde Más Madrid se abstuvo. Ahora esta modificación de uso para ser definitiva deberá obtener el visto bueno del próximo Pleno del Ayuntamiento de Madrid.

Cada año disminuye el número de cines

La Federación de Exhibidores Cinematográficos de España (FECE)  llama la atención por el progresivo descenso cada año que pasa de las salas de proyección en nuestro país. No se trata de una tendencia aislada.
 
En todo el mundo, el rápido avance del sector digital, que ha diversificado enormemente la producción y difusión de infinitos formatos, así como la manera de consumirlos, obliga, según los expertos, a que "el séptimo arte deba reinventarse. Deberá  sobrevivir a una competencia que ofrece inmediatez, variedad, más libertad, en cierto modo, y economía. Posibilidades que muchos prefieren frente al placer que conlleva ver una película en la gran pantalla", afirman a elcierredigital.com.

La siempre invitante sala de un cine atrae ya cada vez menos clientes. 

En su informe sobre 'Salas de Cine: datos y cifras', la Federación de Exhibidores Cinematográficos de España, ofrece una radiografía del perfil del espectador, las inversiones y las nuevas tecnologías, así como una comparativa con los principales mercados de cine de Europa. 

Según se desprende de este documento, "actualmente se vive una transformación para dar un salto de calidad y confort, e incluso, pese a todo,  se están abriendo cines en lugares en los que se habían cerrado hace años. El objetivo es que no se cierren más cines en España". 

Es significativo que la propia plataforma Netflix anunciara ya el año pasado su intención de comprar salas de cine para proyectar sus contenidos y optar a los premios de Hollywood. 

El cliente tipo de los cines 

En cuanto a la figura del cliente, todavía fiel, el dossier destaca que los espectadores que acuden con mayor frecuencia al cine son los que más horas de contenido de plataformas consumen. En concreto, según las personas encuestadas, las personas de hasta 25 años son quienes más series y películas ven en plataformas (80%) y son también quienes más acuden al cine al menos una vez al mes (74%).

El cliente fiel del cine es asiduo también a los contenidos de las plataformas digitales como Netflix 

Asimismo, el 54 por ciento de los españoles va al cine y un 51,20 por ciento lo hace al menos una vez al mes. Respecto al precio medio de la entrada, este se sitúa en 5,99 euros.

Respecto a la taquilla, los cines españoles recaudaron en 2019 un total de 585 millones de euros, un 2% inferior a 2018, y llevaron a las salas a 97,7 millones de espectadores. La tendencia, por tanto, es descendente después de varios años en ascenso. No llegan a los máximos que se obtuvieron a finales de la década pasada, en una etapa pre-crisis.

Un dato importante, que debería también tener en cuenta el sector de las salas de cine, es que la bajada del IVA, tan reclamada por ellos, no ha servido para aumentar la asistencia a las salas ni la recaudación, ya que no se ha visto reflejada en una bajada en el precio de las entradas. Y eso ha repercutido también en la huida de las salas de los principales clientes; los cinéfilos.

COMPARTIR: