08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La protesta de Frente de Estudiantes impidió que la Asociación Carlos Marx entrara en el centro para recoger unos lazos para una marcha proabortista

Un centenar de universitarios boicotean una charla en la Carlos III de Madrid sobre prostitución

Protesta en la Universidad Carlos III de Madrid.
Protesta en la Universidad Carlos III de Madrid. / Europa Press
Un centenar de jóvenes, convocados por la organización Frente de Estudiantes, intentó boicotear una charla sobre la prostitución en la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M). El grupo de estudiantes forzó la entrada al edificio, custodiada por vigilantes de seguridad, quedándose a las puertas del aula donde se celebraba el debate, momento en el que decidieron abandonar el edificio voluntariamente tras discutir acaloradamente con docentes del centro universitario.

El Frente de Estudiantes anunció la semana pasada su intención de “boicotear” la celebración de la mesa redonda 'Prostitución y trabajo sexual. Debate desde los derechos humanos' programada este mediodía, y en la que intervinieron Ruth M. Mestre, profesora de Filosofía del Derecho de la Universitat de Valencia y experta en teoría feminista del derecho, y la abogada laboralista Celia Pereira.

A la hora que comenzaba la mesa redonda, los estudiantes se concentraron a las puertas del edificio Luis Vives de la universidad en su campus de la localidad madrileña de Getafe, donde vigilantes de seguridad restringían el acceso. Con silbatos, cacerolas y megáfonos, los jóvenes concentrados gritaban consignas como “Fuera proxenetas de la universidad”.

“¡Yo era feminista antes de que tu nacieras!”

Ante las puertas del aula, los jóvenes se toparon con vigilantes y docentes, con las que discutieron acaloradamente durante unos minutos. “¡Yo era feminista antes de que tu nacieras!”, le espetó una profesora a una de las chicas que pretendía boicotear la charla, mientras otra docente intentaba convencerlas de que el debate “no era favorable a la regulación” de la prostitución.Sobre la una de la tarde, los estudiantes decidieron forzar la puerta que impedía su entrada al edificio y han enfilado corriendo las escaleras para dirigirse al aula que acogía la charla, que forma parte de un seminario de teoría crítica que lleva 17 años celebrándose en esta universidad madrileña.

“¡La abolición no entra en discusión!”, gritaron los manifestantes, que también corearon la palabra “vergüenza” antes de anunciar su retirada. Según la portavoz del Frente de Estudiantes Eva Madariaga, que se dirigió a sus compañeros con un megáfono, la universidad había llamado a la Policía y debían abandonar el edificio para seguir protestando y haciendo “ruido” en el exterior.

La protesta ‘abortó’ una marcha contra una charla sobre el aborto

Tras la desbandada, una de las profesoras que había intentado persuadir a algunas manifestantes se lamentó de la protesta: “Es una pena, están desinformados”. Dentro, la charla coordinada por la profesora de Filosofía de la Carlos III Silvina Ribotta, a la que asistieron también varias decenas de estudiantes, en su mayoría mujeres, intentó continuar estoicamente a pesar de la algarada.

“Estoy encantada de poder debatir aquí con las vías civilizadas que tenemos, y es una pena que estemos donde estamos”, dijo al comienzo de su intervención la jurista y profesora de Filosofía del Derecho Ruth M. Mestre.

Cuando Mestre terminó su turno, una vez recuperada la calma, la coordinadora del debate Silvina Ribotta aseguró ante los asistentes que nunca se había encontrado con una situación similar en la universidad.

“Ha sido un poco intenso. En 17 años no hemos tenido tanta gente interesada en que no habláramos de algo, y no estoy acostumbrada”, dijo la profesora de Filosofía. “Estas situaciones de violencia no son gratuitas y no ayuda a la causa en absoluto”, añadió.

Ribotta también calificó de “consignas vacías” los lemas que entonaron los jóvenes que intentaron boicotear la charla. “Ninguna apoya lo de 'metralleta para el proxeneta porque vivimos en un Estado de Derecho, y lo que queremos son leyes”, sentenció.

Esta profesora también reveló que los organizadores del acto habían pedido a los vigilantes de seguridad “que no utilizaran la fuerza” para “no violentar la situación”, y tuvo palabras de gratitud para los asistentes.

“Agradecemos de corazón haber aguantado las presiones y lamentamos no haber transmitido el deseo de diálogo a la gente”, dijo Ribotta manifestando su respeto a la libertad de expresión de los manifestantes contrarios al debate.

La protesta contra la charla sobre prostitución dificultó otra protesta prevista en la universidad madrileña ese mismo día. Los estudiantes de la asociación cultural Carlos Marx pretendían colocar lazos verdes en la entrada de una charla que consideraban contraria al aborto, pero los tenían guardados en el edificio Luis Vives, y no pudieron acceder a por ellos.

COMPARTIR: