10 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Ganadora de dos premios Óscar a mejor actriz, vivía desde hace muchas décadas en París y protagonizó un odio mediático con su hermana Joan Fontaine

Muere a los 104 años Olivia de Havilland, la última intérprete viva de 'Lo que el viento se llevó'

Olivia de Havilland.
Olivia de Havilland.
Olivia de Havilland, la última de las grandes divas del Cine de Oro de Hollywood, ha fallecido hoy en París a los 104 años de edad. La actriz británico-estadounidense, nacida en 1916 fue ganadora de dos premios Óscar a mejor actriz protagonista por La vida íntima de Julia Norris (1946) y La heredera (1949). Fue una de las estrellas de Hollywood más célebres de la década de 1940 y de la historia del cine.

Era uno de los pocos veteranos de la Edad de Oro de Hollywood que todavía estaban presentes. Olivia de Havilland, cumplió 104 años hace unas semanas. Era la única estrella viva de la tan criticada por movimientos revisionistas Los que el viento se llevó. Su figura es legendaria y todavía generaba titulares como en 2017 cuando demandó a Fox Networks por la interpretación que ella hacían en la miniserie Feud: Bette y Joan, del productor Ryan Murphy. Después de una serie de apelaciones, el Tribunal finalmente resolvió en contra de De Havilland.

No es la primera vez que esta mujer se enfrentaba con la industria que la convirtió en estrella. En 1944 se enfrentó al sistema de estudios, presentando una demanda contra Warner Bros. Su victoria ayudó a poner fin a la explotación de los actores por los estudios y redefinió el papel de los actores en el negocio del séptimo arte. 

Un mundo en el que debutó a los 19 años en El sueño de una noche de verano. La Warner le escogió para acompañar a Errol Flyn en El Capitán Blood y Robín de los Bosques. Cuando expiró el contrato de De Havilland, Warner Bros afirmó que le debían seis meses adicionales de trabajo. Ella respondió que el contrato era por siete años, no por el tiempo que realmente pasó trabajando. El juez de la Corte Superior Charles S. Burnell estuvo de acuerdo con ella diciendo que, de lo contrario, el contrato era una forma de “esclavitud”. El 15 de marzo de 1944, Variety publicó el titular "Agente libre de Havilland". Eso puso en marcha el sistema que permanece hoy en día, cuando los actores, agentes y gremios podrían tomar decisiones al hacer un trato. Cuatro meses después, De Havilland fue a la corte nuevamente, buscando la seguridad de que podía trabajar en otro lugar sin la interferencia de Warners. De nuevo, ella tuvo éxito.

Olivia De Havilland en los años 40.

La carrera de De Havilland prosperó. Poco después de su victoria legal, ganó los Oscar por Nido de víboras (1946) y La heredera (1949); en total, tuvo cinco nominaciones a la estatuilla. En 1965, se convirtió en la primera mujer en servir como presidenta del jurado en el Festival de Cine de Cannes. En esa década comenzó su retirada paulatina del mundo del cine. Casada con un fotógrafo francés, durante años vivió a caballo entre Europa y Estados Unidos.

En noviembre de 2008, el presidente George W. Bush le entregó a De Havilland, entonces de 92 años la Medalla Nacional de las Artes señalando “su independencia, integridad y gracia ganaron libertad creativa para ella y sus compañeros actores de cine”. Dos años más tarde, fue nombrada Caballero de la Legión de Honor en Francia. En junio de 2017, se convirtió en la mujer más anciana en recibir el título británico de dama, un honor que le otorgó la reina Isabel II siendo una de las pocas personas que supera en edad a la soberana inglesa.

El año pasado, para su cumpleaños 103, se publicó en Facebook una foto de ella montando bicicleta. Una vez más, Olivia de Havilland desafiaba las expectativas y desafiaba las ideas preconcebidas.

El enfrentamiento con su hermana

Un elemento más en su biografía es el eterno enfrentamiento que mantuvo con su hermana, la también oscarizada estrella Joan Fontaine. Hija de ingleses, ella y su hermana nacieron en Tokio, pero se criaron en Saratoga con el segundo marido de la madre. Ya adolescentes, entraron al cine, ella con su nombre y apellido real, su hermana con el apellido del padrastro. Así quedó, Joan Fontaine.

Olivia De Havilland y Joan Fontaine.

Las famosas actrices jamás se llevaron bien, nunca trabajaron juntas y no dudaron en airear en público sus desavenencias. Su enemistad no era ningún secreto. Olivia ya era una estrella con Hitchckock escogió a Joan para protagonizar Rebeca y se convirtió en una actriz de moda. Su fama no gustó a Olivia y cuando un año después ambas fueron nominadas al Oscar a la mejor actriz el enfrentamiento estaba servido. De Havilland competía por Si no amaneciera y Joan por Sospecha. Finalmente, Fontaine se alzó con la estatuilla. De Havilland nunca se lo perdonó.

La enfermedad de la madre en 1975 supuso un acercamiento entre ambas. Sin embargo, ésta falleció mientras Joan estaba de gira teatral y Olivia no le comunicó la noticia hasta después del funeral. Desde entonces nunca volvieron a hablarse. Joan falleció en 2013.

COMPARTIR: