22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Estos juegos priorizaron contar un relato profundo y bien desarrollado aunque sin descuidar la jugabilidad

Videojuegos especiales donde te puedes montar una historia propia

Los tres videojuegos que se presentan a continuación son un manifiesto de lo que es capaz de hacer la industria del videojuego y como pueden revolucionar conceptos que la humanidad creía que habían alcanzado su máximo esplendor. La habilidad que tienen los videojuegos de involucrar al jugador van más allá de convertirlo en un mero espectador, ya que lo hacen participe de la acción y a medida que avanza la historia, va desvelando los retazos de la trama a la par que el personaje.

El arte encuentra muchas formas de reinventarse. Las corrientes artísticas son prueba de ello y el gusto por las mismas es una cuestión subjetiva destinada a la libre interpretación de aquellos que las disfruten. La música, la pintura y el cine han sido considerados durante mucho tiempo los exponentes más claros del arte. Sin embargo, con el pasar de los años se ha abierto camino una nueva forma de arte por la que los más conservadores no hubiesen apostado: Los videojuegos.

Los videojuegos ya no son una simple pantalla donde se acomodan bloques de diversas formas para pasar de nivel o se rebota una pelota para destruir ladrillos como una manera de ganar puntos. Los videojuegos han evolucionado de la mano de la tecnología para ofrecer experiencias personales a los consumidores, experimentando constantemente como una forma no solo de otorgar horas de diversión, sino también de provocar una respuesta emocional o invitar a la reflexión.

Pueden ser una forma de contar una historia de una manera que vaya más allá en la participación de la misma. Es decir, una película o un libro pueden contar y desarrollar una historia de forma maravillosa, pero su potencial es limitado en lo que a involucrar al lector se refiere. Los videojuegos pueden hacer partícipe al jugador de la historia que se cuenta y de esa manera lograr una mayor inmersión. Es por ello que presentamos cuatro juegos orientados a la narrativa.

Alan Wake

Alan Wake es un juego literario en todos los sentidos, enfocado en narrar una historia original basada en la literatura de horror tanto clásica como moderna. Hace gala de todos los recursos audiovisuales con los que un videojuego puede contar. La ambientación musical y sonora se adapta a todas las situaciones por las que el protagonista, y por ende el jugador, pasa, logrando una inmersión perfecta en el mundo de Alan Wake.

Los personajes importantes se cuentan con los dedos de una mano, pero cada uno tiene una personalidad única y bien desarrollada para otorgar variedad a una historia contada por capítulos en las que el personaje interactúa con un mundo vivo con un pasado, un presente y un futuro.

Alan Wake juega con la narrativa en tercera y primera persona, la luz es un elemento importante para entender la trama.

La jugabilidad se adecúa a la historia que se desea contar. Alan Wake es un escritor que se encuentra pasando por un bloqueo creativo así que decide vacacionar con su mujer, Alice, en el pueblo ficticio de Bright Falls. Una vez llega al pueblo se da cuenta de que algo no está bien y que su lugar de descanso tiene tras de sí una historia oscura relacionada a lo paranormal. Este hecho se confirma cuando la mujer de Alan desaparece y él es atacado por entes que le resultan familiares. Más adelante se da cuenta de que se tratan de personajes salidos de su última obra, que aún no termina de escribir.

Alan se embarca en un viaje para descubrir que ha pasado con su mujer mientras lucha contra “la oscuridad”, la figura misteriosa que ha secuestrado a su mujer y que lo obliga a escribir su propio destino. La luz será la única aliada de Alan, pues es lo único a lo que temen sus enemigos, condicionando al jugador a resguardarse en cada fuente de luz que encuentre a lo largo de la aventura. Más de uno agradecerá con gran alivio cada farola que se encuentre mientras juegue.

Metal Gear Solid

La versión original de Metal Gear Solid para la primera Playstation no destacó por sus gráficos, apartado muy valorado hoy en día, sino por su jugabilidad, narrativa y ambientación.

El juego nos ponía por tercera vez en la piel del soldado Solid Snake, quien tenía que adentrarse en un complejo militar para detener una amenaza terrorista mundial que buscaba desatar una tercera gran guerra por medio del bombardeo nuclear. Ayudado tan solo por radio Solid Snake se involucra en una trama compleja con tintes políticos cuya base recae en la figura del belicismo y su importancia en las relaciones internacionales.

Incluso a día de hoy, el primer Metal Gear Solid es considerado el mejor a nivel narrativo.

La mayoría de personajes en esta obra son antagonistas, pero no por ello están menos desarrollados, sino al contrario. Cada personaje al que Snake debe derrotar tiene un trasfondo y una historia que nos ayuda a nosotros como jugadores para comprender al personaje y empatizar con el mismo. Todos en Metal Gear Solid tienen una razón para sus acciones en muchas ocasiones no querremos apretar el gatillo cuando llegue el momento. Este es el planteamiento principal del juego, que busca ofrecer una experiencia bélica que nos haga reflexionar sobre la finalidad última de la guerra y los que salen verdaderamente beneficiados del conflicto y la violencia.

La ambientación musical es un punto fuerte a respecto a la manera en la que se cuenta la historia. Cada canción está pensada para ser utilizada en un momento concreto, para acompañar a los diálogos y el desarrollo de la trama. Pocas canciones de la banda sonora de este juego se repiten, cumplen su función de reforzar los momentos dramáticos y guiar las emociones que siente el jugador y no vuelven a menos que se decida terminar el juego nuevamente de principio a fin. Para algunos esto puede ser contraproducente, pero siendo la banda sonora tan varia como lo es, el hecho de que cada momento importante en la trama venga acompañado de su propio sonido, hace de cada uno de ellos sea único y sorprendente.

A todo esto, se suma el apartado experimental que quiso añadir el director del juego, Hideo Kojima, para que el jugador pudiese involucrarse con la trama incluso desde fuera de la pantalla, habilitando funciones especiales que requerían interactuar con el hardware de la consola y los periféricos con el fin de completar la experiencia.

Mafia II

En este caso se apostó por el desarrollo de una trama que bebe mucho de películas como El Padrino o Uno de los Nuestros. Con su temática principal basada en el mundo del crimen organizado controlamos a Vito Scaletta, un ex combatiente de la Segunda Guerra Mundial que, después de volver a casa en la ciudad ficticia de Empire Bay, decide involucrarse en negocios ilícitos con el fin de enriquecerse y cuidar de su familia.

El juego se cuenta de manera cronológica pasando por varias estaciones del año y épocas. Empezamos en los años 40 y se nos muestra una ciudad poco desarrollada, azotada por las tormentas de nieve propias del invierno. Los vehículos son muy básicos como debían serlo en la época.

En Mafia II ayudamos a Vito Scaletta a subir puestos en las organizaciones criminales de Empire Bay.

Cada elemento del escenario está pensado para cumplir su papel en la trama y las acciones del jugador tendrán una repercusión real en la forma en la que se juega. Por ejemplo, si se decide sacar un arma en público, no pasará mucho tiempo hasta que alguien denuncie y las autoridades se acerquen a nosotros para arrestarnos o bien pedir que enfundemos el arma. De la misma manera que los personajes que viajen con nosotros harán comentarios si sobrepasamos el límite de velocidad o nos saltamos un semáforo. Todo esto con el objetivo de permitir al jugador sentirse involucrado de manera realista en la historia.

El juego gira en torno al avance de peldaños de Vito en las distintas organizaciones criminales de la ciudad y nos muestra como funciona el mundo de corrupción y poder desde dentro de una familia mafiosa. Después de ciertos eventos, el juego da un salto a los años 50 que se ve reflejado en la ciudad, ahora más desarrollada, en plena primavera y con nuevos vehículos y vestimentas acordes a la época de crecimiento económico que experimenta el país. Incluso la música habrá cambiado para ofrecer los éxitos que sonaban en la radio en ese periodo del tiempo.

En sí el juego no cuenta la historia solo a través de las misiones, sino que lo hace con un entorno vivo plagado de detalles que reacciona a los actos del jugador, que en muchas ocasiones tendrán consecuencias. De esta manera el juego no solo nos cuenta la historia de Vito, sino también de Empire Bay. En general la saga Mafia suele tener buenas intenciones en la manera que desarrolla sus argumentos, pero es el nivel de detalle que hay en Mafia II el que lo posiciona en el primer puesto del podio por su excelente narrativa, personajes carismáticos y escenario creíble.

COMPARTIR: