24 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Algunos escritores sí se han atrevido durante las últimas décadas a hablar de la vida sentimental y los negocios del Rey Emérito, padre de Felipe VI

Estos son los libros más polémicos de la corte de Juan Carlos I: Autores como Peñafiel, Urbano, Conde, Balansó o Prado

Juan Carlos I.
Juan Carlos I.
La vida, los amores y los negocios de Juan Carlos I nunca han sido temas sencillos de tratar por los medios de comunicación. Durante años fueron incluso tabúes. Sin embargo, algunos autores han publicado libros que ponían en jaque su figura como los firmados por Jaime Peñafiel, Pilar Urbano, Juan Balansó, José García Abad, Rebeca Quintans o Mario Conde. Además, también algunos amigos han hablado de la vida del monarca en sus memorias, como Manuel Prado y Colón de Carvajal, su fiel "asistente".

Desde hace años existe una especie de subgénero literario que parece gozar de bastante éxito: los libros que versan sobre los aspectos más oscuros de la figura de Juan Carlos I, el Rey Emérito. Los negocios y la vida íntima del exmonarca suelen ser los puntos fuertes de estos libros. Asuntos que, hasta hace unos años, eran difíciles de encontrar en los medios de comunicación salvo algunas excepciones.

Durante los primeros años del reinado de Juan Carlos I no se publicaron libros que cuestionasen la figura del Rey o de otros miembros de la Casa Real. Posiblemente, el primero en abrir fuego fue el historiador Juan Balansó con su libro La familia real y la familia irreal que se centraba en contar los pasos dados por la saga Borbón desde la marcha al exilio de Alfonso XIII en 1931 hasta los fastos de 1992. Con la mezcla de rigor e ironía que le caracterizaron, Balansó acercaba al gran público los aspectos más desconocidos de la monarquía española. El éxito del libro hizo que publicara muchos más que se centraban en recordar las relaciones, siempre tensas, entre los miembros de la dinastía: La Corona vacilante, Trío de Príncipes o Los Borbones incómodos.  

En esos años también empezó Jaime Peñafiel a publicar sus libros. En especial tuvo repercusión lo que algunos llamaron con mala leche ‘trilogía republicana’ compuesta por Dios salve al Rey, Dios salve también a la Reina y ¿Quién salva al Príncipe?. En estas obras por primera vez contaba ciertos aspectos de la vida privada de los miembros de la realeza. Sin embargo, fue su libro Juan Carlos y Sofía: Retrato de un matrimonio (2008) el que se convirtió en una bomba al hablar de las infidelidades del Rey Juan Carlos y los problemas del matrimonio regio.

Este libro abordaba las infidelidades de Juan Carlos I.

Sin embargo, el primer libro con gran repercusión que se adentraba tanto en los negocios como en las amantes del Rey Emérito fue La soledad del Rey (2003) del periodista José García Abad. El libro era un repaso a los asuntos que ya se publicaron en Un rey de golpe a golpe de Patricia Sverlo. Este nombre era el pseudónimo de Rebeca Quintans. Muchos años después reeditó y amplió la información en Juan Carlos I: La biografía sin silencios. Los tiempos habían cambiado y, en su momento, se llegó a especular que tras el pseudónimo se encontraba Pepe Rei, periodista del conocido diario abertzale Egin.

Pilar Urbano en su díptico El precio del trono (2008) y La imprudente memoria (2014) planteaba asuntos espinosos sobre los primeros años de Juan Carlos I. En el primer libro contaba sus años a la sombra de Franco hasta llegar a ceñir la coronan. En el segundo ponía en jaque la actuación del monarca durante el 23-F, algo que ya había hecho el historiador Jesús Palacios en El Rey y su secreto (2011).

Cuando los amigos hacen memoria

En 2018 la editorial Almuzara sacaba después de diez años en un cajón el libro de memorias de Manolo Prado y Colón de Carvajal, el que fuera durante años el chevalier servant del monarca. Mucho se especuló sobre el posible contenido escandaloso del libro, pero realmente Manolo Prado lo que hizo en su autobiografía es blanquear la imagen del Rey y negar que cobrara comisiones.

Libro realmente polémico.

Peor debió sentar en Zarzuela el libro de Antonio L. Bouzá El Rey y yo (2007). Antonio L. Bouza es el nombre literario de Manuel Bouza Balbás, miliar íntimo amigo del Juan Carlos I que narra en su libro las aventuras extramatrimoniales del monarca, recreándose en su historia con Marta Gayá.

Más intimidades aún relataba una expareja de Juan Carlos, la condesa italiana Olguina de Robilant. Fue en Reina de corazones (1991), libro que se publicó mucho antes en Francia e Italia que aquí.

Libro que ponía en cuarentena el papel del Rey durante el 23-F.

Otros libros se han quedado en imprenta o nunca han salido del cajón de sus autores. Es el caso de las memorias de Sabino Fernández Campo, el que fuera durante años Jefe de la Casa del Rey y, dicen, el hombre que conocía todos los secretos del Juancarlismo. Dijo haberlas escrito, pero tras su muerte en 2008 nunca más se supo. También Mario Conde ha anunciado en reiteradas ocasiones que publicará un volumen sobre su amistad con el anterior Jefe de Estado. Una amalgama de personajes que, a retazos, completan la memoria de un período de la Historia de España que ya ha tocado a su fin.

COMPARTIR: