16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El danés, de 25 años, trabajaba en una fábrica de su Glyngore natal antes de pasar a ser profesional del deporte de las dos ruedas en 2019

El pasado de Jonas Vingegaard, ganador Tour de Francia: De trabajar limpiando pescado a ser el ciclista de moda

Jonas Vingegaard, campeón del Tour de Francia.
Jonas Vingegaard, campeón del Tour de Francia.
Tras proclamarse campeón del Tour de Francia de 2022, el danés Jonas Vingegaard está en boca de todos. Y más tras conocerse la historia de superación que hay detrás del ciclista del Jumbo Visma, que hasta hace apenas dos años era un auténtico desconocido y tan solo hace tres estaba trabajando en una fábrica de pescado. Hoy Vingegaard es el protagonista de una de esas historias que defienden que, si luchas por tus sueños, podrás hacerlos realidad.

Jonas Vingegaard es uno de esos protagonistas inesperados que aparecen en el deporte y que tienen una historia que merece la pena ser contada. Hace apenas unos días, el ciclista danés se proclamó campeón del Tour de Francia 2022 contra todo pronóstico. El ciclista del Jumbo Visma empezó a ganar fama durante la misma competición el año pasado.  

En el pasado Tour se estrenó como ayudante de Primoz Roglic, pero su equipo perdió a su líder y fue entonces cuando salió a relucir el verdadero carácter del danés, que hasta ese momento solo había competido para resguardar a sus líderes. En la etapa del Mont Ventoux consiguió descolgar a Tadej Pogacar y fue entonces cuando el nombre de Vingegaard comenzó a brillar, consiguiendo acabar el Tour en segunda posición.

Sin embargo, antes de su aparición en 2021 Vingegaard trabajaba, hace apenas tres años, en su Glyngore natal, en una fábrica de pescado. Eso sí, sin dejar nunca su sueño de lado. Cuando salía de la pescadería entrenaba durante más de cuatro horas con la bici. "Tener que entrenar después de todo el día trabajando en la fábrica forjó mi carácter, eso me ayudó mucho".

Lo cierto es que su trabajo en la fábrica de pescado fue parte del "entrenamiento" impuesto por el primer equipo ciclista que se fijó en él, el ColoQuick. Los directores del equipo le recomendaron buscar un trabajo que le obligara a tener una rutina y durante dos años trabajó en la fábrica desde las 06:00 hasta el mediodía, para después salir a entrenar.

Dado todo el revuelo creado por su historia, el ciclista danés contó que “En primer lugar, terminé la escuela en 2016. Luego tienes que trabajar. Primero fue en la lonja de pescado y creo que trabajé allí casi un año. Luego tuve una lesión y no pude trabajar por un tiempo. Cuando regresé, comencé a trabajar en una fábrica de pescado”.

Vingegaard, que hasta poco antes de recibir la llamada del Jumbo limpiaba pescado, ha recordado que “Trabajé allí hasta el verano de 2018. Y me uní a este equipo en 2019. Así que medio año antes de unirme al equipo todavía estaba trabajando”.

Una gran afición por el ciclismo

La afición por el ciclismo de Vingegaard le viene desde pequeño, y él mismo se encargó de contagiar la afición por este deporte a sus padres y hermana. Hasta el punto de convencerles de comprar una autocaravana e ir de vacaciones los veranos a Francia para ver el Tour.

Y es que, para el ciclista danés esta es su competición más especial. Jonas tuvo claro que quería ser ciclista a los 10 años, cuando el Tour de Francia pasó cerca de su país y sus padres le llevaron a ver una de sus etapas. Allí un club ciclista local le invitó a subir al rodillo. "Eres bueno", le dijeron.

En 2011, Vingegaard se enganchó aún más, ya que el Giro y el Mundial pasaron, otra vez, por su país. Al poco tiempo le llamaron del ColoQuick, el equipo referente danés, donde poco a poco fue puliendo su perfil de escalador.

Desde un principio no fue una estrella, pero se dio cuenta de que quería convertirse en profesional. Antes, su madre le animó a seguir cuando quiso dejarlo: "Por ella y por mi pareja Trine (con la que tiene un hijo) sigo aquí", cuenta el ciclista.

Tour de Francia 2022: Jonas Vingegaard:

Jonas Vingegaard, junto a su esposa.

Finalmente, tras muchos años de sufrimiento ahora parece que llega el éxito de Vingegaard. El ciclista danés, cuya mentalidad y su trabajo aerodinámico son las claves de su éxito, parece no tener techo tras haberse convertido en el segundo en su país en ganar el Tour.

Su historia ha marcado a los aficionados del deporte que no pueden creer que un joven que hace tres años se encargaba de limpiar pescado, haya ganado la competición ciclista más prestigiosa de la historia.

COMPARTIR: