20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cantante falleció en 1973 en pleno éxito, cuatro años después de haber firmado un importante contrato discográfico

Nino Bravo: se cumplen 46 años del adiós de la voz más prodigiosa de la canción ligera española

Nino Bravo.
Nino Bravo.
Hace 46 años se apagaba de una las voces más prometedoras de la música española y desde luego, la más potente de la canción ligera de los 60 y los 70. Así como otros nombres de la época se han olvidado, Nino Bravo sigue vigente gracias a las continuas revisiones de sus trabajos y canciones, que década a década son redescubiertos por una generación nueva.

Luis Manuel Ferri Llopis, nació el 3 de agosto de 1944 en un pequeño pueblo valenciano llamado Aielo de Malferit. Desde la temprana edad de cuatro años creció en el barrio de Sagunto de Valencia. Admirador desde siempre de Luis Mariano y con posteridad de Tom Jones, tuvo sus primeros contactos con la música ligera cuando, muy joven aún, formó parte del trío semi-profesional Los Hispánicos, para pasar después a integrar Los Superson, con quienes comenzó a actuar con cierta frecuencia en fiestas y locales de verano de la Comunidad Valenciana.

En marzo de 1969 realizó su presentación en el Teatro Principal de Valencia con un repertorio en el que destacaban versiones de los éxitos del momento, basadas principalmente en canciones de Tom Jones, Engelbert Humperdinck y John Rowles. Las buenas críticas recibidas le animaron a suscribir contrato por cinco años con el sello Fonogram, a razón de un fijo de cinco mil pesetas por canción grabada y un 4% de royalties de las ventas de sus discos.

El single de debut contenía dos temas del prestigioso autor Manuel Alejandro (Como todos y Es el viento), aunque el éxito llegaría en el verano de 1970, con el tema Te quiero, te quiero, de Rafael de León y Augusto Algueró. Fue su primer número uno de ventas en España y una de las canciones más populares del año en toda Sudamérica. El éxito continuaría con Noelia, y en meses sucesivos su presencia comenzó a ser habitual en programas de televisión y festivales como el de Río de Janeiro o Atenas.

En ese mismo año participó en el concurso televisivo Pasaporte a Dublín que tenía como objetivo representar a España el Festival de Eurovisión de 1971 que se celebraba en la capital irlandesa. En el programa participaron junto a Nino artistas como Rocío Jurado, Conchita Márquez Piquer, Junior o Encarnita Polo. La ganadora con la canción En un mundo nuevo fue Karina.

Tras la edición de su primer álbum en 1970, su popularidad creció de manera imponente. En 1972 comenzó a colaborar con el equipo de autores formado por José Luis Armenteros y Pablo Herreros, quienes le proporcionaron dos nuevos éxitos en su carrera, Un beso y una flor y Libre, temas compuestos especialmente pensando en las características de la voz del intérprete valenciano.

Pero justo en el momento en el que Nino Bravo alcanzaba su madurez como artista, un accidente de tráfico acabó con su vida en abril de 1973. La noticia trascendió más allá de su nutrido grupo de admiradores y le convirtió en un mito, cuyo prestigio se mantiene hasta la actualidad. Su canción América, América alcanzó de nuevo el número uno después de su fallecimiento y, en adelante, las reediciones de sus grabaciones han mantenido vivo su recuerdo.

A finales de 1995, su discográfica de siempre, que nunca tuvo la ocasión de ver cumplido aquel primer contrato de cinco años firmado por el artista, publicó un álbum homenaje para celebrar el cincuenta aniversario del nacimiento del cantante. El compositor y arreglista Juan Carlos Calderón revisó los temas más populares del repertorio de Nino Bravo y gestó un álbum doble donde redigitalizó veinticuatro canciones e hizo arreglos nuevos de otras seis que fueron incorporadas como duetos del artista fallecido y destacadas estrellas de la música española de los noventa. Los elegidos fueron Paloma San Basilio (Te quiero, te quiero), El Consorcio (América, América), Francisco (Libre), Javier Andreu de La Frontera (Un beso y una flor), Sergio Dalma (Cartas amarillas) y Lolita (Esa será mi casa).

El resultado tuvo tanto éxito que, dos años después, Calderón preparó un segundo volumen doble, Duetos 2, corrigiendo y aumentando su anterior revisión. Esta vez los duetos fueron siete y los elegidos para interpretarlos Eva Ferri, Marcos Llunas, Sandra Morey, el Dúo Dinámico, Mocedades, Raphael y María Conchita Alonso. Además, Calderón compuso Dicen, un homenaje in memoriam del músico desaparecido cantado por los artistas citados, salvo el Dúo Dinámico, a los que se añadieron Michelle y María Caneda. Como atractivo extra, este segundo volumen incluyó la recuperación remasterizada de dos temas poco conocidos de Nino Bravo: Te amará y ¿Quién eres tú?, que en su momento sólo se editaron en el antológico Grandes voces en español.

Por su cuenta nuevos artistas comenzaron a versionar el repertorio de Bravo, sobre todo el grupo Seguridad Social con su versión rockera de Libre, o El Chaval de la Peca en una versión pop del mismo tema que también fue utilizada en un anuncio de televisión de una empresa de telefonía móvil. Estos artistas se han encargado de que continuamente su figura se revisite y, gracia a ello, no caiga en el olvido.

 

COMPARTIR: