28 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La plataforma audiovisual apuesta fuerte por la vida de este anarquista navarro que estafó 20 millones de dólares con cheques falsos al Citybank

Netflix rueda una película sobre Lucio, el albañil español que robó millones a los grandes bancos

/ Lucio Urtubia
La vida del mítico anarquista navarro Lucio Urtubia va a ser llevada al mundo del cine gracias a Netflix, que ha arrancado esta semana un biopic sobre este albañil que estafó al Citybank con cheques falsos por valor de 20 millones de euros.

El cineasta Javier Ruiz Caldera ha aparcado sus comedias habituales para llevar al cine la vida y milagros del histórico anarquista Lucio Urtubia, que será interpretado por Juan José Ballesta gracias a la apuesta de Netflix.

'Un hombre de acción', que así se llama el biopic, ha arrancado esta semana su rodaje y el director Ruiz Caldera parece muy ilusionado con el proyecto porque, según él, "la vida de Lucio Urtubia, un anarquista, atracador y falsificador, pero sobre todo, como él se definía, albañil, es un material espectacular para hacer una película".

El director de 'Anacleto' asegura que "estamos tan acostumbrados a ver thrillers policíacos donde los protagonistas son ladrones con sombreros rebosantes de glamour que ver a Lucio, un experto alicatador, con las manos sucias de yeso y pintura, como líder de una banda que puso en jaque al banco más poderoso de mundo es de lo más refrescante y original".

Y afirma que 'Un hombre de acción' mostrará "la historia de la pulga contra el elefante, de David contra Goliat. Se habían escrito libros y rodado documentales sobre él. Incluso se había hecho un cómic. Ahora ha llegado el momento de hacer la película inspirada en esa gran aventura que fue la vida de Lucio Urtubia".

Este mítico anarquista también es noticia porque el mes pasado Vitoria le dedicó un mural pintado por Roc Blackblock en el barrio de Errekaleor. "Mi suerte fue la pobreza, porque no tuve que hacer ningún esfuerzo para perder el respeto a todo lo establecido", señala el texto que incluye esta pintura.

El albañil que se codeó con lo más granado del siglo XX

La formación política ARIZ dice de Urtubia que fue un "hombre ribero conocido mundialmente por su carácter antifascista y anticapitalista a lo largo de su vida. Nació en Cascante en el año 1931 y se trasladó a Paris en el año 1954, codeándose a partir de entonces con personalidades como el Che Guevara, Eldrige Cleaver, Albert Camus…".

También destaca "la gran estafa que realizó a través de falsificaciones de cheques de viaje que endosó al First National Bank, ahora Citybank. Fueron 20 millones de euros de aquella época, que invirtió en las gentes que lo necesitaban".

La agrupación ribera señalaba que "de ahí nace el apodo que recibió de 'Bandido Bueno' o el 'Zorro Vasco'. Desde su Ribera queremos reconocer la labor de este trabajador de la construcción y militante anarquista, luchador infatigable de causas justas".

Su vida, también al teatro

La ajetreada vida de Urtubia también se repasará en el teatro mediante la obra 'Lucio: una reflexión escénica'. Cuenta Diario de Noticias que la producción une la música de The New Jazz Collective con la historia que el ilustrador Mikel Santos Belatz plasmó en su novela gráfica 'El tesoro de Lucio' para acercar de nuevo el mensaje de Lucio, en un espectáculo dirigido por la dramaturga Martina Cabanas.

Lucio Urtubia. 

Este proyecto se estrenará el 23 de septiembre y adaptará el comic de Mikel Santos Belatz, feliz con esta obra: "Con este proyecto vuelvo a escucharle y me cuenta al oído todas esas anécdotas e historias. Y vuelve a decir: tenemos que hacer".

Pobre

Lucio Urtubia contó cómo se echó al monte cuando era apenas un niño: "Nací pobre en la España de los años 30. ¡Nos mataban de hambre! Ni alpargatas teníamos. Con 12 o 13 años ya me llevaban a la cárcel por hacer simples travesuras".

"Mi madre no podía pagar la multa de cinco pesetas, y allí me quedaba. Pero no guardo rencor a nadie. No sé odiar. Me empujaron a defenderme. Desde niño, cruzaba la frontera hispanofrancesa con mis hermanos para hacer contrabando por supervivencia. Después, en la mili, vacié un almacén de la compañía y tuve que huir a Francia", añadía.

En Francia comenzó a trabajar como albañil, "que ha sido la profesión de mi vida. Me jubilé a pie de obra", añadía. También explicó en qué se gastó los millonarios botines: "Ese dinero era para causas justas, jamás para mí. ¡Era un honor y un placer vaciar la caja! Eso sí, sin hacer daño a nadie, en eso fui inflexible".

COMPARTIR: