10 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La representante de Almería y el de Extremadura se hacen con el título de miss y mister oficiales en Marina D’Or este pasado fin de semana

Los certámenes de belleza tras las mascarillas: Ana García y Manuel Romo, elegidos los más guapos de España

El Cierre Digital en Ana García rodeada de sus damas de honor.
Ana García rodeada de sus damas de honor.
Este pasado fin de semana ha tenido lugar la gala de Miss Mundo España y Mister Internacional España 2020, cuyos ganadores irán, el año que viene (por la situación actual) a Miss Mundo y Manhunt Internacional, respectivamente. Son la almeriense Ana García y el extremeño Manuel Romo. La modelo Sofía del Prado Miss Universo España 2017 ha ejercido de cronista de lujo para elcierredigital.com.

La gala masculina se realizó en el viernes 24 de Julio en Oropesa del Mar, concretamente en Marina D’or, sede tantos años de la belleza española. El ganador del título fue el representante de Extremadura, Manuel Romo. Con su 1.92 de estatura se impuso ante los otros 50 participantes. Es graduado en Administración y Dirección de Empresas y Derecho y actualmente vive en Lisboa, gracias a una beca concedida por la UE para jóvenes emprendedores. El primer finalista fue el representante de Ourense y el segundo finalista, representante de Granada. Una decisión que sin duda complicó la vida al jurado que se reunía en Marina D’or ya que hubo triple empate y fue el presidente del jurado quien tuvo que efectuar el desempate.

La elección de las féminas fue más determinante. La representante de Almería, Ana García, se impuso de manera holgada ante sus 51 rivales. Tiene 23 años y estudia derecho por la UNED. La primera finalista fue Valladolid y la segunda finalista Barcelona, ganadora además de la prueba de proyecto social.

Ana García, representante de la belleza española.

Quizá lo que más llame la atención de este concurso es que ha sido el primero celebrado en esta nueva normalidad, en tiempos de COVID-19. Cierto es que las fechas ya estaban cerradas desde hace meses y la organización, siempre asesorada y guiada por el Ministerio de Sanidad, ha decidido seguir adelante con el concurso, respetando las medidas y protocolos de higiene y protección que se dictan desde el mismo.

Una concentración atípica sin duda, pues desde la llegada de las misses y misters el domingo 19 de Julio, han tenido que competir siempre con mascarilla y respetando la distancia de seguridad. Sólo se quitaron la mascarilla para la entrevista personal del jurado y la gala final en su desfile individual.

Durante la semana, los representantes de belleza de las distintas provincias españolas se enfrentaron a diferentes pruebas: la prueba de deporte, la prueba de talento, top model y belleza con propósito (este último sólo en el caso de ellas). Pruebas que evidencian que los concursos de belleza han cambiado. Ya no se busca a la más o el más guapo/a, si no a una persona completa, capaz de ser embajador/a de la marca a la que representan y con la que trabajarán durante un año y sobre todo pueda realizar un papel destacado en el certamen internacional.

Manuel Romo, ganador del certamen masculino, en el centro de la imagen.

Médicos, ingenieros/as, policías, abogados/as, enfermeros/as y un sinfín de profesiones que sin duda, marcan la diferencia con el concepto que aún se tiene sobre las competiciones de belleza. Dos de las pruebas que sin duda diferencian a este certamen es la del proyecto social y la prueba de talento. La primera consiste en definir un proyecto social en el que la miss esté involucrada y colabora, siempre con el objetivo de dar visibilidad y usar su voz para ayudar a los demás. El proyecto social ganador fue el de la representante de Barcelona, Sábela Álvarez, médico, que consistía en explicar sus vivencias como profesional sanitario durante la pandemia del Covid-19. Un proyecto que emocionó a todos los asistentes de la gala.

La prueba de talento la ganó la representante de Tarragona, quien tuvo la oportunidad de actuar en directo en la gala final ante los asistentes que allí se encontraban. Y como guinda a toda la semana, una prueba de la que no se salva ningún candidato a cualquier certamen del mundo: la entrevista con el jurado. Una entrevista personal donde los miembros del jurado pueden conocer mejor a cada candidato/a para que la elección sea lo más acertada posible. Preguntas sobre idiomas, cultura general, formación, preparación, aspiraciones que hacen de la entrevista una de las más temidas por ellos y ellas y cuyos nervios se sienten en la sala minutos previos a la misma.

He tenido la oportunidad de asistir a la concentración durante los días previos y a las galas finales, compartir tiempo con ellos/as, con el jurado y la organización nacional y puedo confirmar que, sin lugar a dudas, ambos ganadores este año son dignos merecedores del premio y estoy segura que trabajarán para dejar a España en buen lugar.

Aunque pareciera imposible, el certamen ha sabido adaptarse a esta nueva normalidad y ha dado ejemplo de cómo se pueden seguir celebrando eventos respetando todas las medidas de seguridad. El COVID-19 esta vez no ha vencido. Desde aquí, le deseo toda la suerte del mundo a los dos ganadores en esta nueva aventura y espero que la próxima vez que se celebre un concurso de belleza sea sin mascarilla y pueda disfrutarse la esencia del mismo.

COMPARTIR: