20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Jaime Peñafiel: "Como madre está preocupada por sus hijas, pero las protege en exceso y eso no sirve para nada, debería permitirles su desarrollo"

Letizia Ortiz cumple 48 años como principal activo de una monarquía acosada por los escándalos

Letizia Ortiz.
Letizia Ortiz.
Hace 15 años la entonces princesa Letizia era el personaje de la Casa Real más machacado por los medios de comunicación, hoy, mientras que los representantes de la monarquía en sus sentido más tradicional están acosados por escándalos, como la Infanta Cristina o el el Rey Emérito, la imagen de la consorte es completamente distinta. Para muchos su carácter fuerte y decidido es el mejor timón de Felpe VI para sortear los escándalos que ponen en peligro la continuidad de la institución.

Nada se sabe sobre cómo celebrará la Reina Letizia su 48 cumpleaños. Lo cierto es que, tras un complicado verano marcado por la crisis del Rey Emérito y la pandemia del Covid-19, los Reyes han retomado la agenda ante un otoño que, como el futuro en general de la institución y del país, se plantea entre incertidumbres.

Llega la consorte de Felipe VI a sus 48 años en un momento en el que su figura se ha tornado en fundamental para la Corona. Tras apartar de la misma todo lo que recuerda a Juan Carlos I, hoy Felipe y Letizia forman un binomio perfecto unidos por una causa común: Que la monarquía sobreviva al mar de escándalos. Al fin y al cabo, la permanencia de la institución supone que algún día llegue al trono su hija Leonor.

"La obsesión de Letizia es llegar a ser Reina Madre. Que su hija se siente en el trono", asegura Jaime Peñafiel a Elcierredigital.com. El periodista ha sido siempre uno de los más críticos con la mujer de Felipe VI y, aunque valora la evolución de Letizia, cree que se excede en su papel de madre. 

Jaime Peñafiel.

"Como madre está preocupada por sus hijas pero las protege en exceso y eso no sirve para nada. Es un ejemplo de madre que habla por su hija y eso no es bueno. Debería permitirles su desarrollo", añade.

De periodista a Reina

La transformación de Letizia Ortiz Rocasolano la periodista que llegó, decían, para romper el status quo de monarquía, en la perfecta consorte se ha producido ante los ojos de la ciudadanía y una Prensa que no siempre se lo puso fácil. Cuando se anunció su compromiso con el entonces Príncipe Felipe en noviembre de 2003 no tardó en convertiste en la diana de todos los dardos.

El ‘sarampión’ que otras monarquías europeas ya habían atravesado y asimilado, que su futuro pasa por mujeres que no son de la realeza, en España parecía alcanzar el punto de anatema. Durante muchos años fue el flanco débil de la institución. Hoy se han vuelto las tornas y es posiblemente la única valorada en positivo por los sectores habitualmente contrarios a la monarquía.

"En las Casas Reales han entrado unas mujeres nuevas que han renovado las monarquías pero también las han vulgarizado", reflexiona Peñafiel. Lo cierto es que su biografía era una rara avis en la endogámica corona española. Nacida el 15 de septiembre de 1972 en Oviedo, Letizia, escrito con Z por un error en el registro, era hija de un técnico de radio, Jesús Ortiz, y una enfermera, Paloma Rocasolano. Su vinculación con el periodismo le venía por su abuela paterna Menchu Álvarez del Valle locutora en su Asturias natal en los años en los que la radio en España apenas contaba con mujeres importantes y que, siendo el medio de comunicación más importante, sorteaba la censura entre concursos, radionovelas y programas de discos dedicados. Ya en su infancia Letizia participó en programas estudiantiles. Era la mayor de tres hermanas. Le seguían Telma y la malograda Érika.

Felipe y Letizia. 

Formaban la familia clásica de la incipiente clase media española. Eran trabajadores, de posiciones políticas de centro-izquierda y con una relación con la religión católica a medio camino entre el laissez-faire que marcaba la tradición y la indiferencia. Vamos, la familia española estándar. Por la vena asturiana quien más disgustos daría a la hoy Reina es su polémica tía Henar Ortiz, hoy azote de la monarquía desde Twitter.

La familia se trasladó a Madrid buscando una mejor posición económica como tantas otras. En la capital Letizia se convertiría en una joven licenciada en Periodismo que tuvo una trayectoria fulgurante hasta su llegada a la conducción de los informativos de TVE en la era Urdaci. Fue en 2003 cuando se comunicó su compromiso con el entonces heredero al trono.

Desde entonces han pasado muchas cosas y su imagen ha dado la vuelta y ha pasado de ser el elemento más criticado de la Casa Real a ser considerada por muchos, la salvación de la monarquía.

"Letizia no ha engañado a nadie. Siempre se ha mostrado tal y como es. Es cierto que, a veces, su carácter es endiablado y eso no es bueno y ella es la responsable en gran medida de que Felipe se saltara la presunción de inocencia con su padre. Sin embargo, de cara al futuro puede que ella sea la clave", asegura Peñafiel. "Yo le recomendaría que recordara que sólo es la consorte. La Jefatura del Estado no es bicéfala y que no quiera ser ella la titular", remata el veterano periodista. 

Lo cierto es que en España las coronas siempre han caído por culpa de los propios monárquicos. Tampoco sería tan extraño que de una crisis salvara la institución una mujer de familia republicana. 

COMPARTIR: