30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En el día del Orgullo, la primera diputada trans en España por el PSOE habla alto y claro sobre cómo está la situación de los derechos

Carla Antonelli, exdiputada LGTBI: “Seremos libres cuando toda sigla del colectivo lo sea”

El Cierre Digital en
/ Carla Antonelli, primera diputada trans por el PSOE.
Con motivo de la celebración del día del Orgullo, la exdiputada Carla Antonelli habla para elcierredigital.com. Conocida como uno de los rostros más relevantes para conseguir la libertad como un derecho, la igualdad como una obligación y la dignidad como fundamento, la primera diputada trans en España por el PSOE habla alto y claro sobre cómo está la situación de los derechos LGTBI en nuestro país.

Hay pocas personas que hablen con la claridad y contundencia con la que lo hace Carla Antonelli, sin olvidarse sujetos, predicados y complementos varios. Como uno de los rostros más relevantes para conseguir la libertad como un derecho, la igualdad como una obligación y la dignidad como fundamento, la primera diputada trans en España por el PSOE (2011-2021) habla alto y claro con Elcierredigital.com sobre cómo está la situación de los derechos LGTBI en nuestro país. Hoy, Día del Orgullo en todo el mundo, debería ser un tiempo festivo en el que no existiera ningún tipo de fobia.

-En plena cultura de la cancelación, ¿en qué estado se encuentran los derechos LGBTI?

-Ayer, 27 de marzo, el Consejo de ministros aprobó en segunda vuelta la Ley Integral Trans y LGTBI, que se va a enviar nuevamente a las Cortes. Es un paso importantísimo porque se trata del derecho a la autodeterminación y despatologización, dos temas que se los querían cargar. Pero aún quedan cosas que se han quedado en el tintero, que estaban tanto en el texto original como en el que redactamos en 2017 la diputada Lola Galopar y yo. En 2019 salió una ponencia donde el Ministerio de Igualdad cogió esa parte para el cambio registral de nombre y sexo que luego se trasladó a la Ley Integral.

-¡Qué pena!

-Sí. A pesar de que el Ministerio de Justicia y el Ministerio del Interior realizaron varios informes positivos, se han quedado atrás las personas no binarias y la franja de menores se ha alterado. Los menores de 12 años no tienen derecho a cambio registral de nombre y de sexo, entre los 12 y los 14 se ha de hacer por trámite judicial y de los 14 a los 16 se necesita la autorización de padres y tutores. Antes era de los 0 a los 12 años con los padres o tutores junto con la comprensión del menor del acto a realizar; entre los 12 y 16 años lo pedía el propio menor con asentimiento de los padres y a partir de los 16 años lo pedía solo el implicado. Esto se ha quedado por el camino.

-Lo importante es seguir avanzando.

-¡Por supuesto! Con la autodeterminación y despatologización se quita cualquier requisito de diagnóstico de euforia de género que, por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que no era trastorno, ya que se estaba exigiendo un diagnóstico médico de una enfermedad que no debió existir y que ya no existe. ¿Conclusión? Mientras una sola de las siglas no sea libre, ninguna seremos libres. Por tanto, la lucha continúa. Y aviso para navegantes, aquellos padres que están pretendiendo curar a sus hijos LGTBI y trans, que a veces dicen que ser lesbiana es bueno y que ser trans es terrible, todo estará tipificado y penado.

-Es terrorífico que aún estemos así.

-Pero si ya hay comunidades autonómicas que han tipificado estos temas como faltas muy graves, con multas de hasta 150 mil euros. Va a ser necesario en el marco estatal. Pasito a pasito. Todavía no hemos sobrepasado la meta.

-Hay gente que critica que esta lucha ha sido político-ideológica.

-Con respecto al negacionismo, la transfobia galopante de los últimos años y la cultura de la cancelación nada ha sido ideológico, que nadie engañe o se engañe. Lo que se ha hecho ha sido cuestión de meras ambiciones políticas, de cuotas y peleas por espacios de poder donde nos han sacudido, vapuleado y reventado contra las paredes al colectivo de personas trans, especialmente, a las mujeres trans. Es indecente y asqueroso. Cada cuál sabe las piedras que carga en su mochila. La razón es tozuda y el tiempo se encarga de poner a todos en su sitio. Nosotros siempre estuvimos en el lado correcto de la historia y este es avanzar en derechos e igualdad. Estas leyes no le quitan nada a nadie.

La activista y exdiputada Carla Antonelli.

-La Andalucía socialista se ha vuelto azulada; Vox va ganando terreno; en Francia, Marine Le Pen es la tercera fuerza… ¿ante qué panorama nos estamos enfrentando?

-Al panorama cíclico de los tiempos en los que han existido momentos convulsos sociales. Este es el caldo de cultivo perfecto para que aparezcan todo tipo de seres mesiánicos manifestando lo que la gente quiere escuchar y que nos dicen la capacidad que tiene el ser humano de involucionar dentro de su propia evolución. Hemos de conocer nuestras historias porque todos, todas y todes hemos de aprender de ellas para no repetir. No va a ser con nuestro silencio y docilidad. Si hemos llegado desde allí hasta aquí no es para ahora, ni para meternos en armarios… Si no pudieron en su tiempo, mucho menos ahora.

-¿Se enfoca correctamente desde la nueva ficción la temática LGTBI en series como Elite, Luimelia o 100 días para enamorarse?

-Ha habido una gran evolución desde que hace años había aquellos finales moralizantes en los que la persona LGTBI se suicidaba, era atropellada por un coche o se caía de un puente. Poco a poco se ha ido normalizando. Hemos pasado del ‘reírse de’ a ‘reírse con’, que no es poco. Cada vez más concienciación, pero a veces hay cosas que chirrían a las que les meterías cinco litros de aceite.

-Sin embargo, no abundan mucho los estilos narrativos como el expuesto por El muro rosa (2011) que, a través de la dirección de Enrique del Pozo y Julián Lara, puso sobre el tapete la fragilidad de la memoria histórica (en este caso, la del arcoíris).

-Hace falta máxima memoria para no olvidar y no repetir. Es fundamental que queden plasmadas nuestras historias para saber de dónde venimos. No hay futuro posible si no recogemos todo aquello con lo que se ha ido avanzando con nuestras propias experiencias. El presente es producto del ayer y el mañana es producto del hoy. Y porque fuimos, hoy somos. Y porque hoy somos, mañana seremos.

COMPARTIR: