09 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"En mi cara nadie se atreve a decirme nada, pero luego me entero de muchos comentarios machistas", afirma la inspectora.

La primera policía presidenta de una plaza de Toros: Genoveva Armero, Jefa de la Unidad de Familia y Mujer en Albacete

Genoveva Armero.
Genoveva Armero.
En mayo de 2017 Genoveva Armero se convirtió en Presidenta de la plaza de toros de Albacete, compartiendo el puesto con su compañero Joaquín Coy. Armero es una de las primeras mujeres con un cargo así, siguiendo la estela de otras pioneras como Anabel Moreno en la Maestranza de Sevilla. Genoveva Armero es, además, inspectora de policía de la Brigada Provincial de la Policía Judicial y jefa de la UFAM (Unidad de Familia y Mujer de la Policía Judicial) en la ciudad manchega.

La inspectora de policía Genoveva Armero ha dado muestras en la última Feria taurina de Albacete de ejercer, una vez más, la presidencia de la plaza de toros de la ciudad manchega haciendo cumplir de manera rígida el reglamento por encima de criterios personales y de críticas, en ocasiones, más centradas en su condición de mujer que en su forma de ejercer su cargo.

Este año la Feria de Albacete parece haber estado gafada.

Los toros han estado bien presentados, pero no han dado el juego que esperábamos. Actuaciones rotundas para mi juicio la de Emilio de Justo y en los rejones con Diego Ventura. En general, esta feria ha pasado con más pena que gloria. Me gustaría destacar que los los hombres de plata (los banderilleros Javier Ambel, Curro Javier o Mariano de La Viña) han tenido una actuación estelar.

Se ha echado en cara la falta de nombres llamativos en los carteles

Emilio de Justo, que vino a sustituir al peruano  Roca Rey por su lesión, ha sido para mí la mejor faena y la mejor estocada. Por eso, un buen nombre no asegura nada. Enrique Ponce ha pasado con más pena que gloria. No le dieron juego los toros. El tiempo tampoco ha acompañado. Han sido muchas las circunstancias.

Su negativa a entregarle la segunda oreja al torero local Rubén Pinar ha generado mucha controversia. ¿A qué cree que se debe?

El primer toro que tuvo fue el mejor de toda la feria. No le concedí la segunda oreja porque para mi punto de vista no estuvo rotundo. Con la muleta hizo una faena de cinco minutos escasos. No supo sacar todo el partido al toro que le tocó. Respecto a las críticas, hay que destacar que el público de esa tarde era más de paisanaje, al ser el chico de Tobarra. La gente que venía no era el público habitual. El toro estuvo por encima del torero, bajo mi criterio. La presidencia tenía claro los criterios marcados y, a partir de ahí, hay que ser honesto con ellos. La primera oreja es del público y eso no se lo negaré nunca, la segunda es competencia de mi presidencia y ahí hay que tener en cuenta muchos factores para ser lo más objetivo posible.

¿Cree que hay machismo en esas críticas?

Lo desconozco. Si te puede decir que en publicaciones como Mundotoro, sí que se han fijado en el hecho de ser mujer. Yo sigo unos criterios muy claros, en los cinco festejos que he presidido he querido dejarlo claro.

Genoveva Armero presidiendo la plaza de toros de Albacete. 

Cuando llegó a la presidencia aseguró que el mundo taurino no era machista sino masculino. ¿Sigue pensando igual?

Cuando empecé no pensé que sería un mundo tan machista. En mi cara nadie se atreve a decirme nada. En los corrales estoy con ganaderos, toreros o mi equipo gubernativo y son todos muy correctos y educados. Al ser la máxima autoridad se cuidan mucho. Ahora, fuera de cámara… me entero de muchos comentarios que si rezuman machismo. Pero en el cara a cara no me dicen nada. También en la prensa he notado mucho. Parece que ha resurgido cierto machismo. Un presidente de una plaza es como un juez y tiene que aplicar un reglamente al margen del género.

"Para prevenir la violencia de género lo principal es centrarse en la gente joven y que los conceptos de igualdad y de respeto se transmitan"

Precisamente de usted recalcan lo rígida que es ejerciendo su labor.

Hay que empezar rígido, luego siempre hay tiempo de ser más laxo. Los toros son un espectáculo público con su reglamento, aunque siempre hay un margen de subjetividad e interpretación. Aunque, quiero recalcar que el género no importa. Si hubiera otra copresidenta y no un copresidente seguro que también habría habido distintos puntos de vista.

¿Por qué la mujer no se acerca al toro de forma profesional?

La mujer queda limitada al público. Sólo en los equipos veterinarios hay alguna. Posiblemente lo perciban como muy masculino y ese les marque una barrera. También es verdad que lo mío viene facilitado por la profesión. Las plazas las suele presidir cargos importantes de la Policía Nacional y yo soy inspectora y comparto la presidencia con Joaquín Coy, inspector ya retirado. Llama la atención porque siempre lo que no es habitual se hace raro. En la Edad Media estaba prohibido que la mujer toreara. De hecho, una de las primeras toreras se travestía de hombre vendándose el pecho. Al final, el tiempo hace que todo evolucione.

¿Cómo ve el hecho de que se esté ideologizando el mundo taurino?

Se está vinculando mucho a la derecha y creo que el mundo de los toros no debe entender de ideología. También está la moda del animalismo. El respeto debería presidir todo. Me gustaría que esa gente visitara un matadero. Hay mucho populismo en esto. Se están educando a los niños en que a los toros se va a disfrutar del maltrato de un toro y nada más lejos de la realidad. Deberían saber cómo viven los toros de lidia. Hasta los cuatro o seis años viven como reyes.

Genoveva Armero es también jefa de la UFAM (Unidad de Familia y Mujer de la Policía Judicial).

¿Cómo se combina presidir una plaza de toros con su trabajo al frente de la UFAM (Unidad de Familia y Mujer de la Policía Judicial)?

Yo marco mucho la diferencia entre ambas ocupaciones. Es que como si fuera dos personas distintas. Te das cuenta que en ambos mundos subyacen conductas machistas que es la base de la violencia de género. De hecho, donde se dan más este tipo de delitos es en gente de otras culturas, como hombres de países latinoamericanos, donde todavía se considera que la mujer está por debajo del hombre en derechos. También pasa en la etnia gitana donde el hombre es lo más importante. Sin machismo no había violencia de género. También los medios ayudan a eso. Si uno se fija los medios venden a la mujer que va a la corrida como una señora estupenda más preocupado en lucirse que en disfrutar de la corrida. Como en todos los ámbitos la mujer ha llegado al mundo de los toros para quedarse.

Pancarta del público de la plaza de Albacete a favor de Genoveva Armero. 

Se está dando mucha importancia a la prevención con respecto a la violencia de género. ¿Qué pasos hay que seguir en este sentido?

Lo principal es centrarse en la gente joven y que los conceptos de igualdad y de respeto se transmitan. A partir de los 14 años ya hay una capacidad cognitiva para saber lo que se hace. A las niñas les recordamos que amar no es controlar. Que no tienen por qué informar a su pareja de todo. Hay chicas que envían como prueba de amor la ubicación cuando salen con amigas a sus novios. Eso es un control innecesario. Cada mujer tiene que dar las explicaciones hasta donde quiera y eso lo tienen que aprender. También hay un proceso de transculturización. Nuestros hijos están con niños de otras culturas más machistas y nosotros tenemos que dejarles claros cuales son los valores correctos. 

COMPARTIR: