07 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se han aliado para prevenir los ciberataques y activar el sistema biométrico, basado en el reconocimiento del usuario por la huella dactilar o facial

Iniciar sesión sin contraseñas en los móviles: Apple, Google y Microsoft crean un sistema

Reconocimiento facial
Reconocimiento facial
La mayoría de personas utilizan una misma contraseña para todas sus cuentas a pesar del riesgo que supone para la protección de sus datos personales. Como medida para prevenir los ciberataques, Apple, Google y Microsoft se han aliado para eliminar las contraseñas y activar el sistema biométrico, basado en el reconocimiento del usuario a través de la huella dactilar o facial.

El uso de contraseñas puede resultar incómodo y difícil de recordar, sobre todo si se siguen las recomendaciones sobre seguridad y se tienen varias diferentes. Sin embargo, su funcionalidad es primordial para protegernos de usurpación de nuestros datos y sus consecuencias.

Por otra parte, el incremento de los casos de phising y la responsabilidad que asumen las empresas que custodian nuestros bienes, nos obliga a utilizar contraseñas cada vez más complejas, lo que añade incomodidad y tiempo perdido cuando estas se olvidan.  

Para dar respuesta a los usuarios y mejorar la seguridad de sus datos, Apple, Google y Microsoft han creado un nuevo sistema por el que los navegadores del sistema iniciaran sesión sin necesidad de contraseña. Una idea propuesta por el consorcio FIDO (Fast Identity Online), constituido en 2013 con el objetivo de eliminar el uso de contraseñas en sitios web, aplicaciones y dispositivos.

Para FIDO, las contraseñas estáticas son fáciles de robar por parte de los ciberdelincuentes mediante el phishing, el malware y otros tipos de ataques. Y aducen que después de cometerse infracciones de alto perfil como ocurrió con Yahoo (3 mil millones de cuentas expuestas), Marriott (500 millones) y Equifax (147 millones), para ellos está claro que el acceso a cuentas y sistemas en línea debe estar protegido por una autenticación sólida lejos de la debilidad que suponen las contraseñas.

En lo que se refiere al usuario, según ha desvelado el último estudio de Panda Security, un tercio de los usuarios repiten la misma contraseña, lo que aumenta el riesgo de ciberataques. Y aunque la persona tiende a optimizar sus recursos para tener una gestión más cómoda, a medida que aumenta la comodidad disminuye la seguridad de los datos personales. 

Según detalla la empresa de seguridad OpenText, “la mayoría de personas confía en cosas que podemos recordar como la fecha de nacimiento o el nombre de nuestra mascota”. Como consecuencia, puede resultar fácil y sencillo tanto para que lo recordemos nosotros como para el ciberdelincuente.  

Por eso, el sector mantiene la idea de trascender las contraseñas y evolucionar hacia la biometría, la manera más segura y cómoda que existe para acceder a un perfil. La biometría consiste en identificar nuestra huella dactilar o reconocimiento facial para acceder a nuestras cuentas. Este acceso hace que nuestra vida sea más sencilla y se convierta en el método más seguro para proteger nuestros datos. 

¿Qué método biométrico es más seguro?

De acuerdo con los expertos en tecnología, el método más seguro es la huella dactilar. Este sensor tiene un hardware cuya función es reconocer y comparar la huellas dactilares mientras que el reconocimiento facial solo puede usarse a través de la cámara de un móvil, sin ningún hardware adicional. 

Un sensor de huella toma una foto digital que luego coteja cada vez que detecta una nueva huella, si el porcentaje de coincidencia es de 99% o más, el acceso es aprobado. 

Clave para acceder a un ordenador.

Respecto al reconocimiento facial, se utilizan sensores infrarrojos que se encargan de medir las profundidades de cientos de puntos distintos de nuestro rostro. De esta manera, el sistema funciona tanto de día como en las situaciones donde no haya mucha luz. 

La muerte de las contraseñas

El modelo de acceso sin contraseña se apoya de un segundo dispositivo que hace de “llave” frente a los demás, una nueva manera útil e inteligente de evitar las estafas provenientes del phishing. La biometría se convierte en la solución ideal para proteger nuestros datos personales y proporcionarnos un fácil acceso. Además, se basa en los tres principios de seguridad; algo que sé (una contraseña), algo que tengo (una tarjeta o móvil) y algo que soy (huella dactilar o iris).

COMPARTIR: