29 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A la edad de diez años le atropelló un coche y los médicos sugirieron amputarle ambas piernas y gracias al impulso de su madre llegó a ser deportista

La historia de superación de Aarón González, el tres veces campeón de España de boxeo

Aarón González, boxeador tres veces campeón de España.
Aarón González, boxeador tres veces campeón de España.
El próximo viernes llega a la gran pantalla la historia de superación de Aarón González, el boxeador que, tras ser atropellado por un coche y que los médicos le dijeran que había que amputarle las dos piernas, ha conseguido ser triple campeón de España en este deporte. El joven, impulsado por su madre, tuvo que enfrentarse a muchos obstáculos para poder conseguir su sueño.

La historia de Aarón González es un ejemplo de que los límites muchas veces nos los ponemos nosotros mismos. El pequeño Aarón, con tan solo diez años, fue atropellado por un coche mientras esperaba el autobús del colegio. En ese momento, nadie apostaba por que ese niño, al que los médicos decían que lo mejor sería amputarle las dos piernas, se convirtiera en campeón de España de boxeo.

Sin embargo, ni él ni su madre pensaron en ningún momento en rendirse. Su fuerza para seguir luchando, para superarse cada día y para ser feliz les ha llevado a ser los protagonistas de una admirable historia que ahora el director y guionista Carlos Prado —vecino del boxeador en Marín (Pontevedra) cuando eran niños— lleva a la gran pantalla con el título de 'Devolviendo el golpe'.

Prado, el director del documental, ha explicado que recuerda perfectamente el día del accidente de Aarón. "Yo recuerdo el día del atropello. Entró mi madre gritando que habían atropellado a Aarón y que estaba muy mal. Tengo ese grito marcado por lo mucho que me impactó". Sin embargo, asegura que perdió la pista del ahora boxeador hasta que se enteró de que era campeón de España.

“Me quedé con la idea de que estaba en silla de ruedas y que había estado casi muerto", pero al investigar sobre su vida descubrió "todo lo que había detrás" y se sorprendió por todo lo que sufrió  tras el accidente.

Y es que Carlos Prado asegura que “tras el atropello, hubo muchos otros golpes” a los que este niño, junto a su madre, tuvieron que hacer frente. "Le atropelló la sociedad, los médicos o las compañías de seguros. Todo el mundo. Tuvo que superar mucho hasta llegar donde está", subraya el director de cine.

La historia de superación del campeón de España de boxeo

El protagonista cuenta que él era un niño normal que siempre estaba pensando en jugar. Sin embargo, un accidente le cambió la vida. El coche que le arrolló le fracturó casi todos los huesos de sus piernas, haciendo que volver a andar pareciese prácticamente misión imposible. Pasó más de tres meses en la UCI y superó casi treinta operaciones, sin imaginar lo que iba a ser capaz de lograr en un futuro.

Aarón reconoce que para él “lo más fácil hubiese sido sentarme en una silla y asumirlo”, pero su madre, Rosa, no lo permitió. "Luchó contra viento y marea para que jamás tirara la toalla", explica el protagonista, que añade que: "Si no llega a ser por ella, hoy seguiría en silla de ruedas".

El boxeador que 'devolvió los golpes' de la vida y luchó contra su destino  - Pontevedra Viva

Carlos Prado y Aarón González.

Para su madre tampoco fue nada fácil y le corresponde parte del mérito que tiene su hijo por haber llegado a ser campeón de España de boxeo. Ella tuvo que lidiar con todo. Con los médicos que querían amputarle las piernas a su hijo, con las compañías de seguros que incluso dijeron que “su hijo les salía más barato muerto que vivo”, con los que se metían con él en el colegio por su discapacidad. Y al final, sin rendirse, juntos lograron sobreponerse.

Por este motivo, Aarón González se muestra muy agradecido: "Mi madre me dio la vida dos veces y me la sigue dando cada día”. Además, añade que él sabía que sí iba a poder y su madre le ayudó a salir adelante.

El boxeo llegó a la vida de Aarón a sus 17 años. El joven gallego nunca había pensado en practicar este deporte, pero vio un cartel en la calle y se animó a probar. "Quería algo más en la vida, que todo el trabajo que estaba haciendo para recuperarme se viese reflejado", cuenta el boxeador.

Desde que empezó a boxear quedó enamorado de este deporte y ya no hubo quien le sacara "la idea de la cabeza", a pesar de que a su madre no le gustaba nada que recibiese más golpes. Pero, según cuenta Aarón, a él este deporte le aportó "mucha seguridad y motivación". A un niño que "era muy vergonzoso" y al que le costaba relacionarse, le hizo "perder el miedo al ridículo y a crecer como persona".

Llega al cine el documental del boxeador Aarón González Devolvendo o golpe

Aarón González, junto a su madre.

Sin embargo, su camino como boxeador tampoco fue fácil. Sus entrenadores no le auguraban un futuro muy prometedor, incluso alguno le dijo que no llegaría a nada por la debilidad de sus piernas y sus problemas de coordinación que lastraban su desarrollo. Pero nada de eso hizo que Aarón dejase de pelear por su sueño. Él tiene claro que "desde fuera siempre intentarán frenarte, pero tú tienes que pensar que sí que puedes". Aquellos que mejor le conocen añaden que "ha tenido que trabajar el doble o el triple para llegar a dónde está".

A día de hoy, a sus 33 años Aarón González ha sido campeón de España en peso welter en tres ocasiones y continúa sobre el ring. Además, es profesor en un colegio de su ciudad natal y dirige un club de boxeo en el que entrena a más de cien niños y niñas. En unos días, su historia de superación saltará a los cines convirtiéndose en un referente para los que aún no le conocen.

COMPARTIR: