01 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El pistoletazo de salida será un concierto el próximo día 16 de marzo en el teatro EDP Gran Vía de Madrid acompañada por otros grandes artistas

La cantante Jeanette celebra sus cincuenta años en los escenarios con una gira conmemorativa

Jeanette.
Jeanette.
Jeanette, una las artistas más personales de la música española, vuelve a los escenarios este 2020 para celebrar sus bodas de oro con la música. El pistoletazo de salida, será el concierto del próximo 16 de marzo en el teatro EDP Gran Vía de Madrid donde estará acompañada por otros grandes artistas cuyos nombres son una sorpresa.

Hija de congoleño y canaria, Jeanette Dimenech, vino al mundo en Londres el 10 de octubre de 1951, donde su padre trabajaba en la empresa de exportación de plátanos de su abuelo materno. De la capital británica pasarían a California. A los trece años sus ojos redondos y verdes llegaron a una España que luchaba contra el subdesarrollo económico y padecía una dictadura militar. En 1964, cuando el franquismo celebraba los mal llamados ’25 años de Paz’, aterrizó en Barcelona. Su madre decidió volver a su país tras su divorcio.

Proveniente del Londres de los Beatles y la minifalda de Mary Quant y de la California del esplendor hippy, es fácil imaginar su choque con la realidad de la España de la época. Además, era hija de divorciados en un país nacionalcatólico y estrecho de miras y, por si fuera poco, apenas hablaba castellano.

Cartel del concierto. 

Sin embargo, tocaba un poco la guitarra y podía cantar los éxitos del momento sin recurrir al inglés macarrónico de los grupos nacionales. Se unió pronto a una de esas formaciones que surgieron como hongos en los sesenta con la intención de emular a las bandas inglesas y francesas. En su caso fue un grupo de folk llamado Pic-Nic. Con ellos obtuvo un gran éxito con Cállate niña en 1967. Ella tenía sólo 16 años y ya estaban ahí gran parte los elementos que la harían siempre inolvidable. Voz casi susurrante, sus enormes ojos y una actitud naif de niña buena que parece que no ha roto un plato pero que, puesta a hacerlo, podría destrozar la vajilla entera.

Con 18 años se cruzó en su vida el húngaro Laszio Kristofe, hombre marcado por una infancia vivida bajo el terror nazi y el comunismo que, tras la II Guerra Mundial, se instaló en su país de origen. Jeanette y Laszio se casaron y se fueron a vivir a Austria. Hasta allí llegaron los directivos de la casa de discos Hispavox para ofrecerle su lanzamiento como solista. Aceptó el envite en 1971 y arrasó con Soy rebelde. Mientras el pop entraba en cierto declive comenzaba una era marcada por la música ligera con grandes producciones detrás. La de Jeannette fue una de las mejores del momento gracias a las letras de Manuel Alejandro y los arreglos de Waldo de los Ríos. El single fue número uno durante semanas y se editaron versiones en francés, inglés, italiano y hasta en chino y japonés.

A este éxito le siguió otro con el LP Palabras, promesas en 1973. Este trabajo supuso el encuentro con uno de los compositores definitivos de su carrera, José Luis Perales autor del single que daba nombre al álbum. Sin embargo, su siguiente disco, Porque te vas (1974) no alcanzó el éxito esperado y la artista rompió su relación con la discográfica.

Hubo que esperar un año para que la canción se convirtiera en un éxito. Fue gracias a la película de Carlos Saura Cría Cuervos (1975). El filme fue todo un éxito y fue premiado en el Festival de Cannes del 76. La inclusión de la canción en la banda sonora de este trabajo de Saura garantizó la inmortalidad del single. La repercusión de la cinta en Francia hizo que allí la canción alcanzara el número uno de las listas de las radiofórmulas y que Jeanette acabara actuando el Olympia de París.

Este éxito hizo que firmara con Ariola y editara un disco, Todo es nuevo (1977) que funcionó mejor en Francia que en España. Tras un año sabático firmó par RCA y se reencontró con Manuel Alejandro para el disco Corazón de poeta (1981). La canción del título fue un nuevo clásico junto a Frente a frente que durante semanas fue número uno.

Este nuevo éxito hizo que la discográfica confiara en ella para dos nuevas producciones, Reluz (1983), inspirada en la música brasileña, y Ojos en el sol (1984) dedicada a la música latinoamericana. Este giro suponía un cambio en la artista que buscaba nuevos estilos musicales pero que no contó con el favor del púbico y conllevó cinco años de silencio discográfico.

En 1989 volvió al ruedo editando para el sello Twins Loca por la música. En este álbum contó con la producción de Julio Seijas y Luis Gómez Escolar, ex componentes de Aguaviva y La Charanga del Tío Honorio. El single Daría cualquier cosa sonó bastante y, años después, el puertoriqueño Chayanne haría una particular versión.

Desde entonces sólo ha vuelto puntualmente a la música. En 1996 editó un disco recopilatorio y su unió a Miky, Karina y Lorenzo Santamaría en dos giras musicales, Mágicos 60 y Míticos 70, que, apelando a la moda de la nostalgia que se implantó en los 90, fueron éxitos de púbico y durante casi una década recorrieron el país. Desde entonces, ha colaborado con duetos en distintos discos como Maldito Raphael (2003) entonando Yes sir, I can boggie junto al artista de Linares, De Benidorm a Benicàssim (2006) junto Refree o Mujeres (2014), junto a Coque Malla.

Ahora, Jeannette que nunca se ha dejado llevar por la nostalgia, desempolva sus grandes éxitos musicales con la misma fuerza de siempre para celebrar sus primeras cinco décadas en al canción. 

COMPARTIR: