23 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

ESTE 25 DE DICIEMBRE EL CANTAOR ENRIQUE MORENTE, PADRE DE ESTRELLA, KIKI Y SOLEÁ Y ADEMÁS UN REVOLUCIONARIO DE ESTE ARTE, HABRÍA CUMPLIDO 81 AÑOS

Continúa viva la saga de los Morente: Flamenco, toros y la dramática muerte del patriarca

Saga Morente.
Saga Morente.
Ayer, 25 de diciembre, el intérprete granadino Enrique Morente habría cumplido 81 años. El cantante de 'Misa flamenca' ha pasado a la historia como uno de los referentes del género del flamenco. Su muerte el 13 de diciembre de 2010 fue un duro golpe para la saga y en especial para su mujer, la bailaora Aurora Carbonell. Sus tres hijos, Estrella, José Enrique y Soleá, han seguido los pasos de su progenitor en el mundo de la música y dicen que su objetivo es "cuidar el legado de su padre".

El flamenco es uno de los géneros más relevantes de la cultura musical nacional que se expande gracias a figuras como la del cantaor Camarón de la Isla, José Merce o sagas como los Amaya, los Carmona o los Morente. Precisamente, este pasado 25 de diciembre el cantaor granadino y patriarca del clan, Enrique Morente, habría cumplido 81 años. El intérprete es uno de los grandes nombres de la música española y en especial, del cante flamenco, clave en la mayoría de los títulos que conforman su discografía como Sueña la Alhambra, Lorca o Sacromonte. El granaíno, como se le conocía en los círculos musicales del Albaícin, falleció el 13 de diciembre de 2010 a la edad de 68 años tras someterse a una intervención quirúrgica por un cáncer de esófago con metástasis. 

La muerte del cantaor fue un duro golpe para su familia, que inició una batalla legal contra el equipo médico del Hospital La Luz (Madrid) por “negligencia” y “mala praxis”. El intérprete granadino ha dejado un gran legado en el mundo del flamenco y, de hecho, sus tres hijos han heredado el “duende” y el arte del que fuera uno de los grandes renovadores del género. 

Este pasado mes de septiembre, con el fin de preservar el legado del cantaor, se inauguró en Granada ‘La Fundación Enrique Morente Casa de la Tradición y la Traducción’, una organización sin ánimo de lucro que nace "con un marcado carácter social y que propone como fin esencial fomentar el arte y la cultura, en todas sus disciplinas, con especial atención a la música, la danza, la literatura, las artes escénicas y gráficas, la escultura y cualquier tipo de manifestación artística o actividad cultural que el hombre haya promovido hasta nuestros días”, reveló Aurora Carbonell, viuda del cantaor granadino. 

El granaíno y la Pelota

La historia de amor entre Enrique Morente y Aurora Carbonell, conocida como la Pelota, es digna de tragedia lorquiana: Un amor adolescente entre una mujer gitana y un payo. Ambos se conocieron en un tablao flamenco de Granada, donde Aurora bailaba. La Pelota es uno de los miembros de la saga de los Montoyita, originaria de Valladolid, prima de los Ketama y de Enrique Heredia, el Negri, cantante de La Barbería del Sur. El talento le corre por las venas y Enrique Morente no lo pasó por alto. Ambos comenzaron a salir a escondidas. Tal era el amor que se profesaban que la bailaora decidió escaparse de casa, un hecho que para la comunidad gitana era un acto de absoluta rebeldía. Para la familia de Aurora, Enrique no era bien visto al principio y, de hecho, el guitarrista Pepe Carbonell Montoyita, padre de la granadina, quiso acabar con la vida del cantaor por huir con su hija.

Imprescindibles: ¿Quién es Aurora Carbonell, la viuda de Enrique Morente?

Enrique Morente y la Pelota el día de su boda.

La pareja lo arriesgó todo para vivir su romance lejos de sus familias y, como ha sentenciado Aurora Carbonell en diversas ocasiones, “se formó un lío muy grande”. La pareja tenía claro que iba a pasar por el altar y finalmente lograron casarse, siendo uno de los primeros matrimonios formado entre payo y gitana. El matrimonio compartió felicidad y arte hasta la desgraciada muerte del cantaor. Para la bailaora fue un mazazo y de hecho, se refugió en el arte para sobrellevar la pérdida de su marido. La primera exposición que presentó, titulada 'La Aurora de Morente’, fue un homenaje al intérprete que sigue presente en sus vidas porque, como afirma la bailaora, “en esta casa todo se hace a través de Enrique Morente”.

José Enrique Kiki, Estrella y Soleá: Arte flamenco y tauromaquia

El arte de Enrique Morente lo han recogido sus tres hijos: Estrella, Soleá y José Enrique Kiki. Los tres comparten la pasión por el cante y el baile. La cantante Estrella Morente fue la primogénita del matrimonio y comenzó a familiarizarse con el flamenco desde muy pequeña. A la edad de cuatro años ya tarareaba Cantes de Levante y tres años más tarde tuvo la oportunidad de grabar con el guitarrista Agustín Castellón Campos, más conocido como el Maestro Sabicas. Desde muy joven la cantante demostró una gran destreza sobre los escenarios y dominaba a la perfección seguirillas, soleás, malagueñas y tarantas. El talento de la primera hija de Aurora Carbonell ha traspasado las fronteras nacionales y ha conquistado a personalidades como al actor Hugh Grant. 

En el terreno personal, la cantaora contrajo matrimonio en 2001 con el torero Javier Conde, con quien tuvo a sus hijos Estrella y Curro. La afición taurina está muy presente en el matrimonio y le llegó a pasar factura a la cantaora. Y es que la intérprete estuvo invitada a una de las galas de la última edición del programa Operación Triunfo. Sin previo aviso y antes de la actuación, recitó unos versos en los que recalcaba su defensa a la tradición taurina. Tras su intervención fue muy criticada en redes sociales por “hacer apología de la tauromaquia”. La cantante siempre estuvo muy unida a su padre y su muerte fue un duro golpe para ella, que ha llegado a decir: “mi padre vive en mí y yo vivo en mi padre”. Durante la capilla ardiente del cantaor, su hija no dudó en interpretar Habanera Imposible junto al féretro de su progenitor.

Los hermanos Morente se reúnen por primera vez para cantar a la Navidad

Los hermanos Morente.

Al igual que su hermana Estrella, José Enrique Morente, más conocido como Kiki, ha heredado el talento y la destreza de la saga Morente-Carbonell para el flamenco. El benjamín de la familia tenía clara su carrera musical y a los 10 años ingresó en el conservatorio de Granada para formarse. Fue el pasado 2017 cuando publicó su primer trabajo al que tituló ‘Albayzín’, en honor a la localidad que le vio nacer. También ha tenido la oportunidad de colaborar con Juan Habichuela. En lo personal, el pasado mes de abril dio un salto a la palestra mediática por mantener un romance junto a la periodista Sara Carbonero. 

El talento flamenco también lo ha heredado la tercera de las hijas del matrimonio, la intérprete Soleá Morente, que comenzó como miembro del equipo vocal que acompañaba en los espectáculos de su progenitor y de su hermana Estrella. Su primer trabajo fue a principios de la década de los noventa en el disco Misa Flamenca de su padre. Tras finalizar sus estudios Filología Hispánica, Soleá lanzó su primer disco en solitario y tras la muerte de su padre formó un grupo denominado Los Evangelistas, con el pretexto de homenajear al cantaor granaíno. En 2018 obtuvo el Premio Fundación Princesa de Girona por “tratarse de una artista genuina”.

Si hay algo que los hermanos Morente tienen claro es que “su padre es un genio inmortal”, “igual de bueno como persona que como artista” y cuyo legado permanecerá siempre en su admirada Granada. 

COMPARTIR: