20 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El hijo de Abdalá de Jordania, designado sucesor en lugar de su hermano Hasán, se unirá a Rajwa al Saif con la presencia de los Reyes de España

Tregua en el 'juego de tronos' de la Familia Real jordana: Se casa el príncipe heredero Hussein

Rajwa al Saif  y Abdalá de Jordania.
Rajwa al Saif y Abdalá de Jordania.
El próximo 1 de junio se celebrará la boda entre el heredero de Jordania, Hussein, y Rajwa al Saif. Se pronostica que acudirán jefes de Estado internacionales y miembros de la realeza de todo el mundo. Hussein es el mayor de los cuatro hijos del matrimonio de los Reyes Abdalá II y Rania Al Yassin. Este evento recuerda el cambio que hubo en la línea de sucesión al trono por parte del anterior monarca, quien además restringió la libertad a su hermanastro y supuesto heredero.

La familia real de Jordania está preparándose para la próxima celebración del 1 de junio, fecha en la que contraerán matrimonio el príncipe heredero Hussein y Rajwa al Saif. Un evento que se tornará en gran celebración dada la condición de heredero y futuro rey del novio. La boda se celebrará en el Palacio Zahran de Amán, y a ella asistirán jefes de Estado y miembros de la realeza de todo el mundo.

Hussein, heredero del trono, es el mayor de los cuatro hijos del matrimonio de los Reyes Abdalá II y Rania Al Yassin, los actuales monarcas. El pasado agosto, Hussein se comprometía con Rajwa al Siaf, tras un noviazgo que comenzó en 2020. La joven, perteneciente a una de las familias más ricas de la ciudad de Al-Attar, recibirá el título de princesa heredera tras la celebración de la boda.

El Príncipe Hussein se formó militarmente en la academia británica de Sandhurst y seguidamente estudió Historia en la Universidad de Georgetown, en Estados Unidos. Actualmente es piloto de helicóptero en las Fuerzas Armadas jordanas. Por su parte, Rajwa comenzó su formación académica en su ciudad natal y luego se trasladó a Nueva York para poder estudiar Arquitectura.

La familia hachemita hace dos meses que se encontraba de celebración por la boda de su segunda hija, la princesa Imán, con Jameel Alexander Thermiotis. Un evento familiar y reducido donde acudieron 150 personas, la mayoría familiares y amigos de la familia real de Jordania.

Anteriormente, la familia Real de Jordania había vivido un episodio que había alterado la línea de sucesión al trono jordano.

Cambio en la herencia al trono

Hassan, el hermano del rey Hussein, no fue nombrado por su hermano como próximo monarca de la nación. Esta decisión supuso un shock para la mayoría, porque el príncipe heredero Hassan había sido el heredero designado durante 34 años. Esta práctica es habitual en las monarquías árabes. Sin embargo, Hussein europeizaba así su dinastía, nombrando a Abdalá, su hijo, como heredero al trono.

Abdalá II, actual monarca

Para esta decisión, Hussein dijo que su hermano había tratado de ejercer influencia sobre las Fuerzas Armadas de Jordania y se había negado al deseo del rey de que uno de los hijos del rey sucediera a Hassan y que, por ello, había decido cambiar para siempre la forma hereditaria del trono.

La decisión de nombrar a Abdalá como heredero fue una sorpresa. Muchos creían que si Hassan no iba a ser rey, seguramente lo sería el hijo pequeño del rey, Hamzah, nacido de su última esposa, la norteamericana Noor. El problema era que Hamzah tenía solo 18 años en ese momento, y Hussein sentía que ser rey era demasiada responsabilidad para un adolescente. Abdalá, además de popular entre los jordanos y los militares, también tenía la ventaja de ser 18 años mayor.

Abdalá asumió el trono dos semanas después de la muerte de su padre y nombró a Hamzah como príncipe heredero, volviendo a la tradición árabe, cumpliendo así el deseo de su padre. Sin embargo, cinco años después, Abdalá despojó abruptamente a Hamzah de su designación de heredero al trono, para dárselo a su hijo, el príncipe Hussein.

Un príncipe encarcelado

En 2021, y según Abdalá II, el príncipe Hamzah bin al-Hussein, crítico con la dirección política del país desde hacía un año, encabezó un plan respaldado por potencias extranjeras para "promover la sedición", con el objetivo de "desestabilizar la seguridad de Jordania". Es decir, una especie de Golpe de Estado.

En respuesta, el régimen arrestó a Hamzah y a otras 17 personas esa misma semana para frustrar lo que supuestamente habían planeado. Pero Hamzah, bajo arresto domiciliario en su palacio, envió un vídeo a los medios en el que negó haber liderado una conspiración elaborada y criticó aún más el liderazgo de Abdalá II. “Se ha llegado al punto en que nadie puede hablar o expresar una opinión sobre nada sin ser intimidado, arrestado, acosado y amenazado ", denunció en su momento.

Finalmente, Abdalá II firmó un decreto tiempo más tarde restringiendo la libertad de su hermanastro Hamzah, a quien, a través de una carta dirigida al pueblo jordano, se refería a él como ‘arrogante’ o ‘errático’. En la carta, el actual monarca explicaba que había hecho todo lo posible para que Hamzah recapacitara y mostrara su arrepentimiento público por el caso de sedición por el que fue arrestado, pero que ha llegado a la conclusión de que nunca llegará a cambiar.

COMPARTIR: