27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL DIRECTOR DEL CONGRESO, JOSÉ LUIS SÁNCHEZ GARCÍA, HA CONCLUIDO QUE "TODA LA SOCIEDAD TIENE QUE PARTICIPAR EN ESTA LUCHA"

Así fue el IV Congreso Pobreza y Hambre de la Universidad Católica de Valencia, que visibiliza estas grandes lacras

El Cierre Digital en El director del congreso, José Luis Sánchez García.
El director del congreso, José Luis Sánchez García.
La pobreza y el hambre son dos problemáticas sociales que a nivel mundial requieren una solución. Por este motivo se celebró del 24 al 25 de mayo en Valencia el IV Congreso Pobreza y Hambre de la Universidad Católica de Valencia. El director del congreso, José Luis Sánchez García señala que "se debe implementar una responsabilidad social común, si hay abundancia no deberían de existir estos problemas, todos los gobiernos deben ser los primeros implicados".

Del 24 al 25 de mayo ha tenido lugar en Valencia el IV Congreso Pobreza y Hambre de la Universidad Católica de Valencia. Este encuentro se enmarca en una línea de investigación permanente y de transmisión a la sociedad de la Cátedra de Teología de la Caridad Santo Tomás de Villanueva, en el evento se han denunciado y estudiado los problemas de la pobreza y el hambre en todas sus dimensiones, junto a grandes expertos e instituciones, en consonancia con el magisterio del Papa Francisco, la Academia Pontificia de las Ciencias y las Ciencias Sociales y el Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral.

José Luis Sánchez, Alfonso Faubel y José Manuel Pagán.

El director del congreso, José Luis Sánchez García, vicario de cultura de Valencia, ha dado a conocer las conclusiones del evento. En primer lugar ha señalado que la lucha contra la pobreza y el hambre requiere la participación de toda la sociedad, ya que es un problema que cuenta tanto con dimensiones económicas, como humanas, éticas, científicas, educativas, políticas, técnicas y espirituales que incumben a todos los individuos. En las conclusiones señala que cada persona tiene responsabilidad desde su trabajo y misión.

Las conclusiones del director del congreso


José Luis Sánchez García identifica que todos los gobiernos deben ser los primeros implicados en esta problemática, promoviendo relaciones justas entre los países. Las instituciones y empresas deben desarrollar e implementar la responsabilidad social corporativa. La sociedad civil tiene que crear movimientos que apoyen una concienciación social sobre este tema. Como inspiración el vicario señala que el Papa Francisco es una voz profética ante la pobreza y el hambre en el mundo. Debemos reflexionar sobre sus cartas y encíclicas. "Su magisterio nos ayuda a descubrir las múltiples dimensiones que tienen los problemas de la pobreza y el hambre en el mundo. Escucharle, reflexionar sobre ello, será importante para nuestro mundo" añade.

Enrique Benavente Vidal y el director del congreso.

En estas conclusiones se argumenta que tendría gran valor el hecho de que las instituciones económicas internacionales realizasen una reflexión, “ya que se podrían renovar teniendo en cuenta el principio de subsidiariedad, dando voz en estas instituciones a todas las naciones garantizando su representatividad” añade el director. Asimismo, cree que las empresas deberían ser protagonistas en la solución de esta problemática, por lo que su colaboración resulta necesaria. 

Otra de las conclusiones es que el desarrollo humano integral debe tener en cuenta las dimensiones de crecimiento económico, las relaciones interpersonales y la dimensión espiritual, que pertenece a todo hombre. Respecto al hambre el director concluye que pese a haber una abundancia de los alimentos suficiente para atender a toda la población mundial, amplios grupos de población se ven excluidos de un reparto equitativo acorde a sus necesidades nutricionales, perteneciendo muchos de ellos a los países productores.

El vicario de cultura de Valencia indica que “necesitamos un nuevo proyecto cultural que redescubra los principios que han hecho posibles los Derechos Humanos: persona, verdad, libertad, razón y felicidad; que tienen como oponentes al relativismo, ideologías que desenraizan al ser humano y el consumismo. Teniendo en cuenta el desarrollo de una educación integral que esté abierta a la dimensión transcendente de la persona que se deriva del concepto de razón”. El director cree que los avances en la agricultura de precisión significan una fuente de recursos valiosa, segura y suficiente para atender las necesidades alimentarias y nutricionales de la población mundial, en su dimensión actual y en su crecimiento esperado a futuro.

Richard Roberts, Nobel de Medicina que participó en el congreso.

Por último, José Luis Sánchez García reclama que “es necesario poner a disposición de toda la población la capacidad de acceso a servicios financieros básicos, desde los que poder realizar pagos, recibir ingresos, ahorrar o pedir créditos, permitiendo un desarrollo económico inclusivo que contribuya a paliar la pobreza. Esto debe ir acompañado de una educación financiera básica. Llenar nuestras vidas de sentido y propósito es un objetivo fundamental de todo ser humano, ya que perteneciendo al 0,1 por ciento más rico de la humanidad tenemos que hacer partícipes a nuestros hermanos de nuestro bienestar, reduciendo los desequilibrios socioeconómicos existentes”.

COMPARTIR: