19 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La grabación muda del realizador Juan Andreu, montada en tiempo récord en 1924, recoge las calles, edificios y hasta el Carnaval de la ciudad manchega

Historias de cine: ‘Albacete ante la pantalla’, la película que rompió la taquilla en los años 20

Juan Andreu.
Juan Andreu.
La primera cinta sobre la ciudad de la que se tiene constancia documental, y en la que el Carnaval fue protagonista indiscutible, se rodó en tiempo 'récord' por el realizador valenciano Juan Andreu por encargo de Antonio Zaragoza. Luego pasó a formar parte de la revista cinematográfica 'Actualidades Andreu', circulando por la cartelera valenciana tras su rotundo éxito en el Teatro Circo, donde se formaron colas inmensas con motivo de su estreno.

El periodista José Fidel López recoge en www.cuentosdecine.es los detalles de la primera película grabada en la ciudad de Albacete, realizada por el valenciano Juan Andreu por encargo de Antonio Zaragoza.

Albacete ante la pantalla. Ese es el título de la primera película rodada en la ciudad y sobre la ciudad de la que se tiene constancia documental. A mitad de la década de los años 20 del pasado siglo, dos prestigiosos personajes de la vida cultural y cinematográfica de Valencia decidieron trasladarse a Albacete para rodar una primera película muda, montarla en un tiempo récord y estrenarla.

Escritor Antonio Zaragoza Ruiz. Foto publicada en la revista Nuevo Mundo.

Aunque en la prensa albaceteña de hace un siglo hay comentarios sobre una primera película en la que se reflejó la vida de la ciudad durante la Feria y sus famosas corridas de toros, no hay más información al respecto. Lo que sí se puede asegurar con certeza es que en 1924 se rodó y estrenó en la capital albaceteña una cinta que recogió de forma pormenorizada sus calles, plazas, edificios... y su Carnaval.

La noticia del rodaje comenzó a correr en esos primeros compases de 1924, por sus cafés, por sus instituciones, en las tertulias... hasta que a mitad de febrero la prensa local ya lo confirmaba y daba cuenta de los preparativos. Así, el jueves 14 de febrero, El Diario de Albacete avanzaba la buena nueva. "Tenemos entendido que se prepara en nuestra capital un verdadero suceso cinematográfico. Uno de nuestros redactores ha logrado sorprender una conversación en la que se hablaba, anoche mismo sin ir más lejos, de la impresión de la película de Albacete, recogiendo todos los aspectos de nuestra vida local, costumbres, tradiciones, calles, plazas, paseos...", apuntando que "si se confirma la noticia que recogemos a título de rumor, habremos de ver en Albacete llegar la curiosidad pública a su grado máximo. ¡Ahí es nada, el público viéndose a sí mismo en el lienzo blanco!".

A los dos días, el sábado 16 de febrero, el rumor periodístico se convirtió en noticia de portada del mismo rotativo. "Se han comenzado ya los trabajos preliminares de la película general de Albacete, cuya noticia fuimos los primeros en dar. Se encuentra ya en Albacete, procedente de Valencia, un ilustre escritor y artista, muy conocedor de las costumbres de nuestra región y de extraordinaria competencia en materia de espectáculos por su facilidad para atraer en todo momento la atención del público". Este "ilustre" era Antonio Zaragoza Ruiz, y efectivamente, era un popular escritor en la capital del Turia, columnista de la prensa valenciana y que se hizo con notables premios con su prosa. También era un gran aficionado a los toros, tarea a la que dedicaba también sus crónicas en revistas especializadas de la época.

"Este señor -añadía El Diario de Albacete- prepara situaciones, vistas, etc, para que la película resulte una verdadera revista de nuestra vida cotidiana"."El confeccionador de la película se propone que Albacete entero desfile por la pantalla, y en verdad que ya es hora de que nos presenciemos a nosotros mismos", destacaba la publicación, avanzando además que "con respecto a dónde haya de exhibirse la film albacetense, está ya acordado con la empresa de uno de nuestros teatros y para julio próximo".

Calle Ancha, según una imagen de Loty. / AYUNTAMIENTO DE ALBACETE

El 17 de febrero de 1924, otro diario, La Paz, también daba cuenta de este rodaje. "La noticia, confirmada ya, de la film de Albacete, es hoy en día tema de muchos comentarios en cafés, sociedades y tertulias". Y ese mismo día, El Diario de Albacete descartaba que la cinta se fuera a estrenar en julio -atribuyó la equivocación a un "error de caja" de los tipógrafos del periódico-, y adelantaba que su proyección se llevaría a efecto "en breve". Los días pasaron y los responsables de Albacete ante la pantalla fueron definiendo los escenarios donde se iba a rodar la cinta, e incluyeron en la programación una actividad a celebrar esos días en la ciudad, el Carnaval.


Llega el operador Juan Andreu Moragas


Cuando estaba ya todo listo, el viernes 29 de febrero llegó a Albacete quien se iba a encargar del rodaje y casi todo lo demás, el operador Juan Andreu Moragas, un emprendedor del mundo del cine nacido en Barcelona en 1900 y que, con apenas 12 años, ya trabajaba realizando diversas funciones en la sucursal de la Ciudad Condal de la casa Pathé Frères.

Juan Andreu Moragas, rodando. / / 'Restauración fílmica', Blanca Cerveró Beltrán

Acabó por ser su corresponsal y programador jefe en Palma de Mallorca y en mayo de 1921, ya como documentalista, rueda para la Casa Gaumont un reportaje sobre el homenaje de varios días que el Ayuntamiento de Valencia brindó a Vicente Blasco Ibáñez. Había fundado la Film Artística Valenciana, con la que produjo y dirigió numerosos documentales y noticiarios, y uno de ellos fue el que llevó a cabo en 1924 en Albacete.

Pues bien, el 1 de marzo de ese año, El Diario de Albacete publicó una noticia narrando la llegada "del señor Andreu" a la ciudad en el tren correo procedente de Valencia "para impresionar la película cinematográfica de las principales vistas" de Albacete. "Ya era hora -señalaba el periódico- en que nosotros pudiéramos representar en la cinematografía los extensos y preciosos edificios con que hoy contamos y también la principal parte del comercio, puesto que en ello se encuentra hoy a gran altura nuestra ciudad".

No ahorraba adjetivos el periódico respecto a Juan Andreu, que dejó tras de sí una amplia trayectoria, promoviendo con el paso del tiempo la creación de no sólo de Film Artística Valenciana; también de Andreu Film, y Llama Films. Además, rodó y dirigió la que se considera primera película sonora en valenciano, El fava de Ramonet, en 1933. Acabada la Guerra Civil fue corresponsal del No-Do hasta poco antes de su fallecimiento, en 1966.

Se da la circunstancia de que Juan Andreu era además uno de los hombres fuertes de la distribuidora cinematográfica Julio César S.A., con sucursal en nuestra ciudad y cuyo representante albaceteño era Florentino Lorente Gómez, socio, a su vez, de César Dumont Collado, otro alquilador de películas nacido en la capital albacetense y que terminó siendo uno de los directivos de Cifesa. Quizá esas relaciones comerciales fueron las que propiciaron este rodaje, que fue noticia durante varios días en la prensa local.

El Carnaval, filmado

Fueron afortunados tanto Antonio Zaragoza como Juan Andreu, puesto que el Carnaval, en ese 1924, resurgió de un letargo y llevó, incluso, al Ayuntamiento a tomar una decisión para hacer más atractivos los desfiles, a la par que más seguros, llevándoselos al paseo central del Parque de Canalejas, ahora, Parque de Abelardo Sánchez. Esos desfiles solían comenzar a las 15.30 horas, con la participación de carrozas, motocicletas y coches vistosamente engalanados, así como comparsas y rondallas por la pista señalada para ello en el Parque, según contó en un extenso artículo en el Semanario Crónica de Albacete en febrero de 1973 el archivero e historiador Francisco Fuster Ruiz.

Ese llamativo Carnaval destacaba por dos grandes desfiles, La batalla de flores y El coso blanco. El Consistorio solía conceder premios a las mejores carrozas, coches, comparsas, máscaras sueltas y niñas y niños con disfraces. "El público, situado en tribunas y sillas a lo largo de la pista, se divertía arrojando a las carrozas montones de confeti y serpentinas, siendo correspondido alegremente por los tripulantes de las carrozas o por las máscaras que circulaban a pie", desfiles que solían hacerse a la misma hora, durante los cinco días que duraban las Carnestolendas, según Fuster Ruiz. Esas fiestas, además, contemplaban bailes de máscaras en establecimientos como el Casino Primitivo, Casino Artístico, Ateneo Albacetense, Liga de Dependientes y La Grillera. Las actividades carnavalescas de ese 1924 concluyeron el domingo, 9 de marzo.

La película Albacete ante la pantalla se estrenó finalmente en el Teatro Circo el viernes, 7 de marzo. Y fue un rotundo éxito. El titular de la crónica publicada en El Diario de Albacete el sábado, 8 de marzo, no dejaba lugar a dudas: "Una película y dos llenos a reventar en un solo día".

Enormes colas


El rotativo insistía sobre el acierto del Teatro Circo al haberse hecho con el estreno de esta especie de documental. "El de ayer fue un día de enhorabuena para la empresa del Teatro Circo, que ha conseguido por primera vez en esta temporada colocar en sus dos taquillas el ansiado cartelito que reza: 'No hay localidades'. Durante la tarde, hubo un momento en que la cola llegaba al Café del Progreso. Y por la noche las familias tuvieron que regresar a sus casas encargando entradas para hoy sábado, que también promete verse el Circo abarrotado de público".

Numeroso público ante la puerta del Teatro Circo en 1912. / Fotos Antiguas de Albacete (Fernando Medrano)

En las dos secciones en las que se proyectó Albacete ante la pantalla "la sala del teatro estaba brillantísima, ofreciendo un magnífico aspecto por un público compuesto de todas las clases sociales de Albacete", añadía el periódico, destacando el hecho de que fuera viernes, "iqué teatro se verá igual en un día así", "un sueño o un milagro de los dioses" cuyo éxito achacaba a los promotores de la cinta. "La película local, dispuesta y preparada por Antonio Zaragoza, a pesar de la rapidez con que ha sido filmada, no defraudó al público que la aplaudió y la comentó muy favorablemente", apuntaba el artículo.

Entre las partes más aplaudidas de la cinta la dedicada al Carnaval, "por la rapidez con que se ha presentado, en pocas horas no puede hacerse nada mejor", pudieron leer los seguidores de El Diario de Albacete, cabecera que comparó a Antonio Zaragoza con Colón. "¿Quién habla de conflictos teatrales? ¿No consistirá todo en el huevo de Colón? Muy fácil de hacer, pero solo a Cristóbal se le ocurrió ponerlo de punta cascándolo un poco. Y en este caso, Colón ha sido Antonio Zaragoza, que demuestra un gran ojo clínico para estas cosas y para atraer la atención del público en una forma verdaderamente admirable". Mejor crítica, imposible.

El recorrido comercial de Albacete ante la pantalla no acabó en ese viernes, 7 de marzo, sino que se repitió en otras sesiones, acompañada, además, de la película en cinco partes Jean d'Agrève, de René Leprince, una producción de la Casa Pathé, con Natalia Kovanko y Léon Maikot.

Actualidades Andreu

Pocos días después, la cinta pasó a la cartelera valenciana, ya como parte de una revista cinematográfica que se dio en llamar Actualidades Andreu. En el Cine Moderno de la capital del Turia se proyectó varios días consecutivos con el título de Carnaval en Albacete, formando programa con otro documental, La inundación de Stadium, junto con la película francesa Simplette, de René Hervil, entre otras cintas.

Carteleras de la presentación valenciana anunciando la proyección de la película de Albacete.

La prensa valenciana, como la revista de espectáculos llamada La Reclam, se hizo eco de esta película, reproduciendo la crónica de El Diario de Albacete en la que se certificaba el rotundo éxito de Albacete ante la pantalla, destacando el acierto de Antonio Zaragoza de encargar el trabajo de la filmación a Juan Andreu. Por cierto que un albaceteño, Tomás Duch, el realizador albaceteño que intervino como cameraman en la considerada primera película sonora del cine español, El misterio de la Puerta del Sol  le realizó una amplia entrevista a Andreu en Popular Films, de la que era colaborador habitual, en 1927, una interviú que denota un amplio conocimiento del reportero de la obra del cineasta valenciano.

COMPARTIR: