24 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La extenista sigue sin cerrar el acuerdo con su exmarido en Florida donde ninguno aporta sus patrimonios tras lograr evitar a la justicia española

Arantxa Sánchez Vicario cumple 52 años: Un divorcio sin cerrar con Santacana y vida en Miami

El Cierre Digital en Arantxa Sánchez Vicario.
Arantxa Sánchez Vicario.
La extenista Arantxa Sánchez Vicario cumple hoy 52 años. La deportista catalana sigue sin cerrar su divorcio con su exmarido Josep Santacana en el Estado de Florida, donde se ve la causa actualmente. Arantxa logró que su divorcio se viera en este Estado americano, ya que vive en Miami, pero hasta el momento ni ella ni Santacana han aportado sus patrimonios a la jueza para poder determinar las condiciones del divorcio. Arantxa y su ex tienen en común dos niños sobre los que se tiene que resolver.

La extenista catalana Arantxa Sánchez Vicario es una de las grandes leyendas del deporte internacional y hoy cumple 52 años. Retirada y con una 'discreta' vida en la ciudad estadounidense de Miami sigue sin resolver su divorcio con su exmarido Josep Santacana. Arantxa logró recientemente que su divorcio se viera en ese Estado americano, ya que reside en Miami, pero hasta el momento ni ella ni Santacana han aportado sus patrimonios a la jueza para poder determinar las condiciones del divorcio. Arantxa y su ex tienen en común dos niños sobre los que se tiene que resolver sobre sus condiciones de manutención y custodia compartida. 

"Ninguno de los dos parece, por el momento, estar dispuesto a dar el paso hacia delante, quizá porque ninguno quiere aportar a la justicia americana cual es su verdadero patrimonio", afirman a elcierredigital.com fuentes de la negociación. "El caso puede eternizarse porque ninguno quiere demostrar al otro lo que tiene y cual es su verdadera potencia económica", señalan estas mismas fuentes. Este divorcio podría dilatarse en el tiempo varios meses más. 

Sin embargo, este  pasado 5 de octubre Sánchez Vicario regresaba a la palestra mediática, ya que junto a sus hermanos Javier, Emilio y Marisa Sánchez Vicario y su madre, Marisa Vicario, acudió a los Premios Villota para recoger el galardón 'Ciudad de la raqueta'.

Un premio que le fue otorgado por ser "referente mundial del tenis". En el acto, su hermano Emilio le dedicó unas cariñosas palabras. "Ha sido la mejor deportista que ha habido y ha luchado por sus hijos en esta etapa el doble o el triple de lo que ha luchado cuando ganó sus grandes torneos", declaró el extenista. 

Arantxa Sánchez Vicario venía de acaparar todas las miradas este pasado 16 de septiembre, a costa del juicio del Banco del Luxemburgo contra ella y su exmarido Josep Santacana. Fue ese mismo día cuando, desde elcierredigital.com, informábamos también sobre el pacto al que Arantxa Sánchez Vicario llegó con la Fiscalía para reducir su condena a dos años de prisión, tiempo que le libraría de entrar en la cárcel. Un pacto que fue confirmado el 8 de septiembre en las conclusiones finales de la Fiscalía y del que, aunque los medios se han hecho eco, no mencionaron la exclusiva dada por este diario

El proceso arrancó el 12 de septiembre y en él, la que fuera ganadora del torneo Roland Garros en 1989 se encargó de declarar culpando a Santacana de no pagar la deuda que tiene aún pendiente con el Banco de Luxemburgo. Por su parte, el empresario lo negó.

Su vida en Miami

La extenista ha encontrado, en teoría, "la discreción y la paz en la ciudad estadounidense de Miami". Aunque la exdeportista afirmara que "estaba arruinada", según fuentes cercanas al caso, “Arantxa no está arruinada, es solo una aparente estrategia judicial y mediática”. Estas mismas fuentes aseguraron ,con datos a elcierredigital.com, que Arantxa Sánchez Vicario vive plácidamente y “bastante acomodada” en Miami, Estados Unidos.

piso_vicario_miami

Apartamento del rascacielos 'Blue on the Bay' de Miami donde reside Arantxa Sánchez Vicario.

Señalan, por ejemplo, que “conduce un BMW X5 nuevo, lleva a uno de sus hijos a un colegio privado que cuesta 2.000 dólares al mes y vive en una casa en la bahía que se encuentra a 209 metros de la vivienda de Julio Iglesias”, explican a elcierredigital.com las citadas fuentes, con fotografía incluida. A su otro hijo, según estas fuentes, “lo lleva a un colegio público, aunque quería que los dos fuesen a colegios privados”.

El edificio donde vive Arantxa Sánchez Vicario, explican fuentes cercanas al caso que juzga a la tenista, es el rascacielos “Blue on the Bay”. Según páginas webs de compra y alquiler de apartamentos en Miami, como Miami Residence, los apartamentos oscilan entre los 71 y los 224 metros cuadrados y su alquiler puede ir desde los 3.200 dólares a los 7.900 dólares. Las fuentes consultadas confirman que el apartamento de Arantxa Sánchez Vicario sería muy similar al de la foto previa. 

Además de su vivienda y la educación de sus hijos, Sánchez Vicario se dedica en su día a día a “participar en todo tipo de eventos, torneos y conferencias por todo el mundo. No solo en Estados Unidos. Además, trabaja continuamente con su hermano Emilio, en su academia Emilio Sánchez Academy de Naples, en Florida”. 

Según ha podido saber elcierredigital.com a través de fuentes conocedoras de los movimientos de la tenista, "Vicario ingresa dinero por muchos medios, pero aún así afirma que los amigos le tienen que prestar dinero". Tal y como informan estas fuentes, "las clases particulares que da Arantxa las puede cobrar a 200 euros la hora aproximadamente en Miami". También aseguran que "las charlas con su hermano Emilio las puede cobrar desde los 3.000 hasta los 6.000 euros, dependiendo del lugar donde se realicen". 

Estas mismas fuentes señalan a elcierredigital.com que en un Grand Slam de tenis, si Arantxa trabaja para un sponsor, "puede cobrar entre 12.000 y 15.000 euros más gastos para dos o tres días". También indician que por la retransmisión de partidos que realiza para alguna televisión, dependiendo del canal, "es fácil cobrar como mínimo 1.000 euros por partido".

captura_insta_vicario

Publicación en el Instagram de la escuela de tenis Emilio Sánchez Academy donde participa Arantxa Sánchez Vicario.

Además, desde 2020, como consta en el perfil de Instagram de 'actstennis', Arantxa Sánchez Vicario es uno de los rostros conocidos que imparte clases en el Club de tenis de Key Biscaine en Miami. La tenista también se deja ver, según ha podido saber elcierredigital.com, por el Indian Creek Yatch Club, "un espacio super exclusivo para multimillonarios en una isla privada".

Problemas familiares

Pese a que este pasado 5 de octubre la saga de los Sánchez Vicario demostraron sintonía, los problemas familiares del pasado regresaron durante el proceso judicial. Uno de los documentos que forman parte del sumario del caso y que la defensa de Santacana aportó para demostrar que no era culpable fue una carta escrita a mano por la propia Arantxa Sánchez Vicario. De la carta se puede inferir que la tenista escribió esas palabras en 2018, después de diez años de relación con Santacana y justo cuando él quiso romper la unión entre ambos. “Nunca pensé que diría esto pero por favor no me dejes, es lo que siento, no tires la toalla”, escribía Sánchez Vicario. 

Cabe recordar que antes de que la tenista se separase de Santacana, ya había afirmado que su familia era la responsable del delito del que se la acusaba: Alzamiento de bienes o insolvencia punible.

Así ha sido la relación de amor odio entre Arantxa Sánchez Vicario y sus  padres

Arantxa Sánchez Vicario junto a sus padres Emilio y Marisa. 

A pesar de que la familia de los Sánchez Vicario es uno de los clanes más significativos del deporte nacional, no ha estado exento de desavenencias familiares, desamores, tragedia o ruina económica. De hecho, fue la propia tenista quien decidió romper el vínculo con su familia y en especial, con sus padres, Emilio Sánchez y Marisa Vicario, quienes fueron unos exigentes referentes. Tras el fallecimiento de su padre, la tenista no acudió a las exequias fúnebres por un fuerte enfrentamiento de sus hermanos con su por entonces marido, Josep Santacana, en el tanatorio.

En 2012, la pequeña de los Sánchez Vicario decidió rebelarse. La publicación de ‘¡Vamos!: Memoria de una lucha, una vida y una mujer’, las  polémicas memorias que golpearon a la saga, fue el colofón final que provocó la fragmentación de la familia. En la presentación, la deportista atacó a sus progenitores por “ejercer un control y protección excesivos sobre ella” o el “robo” del millonario patrimonio que había reunido a lo largo de su trayectoria deportiva. 

Según comentan fuentes del entorno de la tenista a elcierredigital.com, "para el año 2006 ya solo quedaban 5 millones en las cuentas de Arantxa Sánchez Vicario en Suiza, y cuando ella por fin tuvo poder para acceder a ellas, solo le habían dejado en la cuenta 427.000 euros".

Arantxa Sánchez Vicario, auge y caída de la leyenda del tenis español

Durante la década de los ochenta, el tenis femenino aún no había cobrado relevancia en España y fue la joven tenista Arantxa Sánchez Vicario quien se encargó de situar a su país en el mapa del tenis internacional. Con solo 17 años, ganó su primer Roland Garros y se convirtió en una leyenda sobre las pistas.

Bajo la atenta mirada de sus padres, la joven tenista levantó orgullosa su trofeo y se convirtió en la gallina de los huevos de oro de la saga. La pequeña de los Sánchez Vicario afirmó que “al igual que muñecas, de pequeña” le regalaban “raquetas”. Pasó largas temporadas en soledad en la Escuela de tenis alemana de Marbella, donde se entrenó a conciencia para ser la número uno del tenis internacional.

A finales de los ochenta, el nombre de la tenista ocupaba las portadas de las principales cabeceras del periodismo deportivo y había desplazado a sus hermanos, Emilio y Javier, en las pistas. Aunque nunca ha dejado de profesarles un gran cariño, pues en su hermano Emilio ha encontrado un apoyo continuo. De hecho, tal y como contamos en elcierredigital.com, ahora trabaja para él en su academia de Florida mientras lleva una plácida vida en Miami, Estados Unidos.

Si en la tierra batida la benjamina del clan brillaba, lo cierto es que en la vida familiar no ha tenido el éxito que lograba cuando cogía una raqueta. Para sus progenitores lo más importante era la victoria y el trabajo a conciencia de su hija para lograr el estrellato deportivo, sin reparar en los altibajos emocionales que pudiera sufrir. A pesar de que frente a los medios de comunicación la saga ofrecía una imagen de dinastía idílica, lo cierto es que el cataclismo familiar no tardaría en llegar.

Arantxa Sánchez Vicario y su idilio en Miami - Canal Tenis

Arantxa Sánchez Vicario.

Las imposiciones de sus progenitores, Emilio Sánchez y Marisa Vicario, no faltaban en ningún ámbito. De hecho, el primer matrimonio de su hija pequeña con el comunicador Joan Vehils i Guasch en el 2000 fue una alegría para sus padres, aunque el rostro de la tenista no era especialmente el reflejo de la felicidad. Quizá por eso su matrimonio duró tan solo un año. Aquella mueca de incomodidad distaba mucho de la felicidad que irradiaba durante su segunda boda, en el año 2008, con el empresario Josep Santacana, a quien no quisieron en el núcleo familiar. Junto a él dio la bienvenida a sus hijos, Arantxa y Leo. Aunque la tenista tenía claro que junto al catalán iba a pasar el resto de su vida, sus caminos se separaron en 2018.

Tras un complicado divorcio que sigue en proceso y en el que han peleado por la custodia de sus hijos; una querella presentada por el Banco de Luxemburgo por desprendimiento de su patrimonio y alejada de las pistas tras su retirada en 2002, la número uno del tenis femenino vive alejada del foco mediático en Miami junto a sus hijos.

Los hermanos Sánchez Vicario, los ases del tenis español

Los padres de la saga no solo ejercieron control sobre su hija pequeña sino que sus hermanos Marisa, Emilio y Javier también crecieron en un ambiente disciplinario que buscaba futuros ases del tenis español. Arantxa Sánchez Vicario heredó de sus hermanos el amor por el tenis y no dudó en seguir sus pasos.

Su hermano Emilio debutó sobre el polvo de ladrillo a finales de los noventa y se convirtió en uno de los referentes del tenis nacional. Formó un tándem junto a su compañero Sergio Casal y, de hecho, fue junto a él con quien fundó una escuela de tenis donde continúa como referente. Además de la institución, posee una fundación donde impulsa el deporte junto a la integridad social. Desde joven, ha sido un icono para su hermana pequeña.

Los Sánchez Vicario: Un patrimonio en juego, un padre imputado, un hermano  ofendido y un bebé en camino

Los hermanos Sánchez Vicario.

Si Emilio continúa siendo uno de los rostros conocidos del tenis nacional, Javier es el hermano más desconocido. Al igual que el resto, era una de las grandes promesas del tenis español y, de hecho, continúa siendo un gran promotor del deporte nacional. Tras la publicación de las memorias de la tenista, no dudó en posicionarse del lado de su familia y a día de hoy se desconoce si ha vuelto a retomar la relación junto a su hermana pequeña.

El deseo de los patriarcas de los Sánchez Vicario porque todos sus hijos triunfaran en el tenis se hizo realidad, pues su hija Marisa Sánchez Vicario también tuvo la oportunidad de hacerse con una raqueta. Eso sí, fue una breve carrera. La empresaria vive alejada de los medios y se ha mantenido en un segundo plano y aunque ha sido uno de los miembros más perseguidos, afirmó: “Somos una familia muy discreta”.

COMPARTIR: