15 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Curiosidades del clavel, la Flor Nacional de España

Es una flor que embellece los patios y los balcones de todo el país, y además lo hace gran parte del año. Las abejas y las mariposas son dos de los insectos que revolotean alegremente cuando están cerca de ella, y los humanos siempre se animan a sacar sus mejores sonrisas cuando la ven.

La planta que la produce es una hierba que podría confundirse con cualquier otra: sus tallos son erectos, verdes, y con hojas lanceoladas no muy largas. Pero cuando florece, el clavel, cuyo nombre científico es Dianthus caryophyllus, se viste de gala para aportar color y vida al paisaje. Se cultiva tanto y desde hace tanto tiempo, que es curioso que mucha gente todavía desconozca que es la Flor Nacional de España. 

Curiosidades del clavel

Una flor ligada a la religión

Durante toda su historia, España siempre ha tenido como protagonista la religión, y desde hace unos dos mil años, el cristianismo ha conquistado cada uno de los rincones de su territorio. Además, el término Dianthus, que es el género botánico al que pertenece, está formada por dos palabras griegas: ‘’deos’’ que significa Dios, y ‘’anthos’’ que se traduce como flor. Es decir, que es la flor de Dios. 

Pero aún hay más: según la tradición cristiana, se dice que cuando la Virgen María lloró la muerte de Jesús, sus lágrimas se convirtieron en pétalos de claveles.

...Y al amor

Antaño, y todavía hoy, los claveles son unas de las flores favoritas de las novias que están a punto de casarse. Pero si hay una historia de amor que pasó a la historia, fue la vivida en Francia por el Marqués de Rougeville y María Antonieta. Ella, apresada, recibió la visita de su esposo y, cuando este se fue, dejó caer un clavel rojo en su celda en cuyos pétalos se escondía un plan de rescate que no funcionó.

Se puede usar en la cocina

Además de ser una de las plantas herbáceas más bonitas, es también una de las más desconocidas. De hecho, otro de los usos que se le da es el comestible. Sus pétalos tienen un sabor neutro, de manera que se utilizan para platos de carne como pescados, así como en salsas. 

La flor cortada dura hasta dos semanas

Las flores del clavel son unas de las que más duran hasta marchitarse. Tan solo hay que cambiar el agua del jarrón y limpiarlo cada 1-2 días, y aparte cortar la base de los tallos un centímetro para mantenerlos libres de bacterias. Así, pueden permanecer intactas hasta 14 días antes de marchitarse.

Cuidados básicos

El clavel es una planta heliófila, es decir, que necesita que la luz del sol le llegue de manera directa para poder crecer y, también, producir sus flores. Quizás por esto se dé tan bien en España, pues hay un promedio de 2000 horas/luz al año, siendo más numerosas en el sur de la península y en ambos archipiélagos. Si se tiene en lugares sombreados, ella se etiolará, esto es, alargará sus tallos en busca de una fuente de luz, pero al hacerlo perderá fuerza.

Pero también es necesario regarlo a menudo, ya que no resiste demasiado bien la sequía. Por ello, es aconsejable regarlo cada 2-3 días en verano, especialmente si las temperaturas suben de los 35ºC, y una o dos veces a la semana el resto de estaciones. 

Mientras esté floreciendo, hay que ir cortando las flores que ya estén secas para estimular la producción de nuevas. Asimismo, es muy recomendable abonar la planta con algún fertilizante para plantas de flor, aunque si se quiere consumir es mejor optar por abonos de origen orgánico, como el guano o el extracto de algas.

Con todo, el clavel es una flor muy fácil de cuidar, tanto que seguramente siga siendo una de las protagonistas de los patios y jardines españoles. 

COMPARTIR: