19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este verano ha cumplido 40 años de edad y lleva 10 casada con el príncipe heleno, marcados por el trabajo social en favor de los desfavorecidos

Así es Tatiana Blatnik, la esposa venezolana de Nicolás de Grecia: Educada en EEUU y anti Maduro

Tatiana de Grecia y Dinamarca
Tatiana de Grecia y Dinamarca
Entre la sofisticación y elegancia, Tatiana Blatnik, mejor conocida como Tatiana de Grecia y Dinamarca acaba de cumplir 40 años con una celebración discreta rodeada de familia. No es hija de familia real, pero su matrimonio con el príncipe Nicolás de Grecia, la llevó a ocupar un puesto especial entre las familias reales de Europa. ¿Pero quién es Tatiana?

El 28 de agosto de 1980 nació en Caracas Tatiana Blatnik. Su familia era, poco común y multicultural. Su padre Ladislav Vladimir Blatnik, natural de Eslovenia era un exitoso empresario del país caribeño. Su madre, Marie Blanche Bierlein, natural de Munich, pertenecía a la “aristocracia” germana pero instalada en Andalucía.

Quizás por ello, Tatiana no tuvo una crianza muy venezolana. De hecho, según ha repetido en varias ocasiones “no recuerda” mucho de su vida en Sudamérica, aunque se “siente venezolana” y “sufre” por la situación por la que pasa el país actualmente bajo el régimen de Nicolás Maduro.

Lo cierto es que, con solo cuatro años, Blatnik se trasladó con su familia a Suiza dónde cursó sus estudios y prácticamente se crio. Habla español gracias a su madre que dedicó mucho tiempo a enseñarle. En una entrevista llegó a identificarse con Ojén, dónde se había criado su progenitora y presume de su vena proveniente de Marbella y su “lado español”.

Unos años después, su padre Ladislav falleció. Su madre se casó por segunda vez con, Attilio Brillembourg, propietario de varios servicios financieros en el estado de Nueva York.

Tatiana en Dallas, EEUU.

Tatiana terminó sus estudios en el internado suizo: Colegio de Aiglon. Posteriormente en la Universidad de Georgetown, donde se graduó en el 2003 en un grado de sociología.

No obstante, el destino la llevó hasta el departamento de publicidad de Diane von Fürstenberg, una famosa diseñadora belga de alta costura. Trabajó durante varios en Londres como la programadora y planificadora de eventos de la casa de modas, y durante este periodo comenzó su amorío con Nicolás un apuesto joven heleno.

La gran boda griega

El 26 de agosto de 2010, apenas unos días antes del 30 cumpleaños de la venezolana, la isla de Spetses celebró una espectacular boda real entre los príncipes Nicolás y Tatiana. El compromiso de Tatiana y Nicolás se anunció el 28 de diciembre de 2009, por la oficina del rey Constantino en Londres. Al príncipe le acompañaron a una Iglesia de San Nicolás decorada con banderas griegas y flores, su madre y las damas de honor.

Por su parte, la novia se trasladó hasta el edificio en una típica calesa de la isla, tirada por caballos, y acompañada por su padrastro, Atilio Brillembourg, que hizo el papel de padrino. Vistió un elegante vestido hecho para ella por el diseñador venezolano Ángel Sánchez.

Su extremada sencilleza y elegancia, llamó la atención de la prensa internacional. Algunas revistas han llegado a catalogar a la venezolana como “hecha para la corona”. VanityFair, por ejemplo, recuerda que, aunque: “no nació royal pero el título de princesa no le queda grande”.

De vuelta a Grecia

“Poner un granito de arena para ayudar a mejorar la sociedad”, afirmó la princesa a la prensa local justo después de la boda, cuando la feliz pareja decidió instalarse en Atenas. Si en España los años de crisis fueron un gran reto para la sociedad, los griegos han estado en el hueco negro de los peores datos sociales y económicos.

Tatiana durante las protestas de Venzuela en 2017.

Según explicó Tatiana: “Para Nicolás era un sueño vivir aquí, y yo soy feliz haciendo realidad su sueño”. Para cumplir el sueño de su esposo dejaron ambos su trabajo y se trasladaron a la república helénica, dónde comenzaron a apoyar diferentes causas humanitarias para mejorar la situación de sus compatriotas.

Que se hacen feliz el uno al otro es indiscutible, en 2011, la revista HOLA escribió: “La pareja está a punto de cumplir siete meses de casados y parece que vive en una permanente luna de miel compartiendo el máximo tiempo posible juntos”.

Aunque los primeros años Tatiana se dedicó a trabajar para la Cruz Roja en diferentes programas de apoyo a los más desfavorecidos, en el año 2015 logró cofundar ELPIDA Youth, su propia misión de vida.

Según se explica en su misión, esta organización benéfica es “una rama de la Asociación de Amigos de Niños con Cáncer de ELPIDA”, cuyo principal obletivo es “crear conciencia y apoyar el bienestar psicológico de los niños que padecen enfermedades neoplásicas”.

ELPIDA Youth fue fundada en el verano de 2015 por un grupo de jóvenes miembros de ELPIDA que aspiraban a seguir construyendo su sólida visión con nuevas ideas y actividades, pero siempre con el mismo amor por el niño enfermo y su familia, se explica desde el proyecto.

Los últimos cinco años la princesa también ha apoyado a varias organizaciones como Bodosaki, que se dedica dar apoyo a refugiados que llegan a través del Mediterráneo a las Islas Griegas. Recientemente, publicó su libro "A Taste of Greece. Recipes, Cuisine & Culture", un libro especial de cocina griega con el que buscó recaudar fondos para patrocinar comedores sociales en el país.

Hace unos días, la princesa Tatiana llegó a sus 40 años y según explicó en sus redes “se siente mejor que nunca”. Por ahora se desconoce si los príncipes helenos tienen otros planes de vida, y se mantienen dando una mano solidaria en Grecia.

COMPARTIR: