13 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Otro más: el diestro Luis Gerpe, natural de Seseña, ha pasado once días frente a Las Ventas sin probar bocado protestando para torear en Madrid

Huelga de hambre por un sueño: los toreros españoles protestan para conseguir un hueco en las mejores plazas

Luis Gerpes, el diestro que sueña con torear en Las Ventas
Luis Gerpes, el diestro que sueña con torear en Las Ventas
Aunque los años pasan y la sociedad cambia, el toreo sigue siendo la forma de vida que quieren llevar muchas personas. Así lo demuestra l diestro toledano Luis Gerpe, quien ha pasado once días en huelga de hambre para poder lograr su “derecho” a torear en el emblemático ruedo de Madrid de Las ventas. Solo su delicado estado de salud ha forzado que dejase la lucha por el momento.

Las huelgas de hambre de los diestros que quieren torear en las mejores plazas de España han vuelto a coger fuerza como medida de presión para cumplir sus sueños. El último caso es el del torero Luis Gerpe, de 25 años y natural de Seseña, que comenzó su protesta el pasado 8 de agosto frente a la plaza de toros de Las Ventas y tuvo que ser trasladado al Hospital Universitario La Princesa este lunes por los servicios del Samur, al sentir fuertes dolores en el pecho y el abdomen.

El torero explicó recientemente en una entrevista que si está protestando para ganarse un hueco en los carteles es porque se lo ha “ganado”. De esta manera, asegura que “yo no estoy pidiendo una oportunidad, simplemente estoy pidiendo que me den lo mío, porque en mi época de novillero corté tres orejas y di dos vueltas al ruedo y toreé ocho tardes aquí en Las Ventas. Cuando fui alumno de la Escuela de Tauromaquia de Madrid fui el triunfador de mi año. Creo que he tenido una trayectoria de novillero entre los punteros”.

Tras finalizar su formación tomó la alternativa en Alcalá de Henares (Madrid) hace cuatro años, de manos de Curro Díaz y con Miguel Abellán como testigo. La ceremonia la quiere confirmar en Las Ventas, pero parece que no va a tener el gusto en las próximas fechas. Y es que, el pasado miércoles la empresa gestora de la plaza de toros de Las Ventas, Plaza 1, publicó un comunicado asegurando que “no aceptará para la elaboración de su programación taurina ningún tipo de acción, en forma de huelga de hambre, por parte de toreros o novilleros”, por lo que Gerpe tendrá que seguir luchando por un hueco en el cartel.

Huelga de hambre, una práctica habitual

El caso de Gerpe no es el único que se ha producido en los últimos años, sino que se la medida de presión de la huelga de hambre ha vuelto a cobrar fuerza entre los diestros que buscan su plaza dentro del gremio.

Jesús Álvarez, de 25 años y natural de Santiponce, también acabó tomando la decisión de realizar una huelga de hambre para contar con una oportunidad en la famosa plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla. Álvarez permaneció una semana sin probar bocado a las puertas del recinto con una pancarta que rezaba “Tres años sin una oportunidad en mi tierra. Si no es aquí, ¿dónde será?”. Finalmente consiguió llegar a un acuerdo con la empresa gestora de la Maestranza de Sevilla para torear en el futuro.

Más reciente es el caso de Pedro Marín, diestro de Albacete que pasó hasta 10 días en huelga de hambre el pasado julio frente a la plaza de toros de la ciudad por ser el único torero de Albacete que no había tenido la oportunidad de torear allí. Finalmente consiguió llegar a un acuerdo con la empresa que gestiona el ruedo manchego.

pedro-marin-torero-huelga-hambre

Pedro Marín pasó diez días en huelga de hambre

Otro ejemplo es el del novillero sevillano Javier Velázquez, quien también protagonizó una protesta de las mismas características en la plaza de Las Ventas en agosto de 2017 en demanda de una oportunidad. Velázquez logró su sueño un año después de su protesta aunque fracasó en su empeño.

Caso más antiguo es el de Antonio Camarena, que consiguió tomar la alternativa en la plaza de la Maestranza en 1985 después de otra huelga de hambre.

Lejos quedan ya los tiempos en los que grandes toreros como ‘El Cordobés’ se lanzaban como espontáneos antes de ser conocidos a los ruedos de las plazas de toros más famosas para hacerse destacar en este oficio, pero la ilusión por conseguir convertirse en matadores sigue vigente en muchos de los diestros jóvenes que aún quedan en el país.

COMPARTIR: