14 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El diestro valenciano, único superviviente de 'el cartel maldito de Pozoblanco', está ingresado por una septicemia y se teme por su vida

Vicente Ruiz 'El Soro' se casa en la UVI con su novia Eva Rogel horas antes de ser sometido a una intervención médica

Vicente Ruiz 'El Soro'.
Vicente Ruiz 'El Soro'.
Vicente Ruiz 'El Soro' ha contraído matrimonio con Eva Rogel. La boda ha sido oficiada por el alcalde de Foios, Sergi Ruiz i Alonso, en el hospital Clínico de Valencia. El diestro se encuentra en la UCI desde el pasado domingo.

La boda civil se ha producido horas antes de que sea intervenido para extraerle la prótesis de la rodilla izquierda, donde se aloja el foco de infección que ha originado la sepsis que tanta preocupación ha generado en los médicos.

El torero permanece ingresado en estado grave la UCI del Hospital Clínico de Valencia por una sepsis o septicemia  que le ha provocado fallos renales, según ha informado su pareja, Eva Rogel. La septicemia es una afección médica grave causada por una respuesta inmunitaria fulminante a una infección. Las sustancias químicas liberadas a la sangre para combatir la infección desencadenan una inflamación generalizada, lo que conduce a la formación de coágulos de sangre y la filtración de vasos sanguíneos. Lo que ocasiona que uno o más órganos pueden fallar, lo que lleva a un shock séptico. 

El diestro, de 57 años, comenzó a sentirse mal hace unos días por lo que acudió el pasado viernes al Hospital 9 d'octubre, tal y como publica la prensa valenciana. Pero tras una serie de complicaciones, que llevaron a los médicos a hacerle una pequeña intervención en su rodilla izquierda, tuvo que ser trasladado en una unidad medicalizada al Hospital Clínico, donde está recibiendo diálisis y tratamiento antibiótico

Los problemas de salud de Vicente Ruiz ‘El Soro’ no solo se limitan al corazón y es que una rotura de ligamentos en la rodilla izquierda fue lo que precipitó su retirada de los ruedos en 1994. Después tuvo que ser operado hasta en 40 ocasiones para recuperar la movilidad en las piernas, pero finalmente la solución llegó con la implantación de una pierna biónica, gracias a la cual pudo volver a los ruedos en 2015, aunque solo fuese para poder despedirse por la puerta grande.

“Si el indulto existe y Dios tiene el pañuelo en la mano, yo creo que el indulto con el favor de nuestro Ser Superior, nos va a indultar. Siempre fui bravo, obediente, tuve recorrido, fijeza, duración y además toreabilidad humana; sólo por eso nuestro Señor Padre, que es muy buen aficionado, yo diría que el mejor, se ha dado cuenta de todo eso y más, por eso estoy indultado, por nuestro Señor Padre” ha declarado el torero al portal Mundotoro.com.

La maldición del cartel de Pozoblanco

Vicente Ruiz ‘El Soro’, nacido en la localidad valenciana de Foios en 1962, es el único superviviente de la tragedia de Pozoblanco (Córdoba). Un suceso que pasó a la historia cuando el 26 de septiembre de 1984 el toro Avispado acabó con la vida de Francisco Rivera ‘Paquirri’. El matador de Barbate compartía cartel con ‘El Yiyo’ y ‘El Soro’. La traición taurina dice que cuando un toro acaba con la vida de un diestro la cabeza del astado ha de ser quemada. Eso no se hizo con Avispado y, para algunos, ese es el origen de la que se ha dado en llamar maldición de Pozoblanco y que ha afectado a todos los que compartían tarde con el marido de Isabel Pantoja.

El famoso cartel de Pozoblanco. 

Once meses después de la tragedia de Pozoblanco, el 30 de agosto de 1985, José Cubero ‘El Yiyo’ acudió a la localidad madrileña de Colmenar Viejo a sustituir a Curro Romero. El toro Burlero le dio una cornada en la axila que partió en dos el corazón del torero madrileño que murió de inmediato.

En 1994, Vicente Ruiz ‘El Soro’, el único superviviente del cartel de Pozoblanco, sufrió una tremenda lesión en uno de sus tobillos al saltar la barrera en Benidorm que, como ya hemos contado, se complicó y propició su retirada de los ruedos. Desde entonces, el valenciano ha sido intervenido quirúrgicamente en 34 ocasiones, trucándose su carrera.

Pero no quedan aquí las maldiciones de este cartel de Pozoblanco. Juan Luis Bandrés, uno de los propietarios de la ganadería que se lidió aquel 26 de septiembre de 1984, era asesinado a tiros en diciembre de 1988 en Algeciras por un empleado suyo de la naviera ISNASA y, en julio de 1989, aparecía ahorcado en su apartamento de Madrid Tomás Redondo, descubridor y apoderado de ‘El Yiyo’.

COMPARTIR: