04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La obra del dramaturgo iraní Nassim Soleimanpour se representa en el Teatro Marquina de Madrid hasta diciembre cada lunes con un intérprete distinto

'Conejo rojo, conejo blanco', la obra de teatro en la que los actores descubren el guión sobre la marcha

Cartel de la obra.
Cartel de la obra. / 'Conejo blanco, conejo rojo'
Llega a Madrid la obra 'Conejo rojo, Conejo blanco', uno de los espectáculos más originales del teatro internacional. Una obra en la que el actor recibe el texto en el mismo momento de subirse al escenario y descubre el argumento al mismo tiempo que el público. La obra del dramaturgo iraní Nassim Soleimanpour se representa en el Teatro Marquina de Madrid hasta diciembre cada lunes con un intérprete distinto con nombres como Anabel Alonso, Secún de la Rosa o Loles León.

Pocas veces lo de no cometer spoilers tiene más sentido que con la obra Conejo rojo, conejo blanco. Claro que aunque uno quisiera hacerlo le resultaría complicado. Sí tiene un hilo argumental mínimo y un texto sobre el que se basa el espectáculo, pero cada representación es única en sí misma. Y en esto caso no es un tópico. 

Lo actores conocen el texto al mismo tiempo que el espectador. Sobre el escenario el protagonista se encuentra un sobre con el guión y ahí comienza la representación. En el caso que nos ocupa el autor de este artículo asistió a la representación del 24 de octubre a cargo de Anabel Alonso. Y nunca mejor dicho lo de a 'cargo de', ya que la actriz en este caso, por pura necisidad, es ella misma. O mejor dicho, nunca como antes se pueden enfrentar al arte de la interpretación en su sentido más estricto. Una persona (Anabel) frente a un público al que contar, entretener y sorprender precisamente cuando la graduación de información es la misma para el que está en la butaca que para quien está encima del escenario. 

Así los actores se ven obligados a tirar de sus recursos primegenios esos que seguramente les llevaron en algún momento a decantarse por el teatro como profesión. Por eso en esta ocasión no es ninguna exageración preguntarse cómo sería la obra con otro protagonista ya que no se trata de dar cuerpo y forma a un personaje sino de solventar el 'marrón' con las características y recursos propios de cada uno. Después ver a Anabel Alonso, uno se pregunta ¿resolvería igual Loles León? ¿se prestaría a ciertas interaciones Jaime Lorente?. 

Un experimento que ha triunfado en otros países

La obra del autor iraní Nassim Soleimanpour con dramaturgia de Daniel Brooks y Ross Manson llega a España de la mano de LATE Producciones y Aurora Nova. Desde su simultáneo estreno en 2011 en el Summerworks Festival en Canadá y en el Fringe Festival en Edimburgo, la obra ya ha sido traducida a más de 20 idiomas y ha tenido más de 1000 representaciones. En México desde 2016 se han realizado con  gran éxito varias temporadas producidas por La Teatrería, de cuya mano llega el proyecto a España.

Anabel Alonso. 

En las diferentes ciudades donde se ha repreentado ha contado con artistas como Ken Loach, Julieta Venegas, Whoopi Goldberg, Alan Cumming, Cecilia Roth o Cynthia Nixon. En España arrancó con Ana Milán y tras Anabel Alonso, seguirán Pepe Viyuela (31 de octubre) y Secun de la Rosa (6 de noviembre) y a ellos se unirán en sucesivos lunes Brays Efe, Mario Gas, Jaime Lorente o Loles León entre otros. 

El mecanismo a seguir para todos ellos es el mismo. El intérprete recibe por mail una lista de instrucciones 48 horas antes de su función. Luego antes de comenzar, sobre el escenario y frente al público, se entrega el texto de la obra en un sobre cerrado. Precisamente por eso cada intérprete puede realizar el proyecto solo una vez y, por su puesto, no puede haber visto ninguna función del mismo, ni investigar o preguntar al respecto. Una experiencia única para el actor que acaba en el momento en el que cae el telón. 

COMPARTIR: